domingo, 5 de junio de 2011

Mirada: El futbol y los estímulos. Lo que pasa no pasa o Te amo, te odio, dame más


Hay veces que algunas cosas representan salvajemente lo que nos pasa. Se puede leer en lo que sucede lo que nos pasa y lo que somos, y algunos no lo pueden leer. O nosotros mismos lo podemos leer por momentos y por momentos no. Porque estamos metidos en una vorágine de inmediatez y cosas que no nos dejan leer, salir afuera, sacar la cabeza, ver los procesos.  Las cosas vienen todo el tiempo como una marea de cosas y lo único que podemos pensar es en las cosas que hay, que vienen.  Es una anarquía de estímulos que no nos permite hacer pie y pensar. Muchas cosas se nos pasan, o quedan como normales y equilibradas, y no son más que inmediatas, que no pudimos reflexionar. Creo que han logrado darle normalidad a la inmediatez, ese es el mejor estatuto que han conseguido ¿Quién? No sé.  Y nos pasa a todos, todo el tiempo, es una  marea de cosas que recibimos todo el tiempo y nos ahoga.
Pero hay veces, pequeños momentos, quizás dulces, que alguno saca la cabeza de las cosas, de la inmediatez, y ve algo que pasa. ¡Puede pensar! Por ejemplo en el futbol, Que si se pierde un partido se pierde todo, y si se gana un partido a la otra fecha, se gana todo. Están (estamos) desequilibrados emocionalmente y volvemos a lo contingente eterno, dramático total. Somos como adolescentes comunicacionales, o maduros, y la madures es la adolescencia en la comunicación  Entonces en ese breve momento de libertad intelectual, sacas la cabeza para respirar, ves lo que  pasa en la AFA y decís “El mismo presidente que lo eligió hace dos meses ahora dice que regala el prestigio y le da vergüenza” Ves a River y decís “El mismo equipo que la semana pasada iba a ser el campeón sin discusión hoy se va al descenso” Es que en la vorágine de estímulos, cuando perdimos la historia y los procesos, un estimulo, uno particular, uno solito, ganar un partido, es toda la cosa, y no hay nada más que eso. Un estimulo es la historia completa, la totalidad, todo lo que se es,  hasta que viene otro (enseguida) ya pasa a ser la totalidad del mundo y la historia. Con  lo que nos vamos a volver nosotros, nuestro cuerpo, nuestra mente, la historia de los estímulos, que se escriben en nosotros, y nos escriben. Hizo un gol, es brillante. Erró un penal después, es una bestia. Ah! Dio el pase de gol, bueno tiene esas cosas, a veces está bien, y a veces está mal. Le perdió ahí, quiere echar al técnico. Fue al piso por la pelota, este tipo se mata por el club, y el técnico que sea, y tiene cosas de amateur, hora al fútbol. Viste que no la corrió ahora, juegan por plata, debe querer un contrato mayor, son mercenarios. Todo eso de un mismo jugador en apenas veinte minutos, de boca de una misma persona (puedo ser yo, me he encontrado en esos momentos) que tiene todos esos conceptos adentro

No hay comentarios.:

Publicar un comentario