jueves, 2 de diciembre de 2010

Opa, me gritó un gol de Cucha Cucha (Ficción)

Madre-Upa, gordo el más chiquito me gritó un gol de Cucha Cucha en la cara. Es una cosa insólita, algo que nunca pasó en ningún lado. Vino y me gritó un gol de Cucha Cucha en la cara y me hizo el Topo Gigio. Debe ser porque soy del Barcelona de España. Gordo está familia se está poniendo bizarra. Si ni siquiera se sabe si existe Cucha Cucha, está a cuatro cuadras de Chacabuco. Además ¿Cómo se enteró que jugaba Cucha Cucha? Estos chicos me están empezando a preocupar. Opa, esto es algo que no pasó jamás. Otro gol de Cucha que viene y me grita en la cara tu hijo. Tus hijos hacen cosas raras Juan Carlos, hacen cosas raras ¿Te acordás en los juegos olímpicos que todos hinchábamos para argentina y que pierda EE UU en el torneo de medallas y ellos hinchaban para ¡Islas Maleares!? ¡Festejaron un vigésimo puesto en el lanzamiento de jabalina de un atleta de Islas Maleares! ¡A ellos hay que lanzarles una jabalina! Islas Maleares ni siquiera es un país,  es una Isla o una provincia. ¿Cómo llegó Islas Maleares a ellos? Opa opa, se está viniendo,  me voy porque si me grita un tercer gol de Cucha Cucha pasamos los límites de lo bizarro y nos perdemos en el dadaísmo. Dicen que del ridículo no se vuelve y yo tengo que volver a la cocina. ¿Tiene puesta la camiseta doce deCucha cucha!?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario