jueves, 21 de abril de 2011

Caracol, Mariposa y lombriz (Ficción)

Lombriz- Somos los últimos que quedan de nuestra especie.  Somos frágiles por especie y fuertes por singularidad. Una dualidad
Mariposa-  ¿Cambiantes?
Lombriz- No, somos indestructibles, generosos, buenos compañeros, valientes, invencibles
Mariposa- ¡Viene un sapo! ¡Rajemos!
Lombriz- ¡Escóndanse! ¡Sálvese quien pueda! ¡Dejemos atrás al caracol que es más lento! ¿Dónde nos escondemos!? ¿Dónde nos escondemos?!
Mariposa- Demasiado tarde, ya está acá
Lombriz- Está adelante tuyo caracol! No te pongas nervioso, analisá la situación. Te va a sacar la lengua, no te preocupes. Atrapala cuando viene, dale dos vueltas en el aire como una boleadora y tiralo a la copa del árbol. Se llama el viaje del sapo. Es la única forma de vencerlo
Mariposa- ¿Alguna vez viste hacer eso?
Lombriz-No
Mariposa- Estamos ante un depredador que nos va a comer ¿Podemos aunque sea en este momento tan crucial tener actitud madura?
Lombriz- Si, perdón
Mariposa- Se queda delante de él, no le hace nada
Caracol- Señor sapo ¿No me va a comer?
Sapo-Primero, no soy un sapo, soy un príncipe, y segundo no como bichos. Ahora, si fueras un cordero asado, una cazuela, una parrillada, o al menos espárragos o una manzana, si, pero los príncipes no comemos  cualquier cosa
Lombriz- Bueno,  más respeto que nosotros también somos ricos
Caracol- Más respeto por la comida
Mariposa- Por eso está  flaco,  los sapos comen bichos
Sapo- No soy un sapo, soy el príncipe de Andorra, fui hechizado por una bruja de Málaga, la Bruja Maruja
Lombriz- ¡Opa! ¡Como está este sapo!
Mariposa- ¡Como están todos!
Lombriz- ¡La pucha, el despelote que nos dejó en el balero la postmodenidad!
Caracol- Por más príncipe que sea sino come bichos se va a morir de hambre
Sapo- Soy un príncipe y no como cualquier cosa
Lombriz- Bueno, más respeto por el alimento
Mariposa- ¿Y a que vino entonces con nosotros? ¿A jugar? Con la comida no se juega
Caracol- Hay que tener una relación más madura con los nutrientes
Sapo- No como seres vivos, ya les dije. Los príncipes  somos dignos y altruistas. Protegemos a todos los seres
Caracol-¿Y si come bichos muertos?
Sapo- ¡He!!??
Caracol- Claro, si come bichos muertos ya no estaría comiendo seres vivos, no le haría daño a nadie
Sapo- No lo había pensado  ¿Adonde hay!!??
Caracol- Debajo de aquel palo de la luz
Sapo- Ya mismo voy! ¡Gracias!
Lombriz- Miralo al príncipe, carroñero resultó ser. Un principe que es sapo, y encima carroñero ¿Se puede estar peor?
Caracol- Tenía hambre
Lombriz- Un sapo carroñero, ya se ve cualquier cosa
Mariposa- ¿Qué pasa cuando para salir de una situación decadente, te volvés más decadente? ¿Mejoras?
Caracol- Lenin dice que a veces para dar dos pasos adelante, hay que dar uno hacia atrás
Lombriz- ¡El caracol lee Lenin!?
Mariposa-  Este caracol es una sorpresa
Lombriz- Me está empezando a preocupar

No hay comentarios.:

Publicar un comentario