martes, 29 de marzo de 2011

El amigo imaginario

Psicólogo- Veamos ¿Entonces usted es un amigo imaginario de mi paciente?


Amigo imaginario-…

Psicólogo- Mi paciente ya no viene él, manda a su amigo imaginario, fíjese que profundidad. Esto es como un service de heladeras, que el arreglador no se lleva toda la heladera, se lleva la parte que se rompió. No me mandaron a la persona completa, me mandaron la parte rota, al inconsciente. Fíjese que fraccionado que está todo. No me mandan el concepto ni el significado, sino el significante. Usted está para que lo sigan por la calle Pierce y Saussure, en la vereda debe estar lleno de semiólogos, usted es una fiesta de los lingüistas mi amigo.

Amigo imaginario-…

Psicólogo- Vamos a empezar a tratar ese problema de identidad de él con usted, que seria como una especie de parte de él, un sucursal, o una dependencia. Usted entonces es... ¿Quien es?

Amigo imaginario- Yo soy Napoleón

Psicólogo- Lo difícil que está esto, con razón tiene problemas de identidad mi paciente. Su amigo imaginario se cree que es Napoleón. Ahora comprendo porqué él está atrasado, sus amigos imaginarios son de la edad media. Ahora entiendo su espíritu conservador.
No se quien me mandó a ser psicólogo ahora de amigos imaginarios. ¡Un momento! Si yo veo al amigo imaginario de él, entonces el amigo imaginario es mío, él del problema soy yo. Me está empezando a asustar ¿Usted quién es?

Amigo imaginario- Yo soy el amigo imaginario de Napoleón

Psicólogo- ¿Quién me mandó a tener esta profesión? Un lingüista por acá por favor, un Lacan, y un Piaget a mi amigo imaginario, estamos atrapados en la cadena significante. Si mi amigo imaginario se cree amigo imaginario de Napoleón, eso me está diciendo algo. Oh oh! ¡Josefinaaa!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario