domingo, 31 de octubre de 2010

Rousseau Fraga

Rosendo Fraga publicó al minuto de la muerte de Néstor Kirchner en La Nación digital quizás la peor nota de todas las que se escribieron en esta danza de letras póstumas para Néstor Kirchner, donde instaba a la esposa del fallecido ex presidente y malogrado futuro candidato, y presidenta del país, a aprovechar la hermosa ocasión de su fallecimiento y la oportunidad de la situación de su muerte  (quizás no sea raro que un oportunista aconseje aprovechar la oportunidad, aprovechando la oportunidad) para cambiar el rumbo de “las terribles políticas” del ahora muerto,  ahora que ya estaba muerto

Rocinante Fraga, amigo de los Sancho Panza

Esa nota escrita un exacto minuto después del fallecimiento de Néstor Kirchner, con una precisión de cirujano y una frialdad de nueve de área, da a pensar que cuando se enteró de la noticia no era ya Rosendo Fraga sino Rozagante Fraga. Aunque en su cabeza  quizás creía seguir luchando contra los molinos de viento de Kirchnerismo, y entonces era Rocinante Fraga. Y si creía que con la oportunidad y velocidad de la nota estaba forjando algo, Rosendo Fragua, o  Rocinante Fragua, amigo de los Sancho Panza. Aunque minutos antes de la muerte de Néstor Kirchner a juzgar por sus textos anteriores,  escritos en un medio que es dueño de la provisión de materias primas con una papelera comprada en situaciones confusas de la mano de los militares y que es materia de causas judiciales, era Rosendo Traba. Por ser benévolo y no decirle, como le dijeron en algunas lados,  Rosendo Gaga, como una especie de Lady Gaga de los medios foráneos. O aun peor, Rosendo Dada, reeditor en la desubicación e inoportunidad de sus notas del movimiento dadaísta (con perdón del movimiento) no para el lado en que iba al surrealismo sino para el lado que se empezaba a acercar a la estética nacionalsocialista alemana. Por no decir que se le caían las babas con la nueva situación, como parecía  mostrarlo la nota, y era Rosendo Baba. Y siempre, pero siempre, Rosendo Bla Bla. Y también, junto con todo eso, cuando con Rosendo Fraga o Rosendo Bla Bla, rozaba los límites de la inoportunidad, el mal gusto, el descuido de las formas y de los momentos también, Rozando Fraga. Y siempre, como buen periodista partidario en épocas turbulentas, Rosendo Bla Bla

Aunque quizás a él, le hubiese gustado haber sido, como a muchos de nosotros, un poco más filosófico, profundo, creativo, algo así como Rousseau Fraga. Y como dicen que tu nombre determina, el de él, como corresponde a un columnista de ese medio, viene del latín, de un buen latín, y significa fresa. Fraga: fresa en latín. Que seria fruta. Entonces Rosendo Fruta seria

2 comentarios:

  1. Lamentablemente, nuestro país está repleto de gente que NO hace foco y que no escatima esfuerzos para permanecer en estado contemplativo-deliberativo sin contribuir en nada a la sociedad... pero no sólo las personas de una generación entera están imbuidas de vacíos apabullantes, también lo están muchas empresas, sus CEOs, sus funcionarios, sus fuentes y sus enajeados mensajeros. No es de extrañar que "ilustres" lleguen a conclusiones temibles, y tampoco lo es que esas mismas conclusiones se contradigan luego con mensajes anteriores y posteriores... así somos (algunos). Todos tenemos derecho a disentir, no obstante ello el legado de los setenta y los noventa han contribuido a "destruir" el ideario nacional, favoreciendo el no saber dónde estamos parados. Y no son pocos los que recorrido dos tercios de sus vidas, no lo saben. Un cordial saludo.

    ResponderBorrar
  2. te olvidaste del Fraga iribarne...creo que es el fraga más similar!!!
    si no lee esto:en tanto que ministro portavoz informó de la ejecución de prisioneros políticos. Por ejemplo en el caso del dirigente comunista Julián Grimau, al que calificó de "ese caballerete" en rueda de prensa cuando estaba detenido y condenado a muerte. Fue fusilado en 1963. La condena de Grimau provocó una gran campaña de rechazo en el exterior, que no logró salvarle la vida. Fraga justificó la ejecución y a fecha de hoy aún no ha expresado su arrepentimiento. El novelista y ex ministro del PSOE Jorge Semprún ha dicho que "Fraga fue uno de los ministros que fusilaron a Grimau"(J. Martí y J. Ramoneda, Jorge Semprún y la terrible memoria de Federico Sánchez, Por Favor. Una historia de la Transición, Barcelona, Editorial Crítica, 2000, p 150).

    Desde su puesto de ministro llamó por teléfono al padre del estudiante Enrique Ruano, asesinado por la policía política del régimen, para amenazarle con detener a su otra hija, Margot, también militante antifranquista, si no cesaba en sus protestas. El entonces director del diario Abc , Torcuato Luca de Tena, confesó que Manuel Fraga Iribarne le dio las órdenes para publicar anotaciones del diario íntimo de Ruano, manipulándolas a fin de que pareciese una persona inestable que se había suicidado. (Natalia Junquera, No se tiró, lo mataron, El País, 17 enero 2009).

    ResponderBorrar