lunes, 4 de abril de 2011

Cotidiano. Las lecturas de baño. Una género de avacuación de dudas. O como leer sin culpas mientras te sacás un peso de encima

Una de las cosas más ocultas de nuestro mundo cotidiano es lo que leemos cuando vamos al baño, que parece una especie de sala de lectura bizarra. La lectura de baño es una actividad muy practicada. Si vamos con tiempo nos organizamos la lectura; y hasta los más organizados, gente  meticulosa y que hace todo un arte de su capacidad organizativa, se pueden armar un grupo de lectura adentro. Tienen que encontrar gente muy guapa para participar. Y ponerle nombres como:  “Los valientes” Los más desordenados o los que  nos apuramos, caemos al baño sin nada, como vamos por la vida,  y ahí empieza la lucha con esa irresistible necesidad de leer mientras nos alivianamos (por decirle de algún modo). Leemos los perfumes,  los desodorantes, la pasta dentífrica; en lo que ya se puede considerar un nuevo género de lectura rápida. Tan frecuentado (al menos dos veces por día) que los editores pueden empezar a considerar un nuevo nicho  y empezar a publicar novelas, poemas, ensayos en la pasta dentífrica, la crema enjuague, los perfumes. Así en un marco más organizado, y con un mercado editorial que sabe aprovechar las oportunidades detrás,  cuando uno va al baño se puede encontrar con el Papel Higiénico Los miserables, el jabón Ana Karenina, perfume Perfume de Mujer. Y avanzado el tema, con la seriedad que requiere la necesidad, puede pasar que si encontramos en la calle al que hace las etiquetas del jabón de glicerina, un Best Seller en esta ciudad donde se ha instalo ese tipo de jabón, los felicitamos, le pedímos un autógrafo, y le decímos “Lo suyo está entre lo más leído en la ciudad”
Ni hablar cuando nos cruzamos dos lectores en la calle a intercambiar información. Pueden salir charlas como “¿Vos que estás leyendo?” “Shampoo Selsun Azul. Muy bueno ¿Vos?” “Crema para manos Sedal humectante. Por momentos intrigante, estás enganchado hasta el final de los ingredientes” “Es cierto, esa creo que la leí la semana pasada. Corta, sintética e informativa. Está entre lo periodístico y el aforistico” Entre otras conversaciones de ocación, al pasar, de baño se diria, si fuesemos tan valientes de frecuentarnos ahí, hacer grupos de lectura, de estudio y conferencias rápidas para auditorios pequeños y temerarios, de esa gente que no le importa nada

3 comentarios:

  1. Jaaaajajajajj!!!! Pero ponga los botoncitos para compartir en feisbuk, hombre!

    ResponderEliminar
  2. Jaaaajajajajjj!!! Pero ponga los botoncitos para compartir en feisbuk, hombre!

    ResponderEliminar
  3. vos, shampúu??!!! jaaaaaaaa

    ResponderEliminar