sábado, 10 de marzo de 2012

El otro. El después de obra ( Tercer Escena)

 Y ya que vamos a seguir hablando de la sociedad. Otro de los problemas es la competencia simbólica que propone. Propone súper cuerpos con súper capacidades, y uno parecería ser el antagonista en esta historia

Las propuestas de la sociedad, las expectativas, son aplastantes, y debajo de eso estamos nosotros, somos el derrumbe simbólico de lo que propone la sociedad. Entonces por ahí vos vas con una mujer a un encuentro con sus amigas y le dicen “¿Con quién estás?” “Con el derrumbe simbólico de lo que propone la sociedad” ¿Y eso que está ahí que es? La ruina conceptual de lo que se propone ahora.

Porque la sociedad exagerante y exagerada propone verdaderos adonis, súper hombres y súper mujeres con súper capacidades y súper conflictos. Son apolos, dioses griegos, y uno un simple mortal. Entonces conoces amigos de la mujer que te gusta, y te los presenta, y tienen nombres como Apolo, Samson, superafrodita. Te presento a Adonis, este es Goliat, y aquel Julio Cesar. Te los presenta dos veces porque son tan grandes que en una presentación no caben. Te lo presento, lo que quedaba por presentar de Goliat. Ah, ¿es la espalda? Una parte de ella, la otra parte está en el otro cuarto.  Por ahí te dice. Te presento lo que faltaba presentar de Adonis, su maestría molecular. Maestría en física molecular de adonis, cacho, cacho, maestría en física molecular de adonis. O te presento una parte más de Julio cesar, cuarenta y cinco trofeos de Julio Cesar-cacho, Cacho-cuarenta y cinco trofeos de Julio Cesar

Finalmente lo más lógico, pensás que le vas a ganar en conflictos. Gente tan perfecta no puede tener conflictos. Pero si hay algo en que está sociedad entrena a las personas es en los conflictos, súper conflictos propone. Porque esta sociedad es la exacerbación del hecho, y uno viene de una sociedad que parece ser la anulación del hecho, a juzgar por lo que es uno y lo que ha hecho. Y tal cual lo dice la mujer por la que compiten, profesora de semiología con maestría en sociosimbolismo. Adonis es la exacerbación del hecho, el hecho en su máxima potencia, llevado al punto de perfección, adonis es mucho adonis. Está todo lleno de adonis. Y vos sos la anulación del hecho, el hecho mínimo, a una manera que no sabe que es, ni adonde esta, ni de que se sostiene, ni a que viene. Vos sos el hecho pero sin el hecho. 

 Porque una de las características de esta sociedad, si vamos a hablar de ella,  es la tiranía de la imagen, a la que respondemos como temerosos esclavos al principio, hasta que nos vamos cansando, y si se nos ve  tiempo después lo nuestro más que tiranía comienza a ser el reinado de la imagen. Y al tiempo ya es un pequeño principado de la imagen. Para pasar a ser al tiempo, y al vernos se nota, no una tiranía sino como mucho una región autónoma de la imagen. Y nos dicen “Vos no sos una tiranía, sos una región autónoma de la imagen, independentista, con bandera propia, que se quiere independizar de vos” Y enseguida una asamblea, la asamblea de la imagen. Para terminar no en una tiranía sino en un pequeño grupo con vos y voto de la imagen, que se reúne de vez en cuando pero que hace mucho que no se ve. Y ahí es cuando nos ven y nos dicen “Vos sos  la zona en conflicto de la imagen. Lo tuyo, por lo que se ve es el campo de refugiados de la imagen”


Y aun lo más curioso es que debajo de eso seguimos siendo nosotros, estando, porque pueden tirar todo lo que quieran arriba, podemos tirar todo lo que queramos arriba, pero aun  debajo de la escenografía, estamos nosotros, con un sentimiento de después de obra, que está bueno de ser

No hay comentarios.:

Publicar un comentario