domingo, 10 de junio de 2012

El Gollum "La herencia"


El Gollum “La herencia”


El Gollum- Mis padres también se divorciaron, pero no entre sí, se divorciaron de mí. Hicieron la división de vienes, se fueron a vivir a otra casa y a mis hermanos les dijeron “vienes” “Vienes” Todos esos fueron vienes, se los llevaron a todos, y a mi no me dijeron "Vienes" Así que yo no era bien, seria el mal, como me decian a veces. Sí, la manutención estuvo, ahí estuvieron prolijos,  yo le pasaba la manutención a toda la familia. Bueno, me dejaron la casa. En realidad me dejaron en la casa

Sí, se peleaban por mí, como todos los padres hacen por sus niños. En eso fuimos iguales a todos “Te toca tenerlo a vos” “No, te toca tenerlo a vos” Y por a quien era parecido "Es parecido a vos”

Y con la herencia familiar también, era una pelea. Como se pelean los padres por los nenes y la herencia familiar “Tiene cosas de tu familia” “No, tiene cosas de tu familia” “Si, las cosas que le mandaste a robar” “Tiene cosas de tu padre” “Si, los regalos que le hizo, que ahora me pidió que se los devuelva”

Y a después si, se iban poniendo de acuerdo y consolidaban la familia gracias a mi, como pasa con muchos nenes que le salvan el matrimonio a los padres “Es la viva imagen de tu tío, el loco, el que termino preso” se decían “Si si, con cosas del abuelo borracho tuyo, el que denunciamos a la policía” coincidían “Yo le veo algunos tics de tu prima problemática, la que denuncio la familia, que la mandamos al geriátrico veinte años antes de que le tocara” "Me lo decís y la veo, es ella unos años antes" compartían



El internado



El Gollum- Y después esta la otra cosa que les pasó siempre a los chicos de mi generación. La cuestión del internado. Ese amague que te hacia siempre, que si te portabas mal llamaban y te mandaban. Siempre me decían del internado “Si te portas mal llamo y te mando con tu familia”


Y después eso de que los servicios earn caros y se peleaban entre el internado y mi familia a ver quien pagaba. Mi familia le tenía que pagar para tenerme en el internado, pero en el internado le querían pagar para mandarme de vuelta. Más barato iban a salir si me vendían, comentaban, pero los compradores en vez de pagar para llevarme, querían pagar para no llevarme. Al final iba a salir un negoción, decían, porque era como la moneda atada a un hilo que siempre volvía

No hay comentarios.:

Publicar un comentario