domingo, 11 de septiembre de 2011

Historias mínimas

Durante años los hombres se mataron y mataron por los diamantes, esclavizaron por ellos, por su tamaño, exclusividad, por su escases.


Como si fuera una enseñanza del universo, hace poco se descubrió que una estrella enana cercana del sol explotó y se convirtió toda en diamante. Una estrella de diamante, del tamaño de la tierra.

Ahora ningún hombre que mire el cielo en realidad le puede decir a su mujer mientras le regala su mínimo, abundante, común, simple, diamante, que ese diamante es el más grande que existe

No hay comentarios.:

Publicar un comentario