viernes, 16 de septiembre de 2011

El cronista

El cronista- Como les vine diciendo durante todo el programa, ahora vamos a pasar la exclusiva que tuvimos con el técnico de la Argentina. Bueno, en realidad no es el técnico de la Argentina, la selección Argentina, sino el técnico de La Argentina, el service de acá a la vuelta que arregla televisores. Que tampoco fue exclusiva, éramos algunos periodistas, no muchos, sesenta, al principio, después éramos doscientos, mínimo. Pero hice una pregunta, si, hice. Que en realidad no fue a él sino a un vecino, para ver como llegaba a la Argentina.

Eso sí, cuando hablaba me miraba a mí, así que es como si me la diera a mí. Que en realidad mirarme mirarme no fue lo que hizo, eso me parecía, pero estaba mirando a una chica que estaba atrás mío. Pero estaba atrás mío, que justo justo atrás mío no estaba, sino a un costado, pero cerca, bueno no tan cerca, estaba a ochenta metros míos, y no era una chica, era un chico de pelo largo, y no lo miraba a él, tenía la vista perdida. En realidad no miraba nada, estaba como mirando para adentro, y tampoco eso

Pero fue una exclusiva a la prensa, aunque si vamos a hilar fino tampoco nos habló a nosotros, en realidad no hablo con nadie, estaba pensando en vos alta. Pero nos vio, a los otros periodistas, a mi no, me dio todo el tiempo la espalda



Pero era el técnico de la Argentina, eso sí. Qué bueno, si nos vamos a poner a hilar fino, detallistas, no era el técnico, era un ayudante del técnico, un aprendiz. Aprendiz si, pero no de él, de el almacén de al lado.

Bueno, vamos a un audio ¿No hay? ¿Música? Tampoco. Que miseria que hay Ah Tampoco hay miseria. Bueno ¿Qué calor que hace? Ah, no hace calor tampoco. Bueno ¿Qué cosa no? Cosa tampoco… Socorro

No hay comentarios.:

Publicar un comentario