martes, 20 de julio de 2021

Obra de teatro: El comité de la suavidad


Personajes:

Suaverio

Cacho

Matilde

 El Indec

Umbrela

Mariana

Lucrecio

El Suricato

El tero

El extraño de la ventana

Policia uno

Policia dos

Bufoso

Operario uno

Operario dos

 

 

Escena uno:

Quiero que me trates suavemente

 

Personajes:

Suaverio

Cacho

 

(En el escenario está representada la parte de afuera de un negocio, la calle, una esquina. Se ve un piso donde se define una vereda y una calle. Se ve a un costado del escenario la puerta de entrada al negocio. Arriba de la puerta hay un cartel en blanco. Eso está contra el fondo del escenario, El dueño del negocio le está señalando el cartel en blanco a un posible inquilino. Están congelados. Con ellos congelados, entra uno de los actores con un cartel de boxeador, da una vuelta alrededor del escenario mostrándoselo a todos. El cartel dice de una lado “Escena uno” Y del otro lado el nombre de la escena “Quiero que me trates suavemente” Termina de pasar y comienza la escena. Cacho, el dueño del negocio le señala el cartel y le dice)

Cacho.-Convénzame (Cuando señala, cómo si en las manos tuviera un fusil, se escucha en off aleteos de algunas palomas que estaban en el techo se vuelan) - ¿Acá que va a decir el cartel?

Suaverio.-“Comité de la suavidad”

Cacho.-No, en serio

Suaverio.-“Comité de la suavidad”

Cacho.-Pero eso es muy…

Suaverio.-¿Suave?

Cacho.-Gay

Suaverio.-Yo soy gay

Cacho.-¿En serio?

Suaverio.-No, pero por respeto si, si todos somos gays, yo soy gay

Cacho.-Qué fácil es ser gay sin que te rompan el culo

Suaverio.-Yo no digo esa palabra

(Cacho vuelve a señalar el cartel, se siente el sonido en off del aleteo de palomas. Pregunta)

Cacho.-¿Y qué van a hacer acá? Digo, no quiero meter unos loquitos en mi negocio

Suaverio.-¿Qué tiene usted con las palomas que cuando señala se vuelan?

Cacho.-Siempre, vio, como si el dedo fuera un revolver

Suaverio.-Es raro usted ¿Qué le pasa a usted con las palomas?

Cacho.-No sé

Suaverio.-Acá vamos a hacer reuniones donde la gente va a contar la historia de su suavidad

Cacho.-Deje de decir eso, suena muy raro

Suaverio.-La gente se va a parar y va a contar la historia de su suavidad. Va a hacer la biografía de su suavidad

Cacho.-Deje de decirlo, nos están mirando- (El dueño del negocio mira para todos lados, incomodo)- Querido mire, este es un barrio muy duro, muy de luchar... Usted, dice eso y…

Suaverio.-Le hago una prueba

Cacho.-No no, que prueba. Vamos para adentro, no hable acá (Cacho lo empuja por la espalda y se lo lleva para atrevazar la puerta)- No hable acá nada, vamos para adentro

(Entran al local y con eso salen del escenario. Mientras entran y salen del escenario el posible inquilino, Suaverio, le va explicando. Toda la última parte se escucha ya con el apagado de la luz)

(Apagón)

Suaverio-Le explico. La gente dice que es una cosa pero enseguida la contradice con sus acciones o sus palabras. Eso es porque está en la dureza

Cacho.-Eso sonó peor, la gente está en la dureza

 

 

Escena dos

Alguien me ha dicho que la soledad

 

Personajes:

Suaverio

Cacho

 

(Se prende un poco la luz. Entra uno de los actores llevando alsado un cartel de round de boxeo. El cartel dice de un lado “Escena dos” Y del otro lado “Alguien me ha dicho que la suavidad”, cuando termina de pasar se levanta máz la luz y se ve la escena. Están adentro del negocio. Un negocio desprovisto, vacio. El negocio tiene dos sillas de chapa, de las viejas, de las de club, al medio. Suaverio ya está sentado en una de las sillas. El dueño del local está dando vueltas, preocupado, pensando)

Suaverio.-Dejemos de interpretarnos así. Tiene que ir a la suavidad. Le hago una demostración

Cacho.-Adelante

 (De golpe el  Suaverio lo mira bien fijo y le empieza a cantar desde donde está sentado)

Suaverio.- Alguien me ha dicho que la soledad
Se esconde tras tus ojos
Y que tu blusa atora sentimientos
Que respiras

Cacho.-¿Cómo blusa? ¿Qué está haciendo?

Suaverio.-Le estoy cantando

Cacho.-Trátame suavemente de Cerati, es para mina

Suaverio.-No no no, es para la parte femenina que usted tiene adentro

Cacho.-Adentro te la voy a dejar

Suaverio.-Eso no es suavidad (Suaverio sigue cantándole mirándolo a los ojos, dirigiéndoselo a él e incomodándolo)- Tenés que comprender que no puse tus miedos
Donde están guardados
Y que no podré quitártelos
Si al hacerlo me desgarrás

Cacho.-¿Me está acusando de cagón?

Suaverio.- No quiero soñar mil veces las mismas cosas
Ni contemplarlas sabiamente
Quiero que me trates suavemente

Cacho.-No no, bueno, está bien, bien, entendí, lo tengo que tratar con respeto. Disculpe no sentimos igual, entiendo su sentir, pero yo no soy de esos

Suaverio.- No quiero soñar mil veces las mismas cosas
Ni contemplarlas sabiamente
Quiero que me trates suavemente

Cacho.-Bueno bueno, está bien, disculpe, me enojo

(Después de eso Suverio se para a frente de todo en el escenario, le da una luz cenital y y dice)

Suaverio.-Soy adicto a la reacción heroica, eso me aleja de la suavidad. Hace tres o cuatro días que puedo meter suavidad en las cosas

Cacho.-¿Que es esta pelotudez?

(Apagón)

 

Escena tres

Matilde

 

Personajes:

Suaverio

Cacho

Matilde

 

(De nuevo la escena es afuera, en el mismo espacio de la escena dos. La misma escenografía. Y están haciendo lo mismo. Cacho le está señalando el cartel, pero están congelados. Con ellos congelados, pasa uno de los actores de las próximas escenas levantando un cartel de boxeador. El cartel dice de un lado “Escena tres” y del otro lado “Matilde” Cuando termina de pasar la luz se abre más y ellos empiezan la escena.Mirando el cartel, pero ahora dice en letras de todos colores, bien colorinche y con una tipografía muy dulce “Comité de la suavidad” Dan unos pasos atrás y miran el cartel, los dos se quedan callados mirándolo. El cartel dice  “Comité de la suavidad” “Tratamos suavemente” Cacho lo mira y mira para el lado de donde estarían los vecinos del barrio, que no se ven, pero se escuchan murmullos de pequeñas agrupaciones de gente, hacia distintos costados de las afueras del escenario. Dan la impresión que afuera del escenario, donde estarían las casas de los vecinos, están todos los vecinos en las calles en pequeños grupos reunidos hablando de ellos. Cacho mira el cartel y mira para los vecinos preocupado. Tiene la cara marcada por la preocupación. Suaverio mira con una sonrisa de satifaccion su cartel, está como hipnotizado por él. En ese momento entra al escenario con una escoba y un vestido de típico de mujer de barrio una vecina, se llama Matilde. Entra barriendo y barriendo se va acercando a ellos, aprovecha la barrida para ponerse bien cercam casi pegada. Cacho la mira. Con cacho mirándola, Matilde acercándose barriendo y Suaverio mirando el cartel, se congela la imagen, y a imagen congelada se escucha la voz de cacho em off, sus pensamientos internos, pensando de Matilde)

Voz en off de los pensamientos de Cacho.-  Ahí viene ;atilde, la Matilde. No hay que enemistarse con Matilde, Matilde es el peor enemigo que puede haber el barrio, sabe mucho de todo, tiene mucho tiempo, mucha energía, y no tiene límites. Los peores enemigos son los que tienen mucho tiempo. En esto de las peleas el tiempo es fundamental, nada como pelearse con alguien que está al pedo. No hay que pelearse con gente que está al pedo. Cuando llega el momento de pelarse con alguien, hay que buscar gente que está tapada de cosas, vive agotada y no tiene tiempo para nada. En algún momento te abandona la pelea. Ahora el que está al pedo, es seguidor como perro de sulki.

(Se descongela la imagen, siguen sus movimiento, Matilde se le acerca y le lee a cacho, medio como deletreando el cartel)

Matilde.-“Co mi té de la sua vi dad” ¿Qué es eso cachito querido?

Cacho.-Le presento Matilde al Chongo

Matilde.-Ah, que buen nombre

Suaverio.-No, soy…

Cacho.-El chongo. El chongo Mendoza

Matilde.-A bueno, Matilde para servirle, Servirle y esperar que termine y también la sobremesa

(Suaverio la mira, le sonrie, enfila para adentro y en el camino le dice)

Suaverio.-Lo espero adentro para hablar (Pasa la puerta y sale del escenario)

(Cuando se va Matilde se le acerca más a Cacho hablar, escoba en mano, casi pegado. Matilde es de esas personas que te hablan bien de cerquita, te trasladaban el aliento y te hacen pensar en lo que acababan de comer. Tenía aliento a mate)

Matilde.-Don Cacho, este hombre no se llama Chongo, no tiene cara de Chongo. Don Cacho, usted puso acá, en este esquina que es la esquina de punto medio geográfico del barrio, y que como punto geográfico nos pertenece a todos

Cacho.-Matilde…

Matilde.-No no, escúcheme

(Se vuelven a congelar los dos, bien pegaditos, con Matilde hablándole bien cerquita, casi pegadito a la cara cerca de la boca, al punto de incomodar. Y se vuelven a escuchar en voz en off los pensamientos de Cacho)

Voz en off de los pensamientos de Cacho.- Esta señora cuando empieza no para, y es de esas personas que se adueña de los resquicios de las cosas, de las pequeñas cosas sin propiedades los lugares intermedios o no definidos, por ejemplo ¿De quién es el aire arriba del aire de una casa,  para la altura de 30 metros arriba, las veredas, los cordones, los perros callejeros?  Sabe toda la historia del barrio y está obsesionada por la disposición geográfica de este lugar

(Se descongelan y empieza a hablar Matilde, como si saliera con efecto, sale con más velocidad, habla más rápido, hasta que va tomando de a poco velocidad normal. Llevado por la velocidad de ella la charla que viene se hace en velocidad. Un poco más que una charla normal)

Matilde.-Esta es la esquina del punto medio del barrio, y la primera casa que se construyó en este lugar cuando no había nada. Desde acá se empezó a hacer todo, tomando como referencia este terreno que vos ahora alquilás como local. Metiste en tres años una barbería, una tatuador y un sex shop ¿Qué ya no quedan comercios en serio?

Cacho.-Pero Matilde

Matilde.-No, escúcheme Cacho. Le perdonamos el sex shop, y hasta alguna se entusiasmó, no le voy a decir. Y no le voy a decir que compraban abiertamente pero alguna ha llamado para pedir alguna cosa a domicilio

Cacho.-¿Deliveri de sex shop?

Matilde.-Si si, no le voy a decir

Cacho.-No me diga entonces

Matilde.-No no, no le voy a decir quien fue, porque yo lo he visto, he visto la cosa

Cacho.-Que mal suena eso Matilde

Matilde.-El aparato

Cacho.-Peor

Matilde.-El elemento

Cacho.-Matilde se metió en un terreno difícil, salga

Matilde.-Bueno, lo que se le compra al sex shop, yo se lo he visto a más de un vecino en la mesa de la cocina. No le voy a decir los nombres

Cacho.-No, no me diga

Matilde.-Porque vio que en estos barrios negocio nuevo que se pone, producto que le traen lo compran por ser del barrio nomás, por una cuestión de pertenencia

Cacho.-Lo he visto

Matilde.-Por apoyar al negocio que es del barrio

Cacho.-Consolador si es del barrio no es consolador

Matilde.-Algo así Cacho, usted es muy mal hablado. Y además el muchacho del sex shop era un buen muchacho, con buenas intenciones, se hizo medio amigo de todos. Le cebábamos mate, le comentábamos los productos nuevos. Yo jamás he comprado nada, yo no, válgame dios. Pero si le he mandado clientas. Mujeres que me decían que estaban mal y yo le decía, anda a ver al muchacho que tiene negocio nuevo que es un buen muchacho

Cacho.-Como una matrona

Matilde.-No sé qué es eso, pero si

Cacho.-Una matrona de consoladores

Matilde.-Que mal hablado que es usted cacho. Y el muchacho, el otro, el tatuador, también se lo apoyamos

Cacho.-Sí, doy fe

Matilde.-Todos nos hicimos un tatuaje, todo el barrio. Y le compramos esas cosas, como le decimos, que tenemos todos ahora

Cacho.-Flores

Matilde.-Que le traía, que eran como para

Cacho.-Fumar porro

Matilde.-Yo no le digo así, yo le digo aceite de cannabis

Cacho.-El aceite de cannabis es otra cosa

Matilde.-No importa, no importa lo que usted piensa cacho. Lo conozco desde que era chico que mataba a las palomas

Cacho.-Dos solamente Matilde

Matilde.-Dos, y sus hijitos y los hijitos que ya no van a tener y los hijos de los hijos y los animales en hubiesen evolucionado. Con esas dos usted mato como mil seres hacia adelante

Cacho.-No está para nada comprobado eso

Matilde.-Pero este negocio “La suavidad” ¿Qué es eso Cacho?

(Cacho la mira, puede respirar, puede escuchar pájaros a los lejos. Se escucha un audio de pajaros que cantan a lo lejos)

Cacho.-Hagamos una cosa Matilde ¿Quiere pasar a ver lo que es?

(Cacho pasa y atrás de él pasa Matilde.Salen del escenario)

(Apagón)

 

Escena cuatro

Avanti Morocha

 

Personajes;

Suaverio

Cacho

Matilde

Indec

 

 

(De nuevo la escena es adentro del negocio. Ahora esta Suaveverio esperándolos sentado, hay una silla más, las sillas son tres, al medio del escenario, que es el medio del negocio. Con la luz prendida ellos se dirigen en silencio muy despacio hacia las sillas, y mientras sucede esto pasa uno de los actores de las próximas escenas con un cartel de boxeo levantado con los brazos. El artista con el cartel levantado los siguen mientras pasa, después los pasa y ellos lo siguen a èl. De un lad dice “Escena 4” Del otro lado dice “Avanti morocha”. Da una vuelta alrededor del escenario y sale. Suaverio los ve entrar, se para delante de su silla y le empieza a cantar un tema de Los caballeros de la quema. Avanti Morocha)

Suaverio.-Nos empezamos de golpe
Nos saboreamos de prepo
Como salidos de un cuento de amor
(Le hace la primera estrofa de Avanti Morocha de Los caballeros de la quema y se frena)

Matilde.-¿Qué es esto? Violencia de género en el barrio cacho?

Cacho.-¿Dónde ha escuchado usted violencia de genero?

Matilde.-De golpe, de prepo, me dijo

Cacho.-Como salidos de un cuento de amor, le cantó después

Matilde.-Hasta los cuentos de amor tienen violencia de genero ¿Se enteró usted lo que pasó con la bella durmiente? Pico no consentido

Cacho.-Matilde ¿Como quiere que la despierte el príncipe? ¿Con un megáfono? Vendo chapaaaaa, antigüedades. O una corneta de carnaval.

(Suaverio vuelve a cantar el tema. Esta vez canta dibujando y haciendo con mímica lo que dicen les estrofas. Siempre orientado a Matilde)

Suaverio.-Vos venías de un viaje

(Matilde va metiendo rapidito los comentarios entre línea y línea)

Matilde.-No me ido de viaje yo

Suaverio.-De mochilas cansadas

Matilde.-¿Qué pasa con mi mochila?

(Cacho también va metiendo rapidito los comentarios entre línea y línea)

Cacho.-Escuche al artista Matilde

Suaverio.-Yo pateaba veranos sin sol

Matilde.-Que feo el verano sin sol

Cacho.-Matilde, no deja cantar el maestro. Siga maestro

Suaverio.-Y en el escolazo de los besos(Suaverio se interrumpe para tomar agua y Matilde aprovecha y le dice)

Matilde-.Yo sabía, sabia para que me metieron acá, acá siempre empiezan a los besos. Bueno, que se yo, tiene que adaptarse a todo una ¿Cómo lo hacemos? ¿Los tres? ¿Nos miramos? ¿Nos miramos mientras nos tocamos Cacho?

Cacho.-¿Qué dice Matilde? No le estamos proponiendo nada

Matilde.-Yo no sé cómo es esto Cacho, yo por favor, no, estas cosas jamás. En casa estas cosas jamás. Pero el mundo está cambiando y una no puede ser una retrograda, y este señor me está proponiendo cosas

Cacho.-No es eso lo que le está proponiendo

Matilde.-Escuchemos al señor cacho, escuchemos al señor, que es nuevo en el barrio, a ver que tiene para decir. Siga buen hombre

(Suaverio toma el permiso  y vuelve a cantar)

Suaverio.-Cantamos ¡Bingo!, y así andamos
Sin nada de mapas ni de candados

Matilde.-¿Me van atar?

Cacho.-No Matilde, le está cantando el señor

Suaverio.-¡Arriba morocha, que nadie está muerto!

Matilde.-¿Nadie está muerto? ¿Era toda mentira? Yo sabía, yo sabía nos mienten las elites

Cacho.-¿De dónde saca esas cosas Matilde?

Suaverio.-Vamos a punguearle a esta vida amarreta un ramo de sueños

¡Avanti morocha, no nos llueve tanto! (Suaverio la ultima estrofa se acerca a Matilde y bien cerquita a ella se la canta a capella)- No tirés la toalla, hasta los más mancos la siguen remando
No tires la toalla, hasta los más mancos...

(Matilde hace lo de siempre, cuando alguien se le pone muy cerca, ella se pone más cerca todavía y le hace llegar el aliento a lo que había comido hace poco, porque el aliento de Matilde se expande mucho hacia afuera)

Suaverio.-Nunca dejo que un ángel
Haga un nido en mi almohada
Pero me acuerdo tarde, mi amor

Matilde.-¿Me dijo mi amor?

Cacho.-No, no le dijo mi amor

Suaverio.-Hoy me siento a la sombra
De tus piernas dormidas

Matilde.-¿Ay que tengo en las piernas yo? Vine tan desarreglada
Suaverio.-Le converso a mi insomnio de vos

Matilde.-Hablan de mí a mi espalda

Cacho.-Matilde usted es insoportable

Suaverio.-Y como los fantasmas del recuerdo
Salen de noche a patotearte

Matilde.-Los que salen a la noche a patotear en serio, yo no le quiero decir Cacho

Cacho.-No me diga

Matilde.-¿Saben quiénes son? No le quiero decir. No está bien hablar mal del barrio

Cacho.-No me señale con la cabeza Matilde, me está diciendo

(Suaverio le empieza a hacer con las manos que sigan el ritmo y lo sigan. Y la parte final de la canción, el estribillo lo hacen a capella Cacho y Suaverio, cantando y saltando, como si fueran una hinchada de futbol)

Suaverio y Cacho-¡Arriba morocha, que nadie esta muertoooo!

(Cómo llevada por todo se le suma Matilde a lo que venía, y entre los tres completan el estribillo, saltando, reboleando la mano, y chocándose entre sí)

Matilde, Suaverio y Cacho -¡Avanti morocha, no nos llueve tanto!

¡No tires la toalla, hasta los más mancos la siguen remando!
¡¡No tires la toalla, hasta los más mancos...!!

(Cuando terminan y en medio de una euforia incontenible, Matilde le da un pico a Suaverio, le pasa la lengua por la boca, y le dice)

Matilde.-Bienvenido al barrio Caballero de la quema

Cacho.-Es la bienvenida del barrio. Ella es la vicepresidenta de la sociedad de fomento

(Atrás se escucha un carraspeo, cuando se dan vuelta atrás de ellos está un actor que había entrado en lo oscuro y justo con el carraspeo lo ilumina una luz y se ve en el escenario. Es el Indec, el esposo de Matilde)

(Cacho lo ve y le susurra al oído a Suaverio)

Cacho.-El esposo de la señora

(Suaverio ve al hombre serio, y no sabe que hacer. El hombre abre un portafolio que trae  y empieza a buscar  adentro)

Suaverio.-No me agradezca por haberle revivido a su mujer, cuando uno sabe rpp tiene obligacion

Indec.-¿Qué es rpp? Eso no era asistencia médica (Le dice el hombre como si no se lo dijera, distraído, mientras sigue buscando)

Suaverio.-Y así es como uno no se entera, pero hoy es el día nacional del beso

Indec.-Hoy es el día del himno nacional (Responde el hombre sin mirar y mientras sigue buscando en el portafolio)

Cacho.-Yo que vos me iría

(En ese momento y sin saber que hacer Suaverio le da un pico a Cacho, que no llega a desviarlo de tan rápido. Los tres se quedan mirándolo fijo. Cacho dice)

Cacho -.Caramelos media hora, se comió uno hace poquito

Matilde.-Ah visto me pareció lo mismo

Indec.-Imposible que este hombre coma caramelos media hora, se dejaron de vender hace dos años. Tengo las estadísticas

Matilde.- Te lo digo querido querido, caramelos media hora

Indec.-No puede ser (Dice el Indec, cruza todo el salón. Dice)- A ver- (Y agarrándole al trompa a suaverio con una mano, haciéndosela chiquita y acercándola a él, le da un pico. Después lo suelta)- Sí, caramelos media hora

(Se miran los cuatro en un silencio largo, que rompe el recién llegado)

Indec.-Soy Indec, me quiero sumar a su comité ¿Que tengo que hacer?

(Cacho le susurra al oído a Suaverio)

Cacho.-No le molesta su beso, uno de ellos, en un ratito nos besó a todos acá. Son adherentes del poliamor. Vaya a buscar una silla y súmelo a lo que sea que fuese esto

(Suaverio en silencio sale del escenario, y vuelve con una silla de plástico, la pone con las otras, todos se sientan en silencio)

 (Apagón)

 

Escena cinco

La disposición geogragica de los cuerpos

 

Personajes;

Suaverio

Cacho

Matilde

Indec

Umbrela

 

(Se enciende la luz, entra uno de los actores de las próximas escenas con un cartel de boxeo, ellos siguen hablando pero en voz mas baja, hablan con texto inventado previo al texto. De un lado del cartel dice “Escena 5” Del otro lado dice “La disposición geográfica de los cuerpos” El actor con el cartel da una vuelta y vuelve a salir)

(Los cuatro están reunidos, callados, sentados en las sillas. De repente se fusionan con  la quietud y el silencio y se quedan congelados. Se escucha en off la voz de Cacho. Cacho solo hace movimientos de escuchar, pero de vez en cuando los otros tres lo miran a Cacho como si le pudiese escuchar los pensamientos)

Voz en off pensamientos de Cacho.- Nos sumamos a esto pero no sabemos que es, más que nada para apoyar al negocio nuevo del barrio. Si el barrio ponen una fábrica de armas lo vamos a apoyar también. Este lugar esta vacío y despojado como sus nuestras y pensamientos en este momento ¿Cómo estoy diciendo esto? ¿Cómo estoy pensando esto en una voz en off como si fuera el narrador de la historia? ¿Cómo estoy hablando así si yo no hablo así? Que raro. Este vacío da más la sensación de pobreza que de riqueza espiritual, porque es un vacío que pide cosas, como el vacío de algunas casas,  un vacío que en su espacio está pidiendo cosas que no hay. Distinto al vacío de muchas casas zen de Japón, que es un vacío que pide el vacío. Esto es lo que pienso de alguna manera ¿Cómo se esto de los vacios del budismo zen? Que raro. Che

(La luz pasa levemente a alumbrar más a Matilde y se empiezan a escuchar en off los pensamientos de Matilde)

Vos en off de los pensamientos de Matilde.-  Que olor a pedo que hay, yo no me lo tire sinó lo sabría. Si me lo tire yo  y no lo se me tengo que preocupar. No no, yo lo conozco, mío no es ¿Quién será de el hijo de puta de estos tres que se tiró un pedo tan feo? El nuevo no puede ser, sería un desubicado, aunque es un olor que no parece de este barrio. Yo conozco más o menos los olores a pedo de este barrio ¿Y si pregunto quién fue el hijo de puta que se tiró un pedo tan feo? ¿Los otros lo huelen y se hacen los boludos? Yo no debería dejar que este sea un pedo anónimo como tantos otros que se han tirado han pasado, reuniones por ahí sin dueño, y se han ido con total impunidad. Aunque este no se va. Para mí es del nuevo. Yo pregunto

(Ahora se vuelven a alumbrar bien a todos y Matilde pregunta a Suaverio. Vuelven a hablar con dialogo picado en velocidad, Una velocidad fuera de lo normal)

Matilde. -¿Usted se desgracio?

(Suaverio la mira, se mueve incómodo en la silla, no responde)

Matilde.-No no no, no se mueva más, déjelo así, quédese quieto, no se mueva mucho, que se evapore para abajo

Cacho.-Le pregunta si está más liviano ahora

Suaverio.-No entiendo

Indec.-Hombre, lo que mi mujer le pregunta es si se tiró un pedo, porque hace cinco minutos que hay un olor a pedo que no se aguanta

Matilde.-No no no, chs chs chss, no lo muevas, no lo muevas, que se disuelva para abajo

Suvaerio.-¿Por qué hablamos de un posible pedo mío, si yo no me tiré nada? ¿Cómo de repente estamos hablando acá, cuatro desconocidos de un pedo mío que no existe?

Matilde.-Querido mío, es evidente, el Indec le va a decir todos los datos sobre el pedo, todos, los que quiera, pero yo le voy a decir lo más importante ¿Quién fue? El único dato relevante sobre el pedo

(Mientras dice esto Cacho hace que si con la cabeza como asintiendo a una gran alocución sobre un gran problema mundial como la pobreza, el hambre o el calentamiento global)

Matilde.-Las grandes resoluciones de las pequeñas cosas son mi especialidad querido, de cosas que quiere resolver todo el mundo pero no sabe nadie. Por ejemplo ¿Quién se tiro ese pedo? ¿Quiere que le diga porque fue usted? Por una cuestión de disposición geográfica del cuerpo

Cacho.-Humille Matilde

Matilde.-Pero claro Cachito, los cuerpos hablan

Suaverio.-¿De qué me están hablando?

Matilde.-No se haga el pavo Suaverio. El que se tira el pedo siempre mira para adelante, nunca para los costados, porque no busca culpables. Los que reciben el pedo tirado miran para los costados buscando culpables

Indec.-Porque el pedo está penado socialmente, no se aflija usted

Matilde.-No lo consientas Indec, que después repite. Y en el momento del pedo, usted miraba para adelante, como pensando si me hago el boludo esto no es de nadie. Y todos nosotros empezamos a mirar para los costados

Cacho.-Pensando quien fue el hijo de puta que se tiro el pedo

Matilde.-No hace falta que lo pongamos en esos términos Cacho

Cacho.-¿Qué le pasó? Se comió una mano

Matilde.-Bueno Cacho, no materialice los pensamientos internos

Cacho.-Está podrido por dentro hijo de mil putas

Indec.-Ay Cachito, yo lo pensé pero no lo dije

Matilde.-Está bien Indec, no hay que consolarlo al muchacho, es un acto normal

Suaverio.-¿Podemos dejar de hablar de esto?

Cacho.-¿Con palometa?

Matilde.-Ayy Cacho, no podes dejar de ser guarango ¿Cómo le vas a preguntar al hombre si el pedo fue con palometa? Eso es muy personal

Suaverio.-¿Qué es con palometa?

Matilde.-Deje, le respondo yo Don Suaverio

Indec.-Yo le respondo Matilde, le está preguntando si el pedo que es algo de un estado gaseoso, trajo consigo algo de otro estado dentro de la tabla física periódica, no más bien físico, sino acuoso

Matide.-Le pregunta si se cagó Suaverio

Cacho.-Matilde la mal hablada sos vos

Suaverio.- ¿Podemos dejar de hablar de un pedo que no me tire? ¿Habrá sido un perro que pasó?

Matilde.-Siempre el perro, siempre el pedo es del perro, si total no puede hablar, que cobardía más absoluta

Cacho.-No es para tanto Matilde

Matilde.-Y pero si cacho, siempre es culpa del perro porque es callado

Cacho.-Hay cada perro que se tira cada pedo

Indec.-Hay una estadística Cacho, el 60 por ciento de los pedos asignados a los perros no son de ellos

Suaverio.-Podemos dejar de hablar del pedo Matilde

Indec.-No, espere Suaverio. Y le digo más Cacho. Hay como cinco estudios que avalan que los pedos jamás se los asignan a los gatos, y se tiran muchos más pedos que los perros ¿Y porque el perro tiene más culpa de las cosas que el gato? Porque es alegre, acá está censurada la alegría

Matilde.-Esos estudios Indec no son serios, los gatos  no se tiran pedos, yo lo sé, y los perros muy poco

Suaverio.-Podemos dejar de hablar de esto

Cacho.-¿Ahora las moscas? ¿Se tiran pedos? ¿No se tiran? ¿Son tan chiquititos que no nos llega el olor? Nadie va a decir nunca ese olorcito a pedito chiquito es de aquella mosquita

Matilde.-No, por desgracia no tenemos esa capacidad cacho

Cacho.-¿Y porque no Matilde?

Matilde.-No podemos todo

Cacho.-Pero un oso que huele las cosas a kilómetros, un oso si te huele un pedo de una mosca Matilde

Matilde.-Un oso es otra cosa Cacho, un oso te lo huele, es cierto, un oso es otra cosa. Pero el oso válgame Dios, es un ser libre de culpa, nadie va a decir ese pedo se lo tiró el oso

Suaverio.-¿Cómo llegamos a hablar de los pedos de los osos?

Matilde.-Deje Suaverio, que estamos llegando a algún lugar acá

Cacho.-Pero Matilde nadie le echa la culpa de los pedos al oso porque nadie vive con un oso

Matilde.-De todos modos son inmaculados en materia de culpabilidad de pedos Cacho

Cacho.-Que palabras lindas sacó Matilde. Y ya que sabe tanto. Lo de él ¿Con palometa?

Matilde.-No Cacho, silencioso, si, persistente si, todavía dura un poco, sí. Lo podía haber guardado o lo podía haber tirado afuera sí. Impune, no, vago sí. Si caminaba hasta la vereda y decía me voy a ver ese árbol que me interesó, se le cae ahí y nos evitamos esto. Pero bueno, a la gente le faltan reflejos, no es su culpa. Son las elites

Indec.- ¿Cómo las elites son culpable del horrible pedo de este hombre Matilde?

Suaverio.-Yo me querría ir

Matilde.-No no, quédese Suaverio que esto está interesante. Le voy a terminar de responder a Cacho primero y después voy con el Indec y lo de las elites. Con palometa no, te digo porque

Cacho.-Interesadísimo

(En ese momento entra al escenario una actriz llegando de afuera, es un personaje nuevo, que se llama  Umbrela. Entra rápido, apurada, saluda entrando, se saca la campera mientras entra y saluda como quien llega tarde a una reunión y demuestra con su gesto corporal que el tiempo perdido antes lo va a recuperar ignorando las pequeñas convenciones que nos sacan la totalidad del tiempo, como tomar tiempo para sacarse las cosas, saludar, preguntar cosas irrelevantes)

Umbrela.-Suaverio, me llamaste Acá estoy (Dice entrando, deja la campera, va hasta afuera y entra su propia silla)

Suaverio.-Por suerte

Umbrela.-¿En que estaban? (Pregunta sentándose sin presentarse a los demás, eso sería perder tiempo)

Suaverio.-Hablamos de osos más que nada

Umbrela.-Que interesante Suaverio. Ilústrenme

Suaverio.-Dejémoslo así. Prefiero que empieces con la reunión

(Umbrela se para a empezar la reunión, se escucha un timbre y se produce el apagón)

(Apagón)

 

 

Escena seis

Copo de nieve

 

Personajes;

Suaverio

Cacho

Matilde

Indec

Umbrela

Mariana

Lucrecio

 

(Suaverio  camina hasta la puerta y abre, primero entra el aroma a croquetas y torta frita y después la mujer. Es una vecina del barrio que recibe a todos los nuevos con comida. Atrás una enorme planta, que sostenida por el hombre a la altura del pecho, roza con las hojas de arriba el techo. Mariana y Don Lucrecio, el matrimoio que recibe a todos en el barrio, con una relación extraña, enigmática con Matilde e irrelevante con Cacho. Los dos se quedan congelados porque por un costado entra uno de los actores de la próxima escena con un cartel de boxeo. De un lado dice “Escena 6” Del otro lado dice “Copo de nieve”. Da una vuelta alrededor del escenario, muestra los dos lados, y sale esquivando al matrimonio que está llegando. Todos miran al personaje mientras hace toda esa vuelta. Apenas está saliendo Mariana dice)

Mariana.-Croquetitasssssssssssssssssssssssss

Suaverio.-No no, no vamos a comprar

(Como si no lo hubiese escuchado Mariana no se mueve un centímetro y repite exactamente lo que había dicho)

Mariana.-Croquetitasssssssss

Suaverio.-No no. Gracias, no vamos a comprar

(Y como si fuese un robot, con la misma actitud mecánica, la misma sonrisa plástica, y el mismo tipo de grito de presentación Mariana vuelve a decir)

Mariana.-Croquetitaasssssssssssss

Matilde.-¡Diga muchas gracias así pasa!

Suaverio.-Muchas gracias

(Mariana pasa por un costado)

Lucrecio.-Lucrecio para servirle (Le dice estirándole apenas la mano derecha por debajo de la maseta. Suaverio le ve la mano más que nada por la actitud corporal del hombre no porque estuviera visible. Lo saluda tomándosela apenas de la punta de los dedos, que es lo único que se puede,  y el señor pasa. Se pone cerca de las sillas y las personas mientras Mariana sin pedir permiso da vueltas y chusmea en su interior)

(Mientras Mariana hace todo esto se escucha una voz en off, que la va relatando y va hablando de ella. La voz en off no es de ninguno de los actores, es de un relator de la escena que habla fuera del escenario. La voz en off habla mientras Mariana espía todo y da vuelta por todos lados, y todos los otros la miran)

Vos en off  de narrador.- Mariana parecida a Matilde, también se preocupa de las pequeñas cosas intermedias, límites de las propiedades que quedan sin dueño, veredas, perros, gatos, palomas, plazas, medianeras. Y tiene medianera lindante con Matilde. Habia sido memorable en el barrio una discución que habían mantenido tres años seguido con Matilde por un árbol de Matilde que con una rama pasaba la medianera y daba al patio de Mariana. Los vecinos en guerra, con sus pequeñas guerras por nada eran grandes generales de ejércitos inexistentes pero deseados. Si hubiesen estado en algunos de los lados, en algunas de las grandes guerras, la cosa se hubiese terminado más rápido, o más lento, pero hubiese sido, eso si, mucha más creativa. Ahora su guerra eran los pequeños espacios intermedios entre las propiedades, los resquicios de los códigos civiles y penales, aquellos lugares que aun no se había apropiado nadie.

(Mariana va hasta ellos)

Mariana.-Le traje croquetitas de recibimiento (Le dice alargándole la bandeja a Umbrela)

Matilde.-No es ella la que se  muda, es él-¿Cómo estás querida? Que alegría verte

Mariana.-Bien querida ¿Vos?

Matilde-.Bien, acá, me sumé a esto, El comité de la suavidad

Mariana.-Que bien ¿Hay churros?

Matilde.-Siempre hay churros querida

Mariana.-¿No se fueron todo para la costa?

Indec.-Nosotros siempre nos guardamos

(La imagen se congela y habla una voz en off del narrador)

Voz en off de narrador.- Eso era lo único que las unía y las vinculaba, los porros, que en ese barrio eran moneda corriente y fumaban todos los vecinos, desde que el Cacho en uno de sus muchos emprendimientos una vez había llevado un taller de armado y fumado de porros, que habían dado ahí mismo, en ese local, y que todos los vecinos del barrio, para apoyar los emprendimientos del barrio, habían asistido

Mariana.-Si si, lo sé. Indec ¿Cómo está? (Se dirige ahora al Indec pero no lo mira a él, mira a Umbrela. El indec la saluda)

Indec.-Querida

Mariana.- ¿Esta chica es la que te vino a limpiar?

Matilde.- ¿Tiene una especie de masetero andante?

Mariana.-¿Usted lo dice por Lucrecio? Le gusta sostener cosas

Matilde.-Hace dos horas que está con esa planta que debe pesar 40 kilos, se está cómo hundiendo para abajo

Lucrecio.-Estoy bien, estoy bien

Matilde.- ¿Y eso hombre va a bajar la maseta?

Martiana.-Querido hacele caso a Matilde que se pone nerviosa, ya la conocés, dale la maseta al señor y bajala

(Lucrecio baja la maseta cerca de Unbrela y a Suaverio le viene un olorcito dulce desde allá, sin disimularlo huele hacia la maseta)

Indec.-Gran regalo

Mariana.-¿Usted es el que alquiló aca? Macho y hembra, las dos

Suaverio.- ¿Eso es?

Cacho.-La mariajuna del patio de Mariana, buenísima. De acá saca unos churros

Suaverio.-¿Marihana?

Mariana.-Mota, pasto, marijuana, porro, hierba, thc, tropical. Dejala querido, lejos de la ventana, que no lo vean los policías que esto es todavía ilegal

(Lucrecio la acomoda cerca de la cocina)

Mariana.-Bueno ¿Y que es esto?

(Suaverio se sienta mirando la planta todavía, entre incómodo y halagado)

Suaverio.-Esto es el comité barrial de la suavidad

Mariana.-¿Y que hacen acá? (Pregunta Mariana mirando el teléfono. De nuevo sin prestarle la más mínima atención a los dos nuevos)

Mariana.-Pero mirá esta hija de puta. Nueva en el barrio (Dice mirando el teléfono) Pone que encontró un perrito callejero, y lo da en adopción. Lo puso hoy temprano

(Su esposo mira el teléfono)

Lucrecio.-Nuestro Copo de nieve (Dice, mirando al perro que sale en la foto del grupo del barrio. Un perro negro, caniche)

Mariana.-Pero mirá que hija de puta, si nuestro perro está todo el día en la calle y después viene a casa ¿Qué encontró? Yo también si voy a una casa y veo un perro encuentro un perro, pero lo encontré en el living, es de la casa. ¡No lo encontreee, es de la casa! -(Grita mirando a todos con efusividad)-Dice algo más con la letra chica que no alcanzo a leer

(Su esposo mira lo que dice, abre los ojos enormes y después se hace el desentendido)

Lucrecio.-No, no dice nada querida. Eso, que encontró al perro-(Dice haciendo con no con la cabeza, con una amargura que se le pinta de golpe en la cara. Lucrecio es tan expresivo que no sirve para mentir, las emociones se le dibujan en la cara y el cuerpo, como si todo él fuese el lienzo de su mente)-No dice nada

(Mariana escribe delante de ellos, deletreando y diciendo lo que va escribiendo en voz alta)

Mariana.-“No, no lo encontraste hija de puta, el perrito tiene dueño es nuestro”. Ahí esta,  se lo mando al grupo de barrio. Y ahora pará que saco el teléfono y se lo mando en privado a ella

(Mariana hace todo eso en silencio, el resto de los participantes del grupo se miran en silencio)

Mariana.-Listo- (Dice) -Ahora se lo mando a ella- (Mariana apreta el botón y enseguida se escucha que suena el celular de Umbrela bien alto, con el sonido de Kill Bill. El celular está en una silla al lado de ella, todos miran el celular, ella también)

(Todos la miran, Umbrela no atiende su celular)

(Mariana apaga y el celular de Umbrela se apaga. Despues vuelve a marcar, apreta el botón de send y el celular de Umbrela suena. Todos la miran a ella)

(Apagón)

 

 

Escena siete

Atienda señorita

 

Personajes;

Suaverio

Cacho

Matilde

Indec

Umbrela

Mariana

Lucrecio

 

(Se enciende la luz y entra rápido uno de los actores de las próximas escenas con un cartel de boxeo alzado. De un lado dice “Escena 7” Y del otro lado dice “Atienda señorita” Da una vuelta rápido mostrando el cartel y sale. Como si supiera que está implicada en eso Umbrela mira la frase del cartel)

Mariana.-Señorita, creo que le llegó un mensajito

Matilde.-No no, son notificaciones de cualquier cosa que te manda el sistema

(Umbrela sigue mirando para adelante como si estuviera en una parada esperando el colectivo)

(Cacho que no soporta el silencio y las situaciones incomodas y siempre trata de hacer algo para arreglarlo pero empeora todo más. Se pone a leer e voz alta la letra chica del mensaje en el grupo)

 

Cacho.-Te leo Mariana la letra chica que no llegás a leer. Dice: “Ya lo bañé, lo vacuné, y lo castré. Está en un hogar en transito para que lo adopte una familia”

(Mariana siente desmayarseeee, empieza a gritar)

Mariana.-¡Ahhhhh ahhhhhhhh, lo castrooooo, castró a Copo esta hija de putaaaaa. Ahhhhhh!

(Se tira al piso, rueda, se queda boca arriba gritando. Lucrecio se apura a socorrerla)

Lucrecio.-¿Qué pasó que pasó?- ¿Qué pasoooó?

Mariana.-Me desmayo negro, lo castró a Copo, esa hija de puta que es la nueva en el barrio. ¡Ahhhh!

Mariana.-¿Dónde está, donde vive?

(Atrás de ella Umbrela se mueve, amaga a ponerse la ropa, mira la puerta para irse, saca una libretita, mira nerviosa)

Mariana.- No sé, acá está el número de ella, llamala.

(Lucrecio agarra el teléfono y marca. A dos metros de ellos suena el teléfono de Umbrela. Todos la miran)

Umbrela.-Mi mamá, que siempre me llama a esta hora

 (Lucrecio vuelve a marcar y mirándola fijo a llamar. De nuevo suena el teléfono de Umbrela con el tono de Kil bill. Mariana sale de su estado desesperante y se incorpora seria en la silla)

Lucrecio.-Atiénda señorita

(Umbrela más por miedo que otra cosa atiende el teléfono)

Umbrela.-Hola-(Dice mirándolo a los ojos)

Lucrecio.- ¿Nueva en el barrio?- (Le dice Lucrecio acercándose a ella)

Umbrela.-No, no equivocado- (Dice Umbrela, corta y  sigue mirando para adelante)

Mariana.-No entendió la chica, llamala querido, llamala

Lucrecio.-Usted no entiende, la llamo de nuevo

Mariana.-Fíjese señorita, ahora mi esposo va a llamar a la hija de puta que dice que encontró a nuestro perrito que estaba perdido y nos lo castró. Entiende. Así nos da explicaciones la hija de puta

Lucrecio.-Marco-(Levanta un dedo,lo sigue con la mirada, lo muestra, todos siguen el dedo con la mirada,  y con ese dedo que levanta al cielo despacio va bajándolo y volviendo a levantarlo, va marcando número por número)

(El teléfono de Umbrela suena. Ella atiende, y se para)

Umbrela.-Hola- (Dice con Lucrecio pegado, mirándola fijo)

Lucrecio.-Hola- (Dice Lucrecio)- ¿Usted es la hija de puta que nos castró al Copo de nieve?

(Con una voz que casi entrecortada por el miedo y el llanto le dice)
Umbrela.-Me gusta ayudar

Mariana.-Preguntale Lucrecio, preguntale si es pelotuda- (Le dice Mariana que está pegado atrás de él, tiene la boca entre la oreja y la nuca de él, y le susurra cosas)

Lucrecio.-¿Sos pelotuda?

Umbrela.-No, no, perdón-(Umbrela habla llorando)

Mariana.-Preguntale Lucrecio, preguntale si ahora la podemos castrar a ella para emparejar ¿Vos trajiste los cuchillos de cocina ahí?

Lucrecio.-Señorita, le pregunto, para arreglar esto que usted nos hizo, la podemos..

(En ese momento se escucha el clic de un gatillo. Se escucha el clic de otro gatillo atrás. El escenario se vuelve a alumbrar  completo. La situación qie sigue se desarrolla en movimientos lentos y silensiosos mientras la voz en off de un locutor la relata. Va sucediendo todo lo que el narrador en off relata)

Voz en off de un narrador.- Lucrecio siente en la nuca el caño frio y grande de una escopeta recortada. Mariana lo siente en la frente porque había llegado a ponerse de frente. A Umbrela le parecen dos hermosas escopetas recortadas, lustradas, cuidadas. Atrás de esas escopetas hay brazos que la sostienen. Y atrás de esos brazos, hay hombros, un pecho, y atrás de eso está Matilde. Matilde los apunta a los dos con la recortada en centímetros de la cabeza, los mira pero no dice nada. A Umbrela se le vienen a la cabeza, Robocop, Terminator, Chac Norris versión mujer, pero no dice nada. Suaverio tampoco dice nada. Y los dos apuntados tampoco. El que resuelve la situación es El Indec

Indec.-Chicos, gracias por la maseta, y por las tortas fritas. Pero me parece que ya es tarde y nos vamos todos a dormir

Cacho.-Si si, yo ya me iba a dormir ¿Los acompaño?-(Cacho se mete muy despacio entre las escopetas y ellos,  y muy despacio los lleva hasta la puerta. Ellos caminan en silencio mirando a Matilde. Matilde los apunta todo el camino. Había sacado las dos recortadas de un aparador donde las tenía escondidas Suaverio, las había visto cuando había ido a sacar la yerba de ahi. Cacho los hace pasar primero a ellos y después sale él, y vuelve a entrar. Cuando se cierra la puerta queda todo en silencio. Matilde se sienta aun con las recortadas apuntando para la puerta. Despues se da vuelta, le da las dos recortadas a Suaverio, le agradece)

Matilde.-Muchas gracias -(Y después les comenta a todos) -Acaban de conocer a los vecinos. Perdon señorita, no tratamos asi a los vecinos nuevos acá ¿En que estábamos?

(Apagón)

 

Escena 8

Sospechosos en el barrio

 

Personajes;

Suaverio

Cacho

Matilde

Indec

Umbrela

Suricato

Tero

Sospechoso de la ventana

Hortensio

Lucrecio

Bufoso

Operario alto

Operario petiso

Policia uno

Policia dos

Eustebio

 

(Se prende la luz, están de nuevo los cinco sentados hablando con una charla, que se escucha como de lejos. Entra un actor de las próximas escenas levantando un cartel de boxeador que dice de un lado “Escena 8” y del otro “Sospechosos en el barrio” Miran el cartel y todos se miran de manera sospechosa entre si. Da una vuelta completa, lo muestra, y sale. Cuando está saliendo ellos empiezan a hablar)

Indec.-Bueno, Suaverio ¿Nos va a decir que es el Comité de la suavidad? ¿Qué estamos haciendo acá?´

(Suaverio se para, cuando está por responderle a El Indec entran dos personas más al escenario, vienen de afuera, dos hombres. Uno camina bien lento, tiene problemas de articulaciones. El otro se mueve rápido y apurado, atento a todo, siempre observando, como un suricato)

 Matilde.-Les presento Suaverio, el Tero y el Suricato, dos vecinos del barrio

(Todo este dialogo se hace también picado y en velocidad, por encima de la velocidad normal)

Suricato.-Sospechosos en el barrio

Indec.-¿De nuevo un sospechoso en el barrio?

Suricato.-Lean el grupo de wasap Indec

(En el grupo de wasap se lee un mensaje que mandó el mismo Suricato en el que dice

Suricato .-“Tipo sospechoso en la equina de Azcuénaga y Güemes. Atento el barrio, atento el barrio”

(Matilde mira el teléfono y dice)

Matilde.-En la otra esquina. Se ve desde acá

(El suricato escucha eso y se pega contra el piso, agacha las piernas y se sienta en cuclillas tratando de salir del campo de la visión. El Tero hace lo mismo y quedan espalda contra espalda)

Indec.-¿Qué hace Suricato? No es un francotirador

Suricato.-Chst chst chst, que nos pueden escuchar

Indec.-Esto no es una guerra Suricato

Suricato.-¿No es una guerra? Sospechoso en el barrio

(Se prende la luz, y detraz de un marco de ventana que está sosteniendo el personaje en las manos, aparece el sospechoso, justo arriba del suricato, que se asoma. El sospechoso está en el escenario, en la parte final, cómo si límte. Sostiene en las manos un marco cuadrado, de algo que representa una ventana. Y queda en medio de ella o asomándose de ella. Como la ventana el la sostiene, puede jugar e ir cambiándola de lugar, de altura, ponerla mas lejos mas cerca de si. Si el actor juega con el marco de la ventana de vez en cuendo alguno de los otros actores toman en cuenta eso y reaccionan a lo que hace)

(El Suricato  muy despacito se asoma, apenas la cabeza y los ojos por la ventana, pega un salto para atrás. El tipo está parado sosteniendo la ventana viéndolo. Había llegado hasta ahí.  Se agacha de nuevo espalda a él. En la imagen queda el suricato, escondido de la ventana y el extraño asomándose por la ventana que sostiene y mirando al Suricato y todos. El Suricato escribe en el grupo de wasap. Lo va leyendo mientras lo escribe)

Suricato.-“Sospechoso muy sospechoso, cuidado, se vino hasta la ventana, quiere entrar”

(Matilde le responde con otro wasap en el grupo)

Matilde.-“Ay, no es sospechoso ese hombre, tiene una cara de boludo, quédense tranquilos”

(Cacho escribe en el mismo grupo)

Cacho.-“Tiene cara de lastrársela un poco che”

(Todos leen el wasap que escriben)

Matilde.-Che, la fuseca escribió “¿Donde el sospechoso?” En tu casa hija de puta

(Todo esto se hace  en una velocidad también encima de lo normal, como si estuviesen apurados)

(Cacho le responde en el grupo de wasap, lo lee mientras escribe)

Cacho.-“¿Cómo anda fuseca? Les sirvieron los plantines que le llevé”

Matilde-¿Le entraste a la Fuseca?

 (El hombre con la ventana en las manos les pregunta)

Sospechoso.-¿Están hablando de mí? Estoy acá

(Umbrela los mira asombrada. Matilde leee otra línea que escribió  don Raúl el de la esquina)

Matilde.-“¿Che saben dónde puedo comprar un pollito a esta hora?” pregunta Don Raul

Tero.-Este Don Raúl. Las pelotudes que pregunta, no sabe que estamos hablando de un sospechoso en el barrio que tiene una cara de delincuente

Sospechoso.-Los sigo escuchando

Tero.-Qué tipo pelotudo que es este Don Raúl- dice el tero. Y le escribe y lo lee- “Vaya del Hortensio, cierra más tarde”

Suritcaro.-El Hortensio no. Los tiene en mal estado, no tiene forma de poyo y te arranca la cabeza- (Y lo escribe en el grupo de wasap del barrio y lo lee mientras escribe)- “El Hortensio no, no tienen forma de poyo, y te arranca la cabeza”

(Todos lo miran)

Suricato.-¿Qué?

Matilde.-El Hortensio está en el grupo de wasap

Umbrela.-¿Quién es el Hortensio?

Cacho.-Elimínelo

Matilde.-Está escribiendo el Hortensio- (dice Matilde)- pedile disculpas antes que termine

Cacho.- Ya le mando“Yo estoy acá en este grupo de barrio reverendo hijo de puta. Ahora voy y te cago a trompadas”- (Lee Cacho la línea que acaba de publicar Hortensio)

Indec.-Cagamos, quilombo con el Hortensio

Cacho.-¿Y al final de que es el grupo de la suavidad?

Sospechoso.-Perdón estoy en la ventana

(El Suricato que no tiene en cuenta el lío que se había metido vuelve a escribir en el grupo de wasap)

Suricato.-“El sospechoso sigue en la ventana, cuidado, no salga. No salga Hortensio de la casa, hay un sospechoso en el barrio”

Matilde.-“¿Qué hablas de mi primo hijo de puta ahora voy para allá a cagarte de trompadas”- (Lee Matilde en vos alta del grupo de wasap)

Indec.-Uuu, el primo, el Romero, viene para acá, cagamos, escóndase Suricato

Umbrela.-¿Viene el primo?

Indec.-Si si viene para acá

Suaverio.-¿Y de dónde viene?

Indec.-Está en Usuahia

Matilde.-“¿Qué hace este tipo todavia en el grupo de wasap si está en Ushuaia?”- (Pregunta Limona en el grupo de wasap, la vecina de la esquina, la que tenía la planta de limón en la vereda. Matilde se los lee a todos y aporta)-Respondió la limoná che, está despierta a esta hora

Suricato-“¿Y usted quien es, cajetuda vieja cheta para decir quien tiene que estar y quien no?”- (Lee el Suricato en el grupo de wasap y les dice a los otros)- ¿Este que le responde a la limoná quien es? Tiene el número pero no tiene foto ni nada

Tero.-“Chicos no se peleen por favor, estamos en este grupo para ayudarnos”- (Lee el tero que había escrito alguien más en el grupo)- Esta es un mina che- (Le dice el tero a los otros) -Nueva. Que buena que está. Mirá la foto

Suricato.-Fijate el nombre

Tero.-Para para que le respondieron: “¿Y vos que hablas hija de puta que nos castraste al perrito? ¿Nos queres castrar a todos?”

(Esta escena se desarrolla a doble iluminado, como si estuvieran en dos momentos distintos, o lugares distintos. Una luz cenital alumbra a Umbrela sola. Y la otra luz alumbra todos los otros hablando  de ella o mirándola. Umbrela mira hacia adelante, reacciona como puede a lo que va recibiendo)

Suricato.- Che ahí le respondió el loco de enfrente, el Lucrecio

Tero.-¿Castró a un perro de ellos? Que hija de puta. Uuu, este barrio se llenó de locos. Mira la foto, le entro igual

(El Suricato mira la foto y dice)

Suricato.-Mmmmm, no sé, cara de vieja, de pendeja vieja ¿Cara sabes de qué? De insulsa en la cama

(El sospechoso mira el teléfono desde arriba)

Sospechoso.-Gordita

Suricato.-¿Si?

Sospechoso.-Sí

Tero.-Le entro igual

Suricato.-Igual mira el peinado, un carancho le hizo el peinado

Sospechoso.-Sí, parece que la agarró un gato

Tero.-Injerto eso, mi tía lo tiene igual, injerto. Le entro igual

(Mientras ellos hablan el resto mira a Umbrela que está colorada como un tomate mirando para adelante en silencio)

Suricato.-Che, y si te castra

Tero.-Mira lo que está, si me castra me lo merezco

(El cacho la mira admirado que no diga nada. Ella le sonríe de repente una sonrisa triste y le pregunta para salir de lo que estaba escuchando, desde donde está a Caco)

Umbrela.-¿En que está pensando Cacho?

Cacho.-En la naturaleza

Umbrela.-Sí, yo me crié en una granja, a mí me gustaba andar a caballo

Cacho.-No me diga eso

Umbrela.-Era de montar mucho de chica

Cacho.-No lo diga por favor

Umbrela.-¿Por qué, que pasó?

Cacho.-Ahhh, porque yo también- (Le dice Cacho mientras piensa.Se escuchan en voz en off los pensamientos de Cacho)

Voz en off de los pensamientos de Cacho.-Jinetéame todo, si si si, jinetéame todo. Y castrame después

(Ella se para, lo toca levemente con la punta de los dedos el brazo y le dice)

Umbrela.-Gracias por distraerme (Y después se sienta)

(Cacho se mira el brazo y piensa. Se escucha en voz en off su pensamiento)

Voz en off del pensamiento de Cacho.- No me lavo más en la puta vida

Tero.-Umbrela se  llama la mina, la nueva, que nombre

(Matilde le sonrie al Indec, que se cansaba cuando todo se volvía un desastre, cosa que estaba pasando mucho, cada vez más. El Indec le sonrie. Ambos miran juntos por intuición a Suaverio, se van a levantar para irse. Cuando se escucha un tiro. Todos se quedan quietos, y del techo cae un poco de polvillo, marcando que el tiro había pegado ahí. Se escucha otro tiro, del techo cae otro poco del polvillo. El otro tiro pega ahí. Hacen un pequeño silencio, que se alarga, y después empiezan a correr  para todos lados. El Suricato se pega contra un rincón, queriendo como meterse adentro de la pared. El sospechoso desaparece yendose, y todos los miembros del comité de la suavidad se pegan contra los rincones. Una luz cenital le da al Suricato)

 (Se escuchan gritos desde afuera del escenario. La escena sigue con gritos desde afuera del escenario y desde arriba del escenario, una conversación que se hace a los gritos. Los que gritan van yendo al esceario desde los pasillos, entre el público)

Hortensio.-¡Vengo a buscar al hijo de puta ese del Suricato, lo voy a matar, que salga!- (Grita Hortensio desde afuera)

(Nadie le responde, todos se pegan a la pared)

Indec.-¡Tranquilo Hortensio, no mate al Suricato, va a ir preso!- (Le grita el Indec)

Matilde.-¡Suricato, pedile disculpas!-

Hortensio.-¡Me insultó en el grupo! (Grita Hortensio, en el pasillo, pegado al escenario)

Matilde.-¡El grupo está para eso Hortensio!

Hortensio.-¡Quiero que me pida disculpas en el grupo o entro y lo mato!

(Se escucha otro tiro al aire otro tiro al aire. A lo lejos se escuchan patrulleros que están llegando, se ve del lado del comienzo del pasillo luces de patrulleros)

Indec.-¡Pedile disculpas suricato!- (Le grita el indec)- ¡Lea lea el grupo va a ver que le pide disculpas ahí!

(Todas leen el grupo a la vez y ven que dice, el administrador eliminó a Hortensio)

Hortensio.-¡Me eliminaron, me eliminaron de nuevo del grupo! ¿Quién es el hijo de puta? ¿Quién es el hijo de puta del administrador?

Cacho.-¡Lo administra el Suricato!

Hortensio.-Entro y lo mato

(En ese momento se escucha afuera del escenario la voz de Lucrecio)

Lucrecio-¡Voy llegando!

Matilde.-Viene el Lucrecio, trae un revolver

(Junto a ellos se ve aparecer la policía desde los pasillos. De lal otro lado del pasillo viene corriendo un tipo con un revolver en la mano. Matilde lo ve y dice)

Matilde.-¡Viene de la otra esquina el Bufuso, che, el que engancha gente a los servicios, así de bajonazo. Y lo viene corriendo dos de la cuadrilla, armados!

 (Todo esto sucede cómo en cámara lenta y lo va relatando en voz en off un relator. En la situación posterior sucede todo lo que relata la voz en off del relator, mientras lo retala)

Voz en off de relator.- Y como una exclamación, un destino, un desafió, un aprendizaje, o la mismísima mala leche del tero y esta puta vida, así lo piensa Matilde, entran todos juntos casi a la vez en el comité de la suavidad. Cuando están entrando Umbrela saca del bolso un revolver de mano bien chiquito pero que dispara 22 y  Suaverio saca de atrás de un mueble las dos recortadas. De golpe están todos adentro, apuntandose entre medio de las sillas, entre todos. Los únicos que no tienen armas son el Indec, Matilde, Cacho, y el Suricato)

(Se escucha sonar el celular de Matilde, Matilde lo comenta)

Matilde.-La María, la del final del barrio, dice que el sospechoso ya se fue del barrio. Lo vio pasar corriendo como un velocista por el medio de calle. No viene más dice. Estamos a salvo comenta

Hortencio.-Bueno- (Dice Hortensio apuntando a Suaverio)

Cacho.-Está bien, funciona bien este grupo-(dice Cacho y ve como Suaverio se apunta con el dueño del perrito)

Bufoso.-Si si, pero solo para avisos de cosas peligrosas, no hay que usarlo para boludear- (dice el Bufoso apuntándose con los de la cuadrilla)

Lucrecio.-No hay que mandar porno- (Lucrecio al que le apunta un policía y otro le apunta al Bufoso)

(Se vuelve  a escuchar  el celular de Matilde. Todos la miran)

Matilde.-El Pepín, el de la vuelta, pregunta: “Che, no voy a leer 345 mensajes ¿Me perdí el algo? Resumen” pide

Lucrecio.-Resumile el orto. Bueno, bajo a esta piba y me voy

(Umbrela le apunta su revolver chiquito en la frente. Lucrecio monta el gatillo y atrás de él se montan todos los gatillos. De golpe se escucha un carraspeo en la puerta de entrada. Es Eustebio)

Eustebio.-Ajedrezzzzz- (Dice apareciendo con una sonrisa y llevando bajo el brazo un juego de ajedrez)

(Todos lo miran, él los mira apuntándose entre todos)

Eustebio.-No no, hoy no, hoy no hay ánimo de ajedrez, otro día-(Y se va)

(Vuelve a sonar el celular de Matilde, Matilde lee en voz alta)

Matilde.-“¿Estará abierto lo de Hortensio? Le voy a comprar un pollito”

(Hortensio la mira como si estuviera haciendo una joda y después pregunta)

Hortensio.-¿Quién puso eso?

(Matilde lee el nombre pero primero responde con la mirada, y después con las palabras y una pregunta)

Matilde.-¿Cacho?

(Apagón)

 

Escena nueve

Un boludo importante

 

Personajes;

Suaverio

Cacho

Matilde

Indec

Umbrela

Suricato

Tero

Hortensio

Lucrecio

Bufoso

Operario alto

Operario petiso

Policia uno

Policia dos

 

 

(Se prende la luz enseguida y están todos en el mismo lugar. Se pasea un actor de una escena anterior con un cartel de boxeador, que dice de un lado “Escena 9” Y del otro lado “Un boludo importante”)

(Hortensio lo fulmina con la mirada, piensa en matarlo, pero Cacho lo mira fijo y serio. Era Cacho, el Cacho)

Cacho.-¿Le voy a buscar unos poyos? Sigue estando la Tita, ahí

Hortensio.-Si Cacho, anda de parte mía, decile que te de dos poyos que se están terminando de dorar de la parrilla. Escuchame Cacho, que te de los que mejores pinta tiene, te invito yo. Yo te debo cosas a vos

(El cacho hace unos pasos pero antes se frena antes de la puerta y pregunta)

Cacho.-Don Hortensio, vea voy a invitar a comer un amigo con los poyos ¿Lo puedo llevar a elegir?

Hortensio.-Si, lleve

Cacho.-¡Suricato!- (grita Cacho)

(El suricato no responde desde la pared en que está)

Hortensio.-¿Los tengo que matar a los dos?

Cacho.-¿No sé? ¿Nos tiene que matar a los dos?

Hortensio.-No sé, creo que si

Cacho.-Cucheme ¿Siguen pasando el partido ahí en la pollería?

Hortensio.-Seguimos

Cacho.-Ahora juega Independiente ¿Podemos verlo mientras comemos el pollito ahí, con el Suricato?

Hortensio.-¿Usted sigue de Independiente Cacho?

Cacho.-Y si, ya sabe usted, es lo único que no se cambia

Hortensio.-Bueno. Está bien vean el partido

Cacho.-Vamos Suricato, te invito a comer y ver el partido

(El Suricato sale entre temeroso y receloso. Cuando aparece, Hortensio monta el gatillo y le apunta bien, parece que le va a disparar. El Suricato se cubre con las manos la cara pero cómo no pasa nada, se queda así, en silencio.. Todos esperan el disparo, Hortensio adelanta más la mano como para acercar el revólver y apunta a la cara)

Cacho.-¡Che Hortensio!

Hortensio.-¿Si?

Cacho.- Las papas fritas también, he ¿Siguen haciendo esas serruchito?

Hortensio.-Claro que si

Cacho.-Vamos Suricato que no te voy a esperar todo el día

(Eso que hace empezar a caminar al Suricato)

Hortensio.-Cucheme, las serruchitos que hacemos nosotros, son la marca de la casa. Cúcheme Cacho

Cacho .-Pero claro ¿Qué es lo que digo? Y un tintito

Hortensio.-Hay tinto

Cacho.-Vamos Suricato

(Suricato camina hasta Cacho y si bien Hortensio le apunta todo el tiempo y tiene todo el tiempo ganas de dispararle no lo hace)

(Cuando el Suricato está cerca de Cacho, Cacho le susura)

Cacho.-No estás a salvo, no se te ocurra salir corriendo que te dispara por la espalda. Te venís y te comés el poyo, y me gritás los goles del rojo

(Cuando estan por salir, Hortensio que respira un poco más cansado sigue apuntando para la pared, al lugar que había estado el Suricato. Lo llama de nuevo Cacho)

Cacho.-¡Hortensio!

Hortensio.-Si Cacho

Cacho,-¿Usted que se pensó?

Hotensio.-No te entiendo Cacho

Cacho.-¿Claro que se pensó?

Hortensio.-No sé ¿Que pasa?

Cacho.-Lo invito a usted también a comer, vamos a comer pollito, vamos a ver Independiente. A usted le encanta el poyo, es hincha del rojo ¿Cómo piensa que no lo voy a invitar? Vamos a comer con el Suricato

Hortensio.-Bueno vamos- (dice Hortensio. Baja el arma y camina hasta donde están todos)

Cacho.-¡Pero clarooooo! ¡Clarooooo, vamos amigo!

Cacho.-Tres hinchas de independiente, que nos encanta el poyo, el vinito. Y le digo más, de Chevrolet los tres, y de Perón ¡Viva Perón!

(Hortensio sonríe)

Suricato.-Yo no soy del rojo

(Apagón)

 

 

Escena 10

Un boludo muy importante

 

Personajes;

Suaverio

Cacho

Matilde

Indec

Umbrela

Suricato

Tero

Hortensio

Lucrecio

Bufoso

Operario alto

Operario petiso

Policia uno

Policia dos

 

 

(Se prende la luz, se ve en el medio con luz cenital hortencio, el suricato y Cacho a punto de charlar. Parados en medio del escenario Alrededor están todos los otros actores pero quedan fuera de la luz, aunque de todos modos hablan

En oscuro entra un actor de una escena anterior, lleva un cartel de boxeo alzado. El cartel dice de un lado “Escena 10” Y del otro lado “Un boludo muy importante”. Da toda una vuelta con el cartel, pasa por el espacio de la luz donde están los tres por empezar a discutir y sale. Apenas sale empiezan a hablar)

Hortencio.-¿No es del rojo? ¿Y de quién es?

Suricato.-Racing

Umbrela.- Ah, que boludo importante

Cacho.-Bueno, eso se puede saltar pero coincidimos en todo lo otro

Suricato.-No soy del chivo, soy del Ford

Cacho.-Bueno, el vinito

Suricato.-No tomo vino hace mucho

Cacho.-Claro, pero de Perón somos todos queridooo, en este barrio

Suricato.-Radical de Irigoyen

(Después de eso se escucha que se monta el revólver del Hortensio en el bolsillo, y se va levantando la mano hasta la frente, ya pegada a la del Suricato. Cacho habla y responde con la mirada, con la vista, con toda la cara, los ojos bien abiertos, los hombros echados para atrás, las manos que hablan)

Cacho.-Pero los poyos del Hortensio, querido, los poyos del Hortensio nos gustan a todos

(Lo que dice el Suriocato es seguido por el caño cada vez más apoyado en la frente, el gatillo que se va para atrás con el dedo del Hortensio, y el fogonazo ya viniendo)

Suricato.-Acuosos, son todo agua, cuando salen de la parrilla son la mitad del poyo. Salen crudos, te apuran con pan para que no comas nada y pagues todo el menú

Indec.-¡Bueno basta!- (Dice, se adelanta, le saca el revolver de golpe desde atrás a Hortensio antes que le dispare. Se vuelve a poner luz general)

Indec.- Lo mato yo. Ma cansé, un boludo menos ¡Querido que le estamos dando la oportunidad de  no ser boludo, pero usted tuvo un entrenamiento para boludo importante! ¡Un boludo, un boludo queridos, de peso!

Bufoso.-Sí, que boludo por favor

Indec.-¡No no noooo querido! ¿No no. No se puede ser más boludo! ¡Noooo, le hago un favor al mundo! ¡La boludes es un camino de ida, usted ya no tiene regreso! ¡Nos sacamos un boludo de encima!- ¡Pero que boludo, pero que boludo que me hincho las pelotas! Me arruino el día este boludo. Venia parejito. Pero cuando se es boludo, se es boludo che ¡Pero que boludooo Cacho! ¡Boludo importante!

Cacho.-No no noo, hacelo mierda. Ya está ¿Qué se le va a hacer?

Matilde.-A la cabeza gordo. Ya, terminamos y nos vamos a casa ¡A la cabeza gordo en el medio de los ojos! ¡Ahí firme! ¡Disfrutalo gordo! ¡Que si no se disfruta no sirve!  ¡Y papá, un boludo menos! ¡Sabes como te lo agradece el mundo! ¡Un boludo menos hace diferencia hoy en día!

Miembro de la cuadrilla alto.-Y si, habría que matarlo, por boludo

Bufoso.-Yo lo quiero matar también. Él es el culpable

Lucrecio.-¿De qué?

Bufoso.-Los boludos destruyeron este país, gente como él

Cacho.-Loco, y si lo matamos entre todos

Matilde.-¡Hermosooooooo! ¡Lo hacemos garchaaaaa entre tadoooooossssss! ¡Una fiesta barrial del haga mierda al boludoooooo! ¡Esoooo esoooo, esoooooo hasta nos puedeeeee unirrrr massssss! ¡Que harmosa experienciaaaaaaa! ¡Gamosloooo garchaaaa yaaaa!- (Se emociona)

Bufoso.-Hay policías acá

Policias.-Nosotros ya nos vamos muchachos, no es nuestra jurisdicción. Además no somos policías reales, somos super héroes disfrazados. Y los revólveres no son reales, son falsos

(Y así nomás por la puerta y esquivando a todos se van)

Umbrela.-¿Yo le podría disparar también?

Matilde.-Que amor, esta chica es divina, no es muy dulce. Pregunta si le puede repartir los sesos por todo el piso al muchacho

Lucrecio.-Sí, está bien señorita. Si quiere, dispárele usted también

Suaverio.-Y bueno, que se yo, me quiero instalar acá. Le voy a tirar yo también

Tero.-Bien señor, bien entendiendo al barrio

Suricato.-¿Tero vos?

Tero.-Yo no tengo armas, pero le puedo tirar con una lata de tomate

Indec.-Y está muy bien, y está muy bien, cada uno hasta donde llega

(Cacho entra al suricato, lo ponen contra la pared. El Suricato se deja llevar dócil. Y como un pelotón de fusilamiento improvisado todos se ponen frente a él, apuntando  Menos Hortensio, que no tiene armas)

Cacho.-¿Algo para decir antes suricato?

Suricato.-¡Sí, forrossss, forrosss del orto!

Indec.-Que boquita, un modosito el señor, mirá la plantita que tenemos en el barrio. Da la orden Cacho. Muchachos, apunten donde quieran

(Antes de la orden de cacho el Suricato grita más para la posteridad una frase que había escuchado alguna vez)

Suricato.-¡Hasta la victoria siempreeeeeeee!

Indec.-Más evocativo, bien

(Cacho da la orden)

Cacho.-A las tres- Uniiiii, doliiiiiii….

(Apagón)

 

Escena 9

El fusilamiento

 

Personajes;

Suaverio

Cacho

Matilde

Indec

Umbrela

Suricato

Tero

Hortensio

Lucrecio

Bufoso

Operario alto

Operario petiso

 

 (Estan todos en posición de pelotón de fusilamiento. Quietos, congelados, Entra un actor de las escenas anteriores con un cartel que dice “Escena 9” de un lado. Y “El fusilamiento” del otro. Da toda una vuelta delante de los fusiladores y el fusilado, mostrando los dos lados del cartel, y sale del escenario)

(Apenas sale empieza la escena. Vuelve a contar Cacho para el fusilamiento pero no llega al tres, se pone delante de todos el Hortensio)

Hortensio.-No no, no lo matemos. Guarden los bufosos. Respondo por él

Indec.- Hortensio, que le tiramos, rapidito

Hortensio.-No nooo, pa que

(Se crusa Hortensio entre todos los que tienen los revólveres apuntando y el Suricato. Ese pintoresco y particular pelotón de fusilamiento de barrio)

Indec.-Un boludo menos Hortensio, un boludo en este país, pensá lo que es eso. ¡Le tiramos por el costado de Hortensio muchachos! ¡Cuento yo, a la unaaaa, a la dossss y a lasssss…

Hortensio.-No no no no, no tiren- (Hortensio se empieza a mover de lado a lado delante de los revólveres, como un arquero cuando está por atajar un penal y se mueve de lado a lado delante en toda la línea del arquero para confundir al pateador)- Un boludo menos ¿Pero cuantos quedan? No vamos a hacer nada con un boludo menos

(Suaverio sale a defender las reglas de la casa)

Suaverio.-Reglas de la casa son reglas de la casa

Umbrela.-No entiendo

Suaverio.-Si si, reglas de la casa ¿Qué se haca acá cada uno que entra nuevo?

 Matilde.-Cantan

Lucrecio.-¿Nos vamos a poner a cantar ahora? Y si cantamos y después lo matamos ¿O al revés, lo matamos y después cantamos?

Suaverio.-Cantamos, este es el comité d ela suavidad, y en el comité de la suavidad primero se canta

Hortensio.-Está bien

Suricato.-Bueno ¿Van a tirar o no? Que no voy a estar todo el día esperando acá

Suaverio.-Todos los nuevos cantan

Lucrecio.-Empiezo yo

Indec.-Muy biennnn

Suaverio.-Pero, como somos muchos, para apurar los trámites, cada uno de ustedes puede empezar su tema durante el tema del otro y pueden cantar todos juntos

(La propuesta de cantar entre ellos va siendo acompañada por luz cenital que los va enfocando mientras cantan)

Hortensio.-Yo voy a empezar, voy a cantar un tema de Facundo Cabral, les dejo a ustedes elegir el título.( Se para entre medio del futuro fusilado y el pelotón de fusilamiento y empieza. Una luz cenital le da una iluminación especial)

Hortensio.-El universo siempre está dispuesto a complacernos, por eso estamos rodeados de buenas noticias. Cada mañana es una buena noticia, cada hombre justo es una buena noticia, cada niño que nace es una buena noticia. Porque cada niño que nace significa que dios todavía cree en nosotros, si no no seguiría mandando gente al mundo. Es más, cada cantor es una buena noticia, porque cada cantor es un soldado menos.

Indec.-Opa

Matilde.-Qué bello

Matilde.-Mi abuela decía Habría que acabar con los uniformes que le dan autoridad a cualquiera, porque ¿Qué es un general desnudo?  Tenía derecho a hablar de esto porque ella estuvo casada con un Coronel. Que eso si había que reconocerlo era un hombre muy valiente. Solamente le tenía miedo a los boludos.

Suricato- ¿Es un chiste?

Hortencio.-No no, señorito, nada de joda, le estoy cantando en serio. Un día le pregunte ¿Por qué? y me dijo, Porque son muchos, y no hay forma de cubrir semejante frente!

Indec.-Repita última línea

(Y repitien todos)

Todos.-Porque son muchos, ¡no hay forma de cubrir semejante frente!

(Envalentonado Hortensio pregunta)

Hortensio.-¿Por qué?

(Y repiten todos mirando al Suricato)

Hortensio.- Porque son muchos, ¡no hay forma de cubrir semejante frente!

Por temprano que te levantes, a donde vayas, ¡ya está lleno de boludos! y son peligrosos, porque al ser mayoría eligen hasta el presidente… Y los hay de toda categoría, por ejemplo:

 El boludo informático, que es un boludo computado.

El boludo burócrata, que es oficialmente boludo.

El boludo optimista, que cree que no es boludo.

(Atrás de todo, y en voz bien alta el Suricato, para tapar a Hortensio, empieza a cantar, una luz cenital le d auna iluminación particular)

Suricato.-È un mondo difficile

E vita intensa

Felicità a momenti

E futuro incerto

Cacho.-Apa

Suaverio.-Le corresponde cantar

Suricato.-Il fuoco e l'acqua

Con certa calma

Serata di vento

E nostra piccola vita

E nostro grande cuore

Cacho.-Mirá vosssss, como canta el portugués este-(Y después para quedar bien con Umbrela, le dice)-Señorita ¿Usted entiende algo de el alemán? Hermoso tema en alemán no le parece

Umbrela.-Creo que es italiano lo que canta el señor

(Cacho piensa, se escuchan los pensamientos de Cacho en voz en off)

Voz en off de los pensamiantos de Cacho.-Ayy, como dice italiano, con esa boquita. Si me das un beso te nado diez vueltas a la fontana de Trevi-(Lo ultimo en vez de salir en off, no se da cuenta y lo dice el en voz alta)

Cacho.- Mi Cuchinota

Umbrela.-¿Perdón?

Cacho.-¿Cómo perdón?

(Atrás sigue cantando el Suricato)

Suricato.-Porque voy a creer yo en el amor

Si no me entiende no me comprenden tal como yo soy

Porque voy a creer yo en el amor

Si me traiciona y me abandona cuando mejor estoy

Lo sabemos muy bien entre tú y yo

Y aunque parezca no tienes la culpa la culpa es del amor

(Casi tapado y tapándose con Hortensio que sigue)

Hortensio-.El boludo pesimista, que cree que él es el único boludo.

El boludo esférico, porque es boludo por todos lados.

El boludo fosforescente, porque hasta de noche se ve que por allá viene un boludo.

(Matilde ve todo este cuadro pero también le presta la atención a su amigo Cacho, y piensa en voz en off, alta)

Matilde .- ¿En que se metió este ahora?

(El Suricato sigue cantando, ahora bajito, casi melancólico, casi lloroso, porque todos hablan de él)

Suricato.-È un mondo difficile

E vita intensa

Felicità a momenti

E futuro incerto

Umbrela.-¿Usted me dijo Cuchinata a mí?

Cacho.-¿Yo dije Cuchinata? ¿Cuándo?-

 (Y después se dijo y escucharon sus pensamientos en voz en off)

Voz en off de los pensamientos de Cacho-. Sii, mi  tana esuberante, amanasame a mi-(Y ese ultimo lo vuelve a traicionar la conciencia y lo dice en voz alta)

Cacho.-Amasame todo

Umbrela.-Señor ¿Me está pidiendo que lo amase?

Cacho.-No no

Umbrela.-Ah- (Dice ella y piensa)

Se escucha en voz en off los pensamientos de Umbrela

Voz en off de los pensamientos de Umbrela- Que lástima, me gustaría amasarlo

(Y después ella pregunta)

Umbrela.-¿A quién entonces?

(Cacho se queda callado y atrás empieza a cantar uno de los de la cuadrilla, el más petizo. Una luz que lo alumbra a él le da una iluminación particular)

Petizo de la cuadrilla.-Buenas noches, queridos conejos

Aquí va mi beso al verlos llegar a bailar

Cada uno con su zanahoria

Juntito a los ojos

Tratándola de abrazar

Matilde.-¿Qué?-(Dice Matilde mirándolo como si le estuviera saliendo algo del cuerpo. Mientras canta se mueve como conejito. Su compañero lo explica)

Alto de la cuadrilla.-Buenas noches queridos conejos, lo canta en todas las peñas y todos los karaokes, se cree que es el cantante de la canción, uno de ellos

Matilde.-¿Por qué porque porque porque porque dice cada uno con su zanahoria? ¿Ahí nos está queriendo decir que cosa?

Alto de la cuadrilla.-No no, no es algo tierno una canción de los 70

(El operario petizo trata de sumar todos a su próxima estrofa)

Petizo de la cuadrilla.-Vamos todos, que la conocemos, con la próxima- Y la canta

Petizo de la cuadrilla.-Demos una vuelta

Y otra vuelta toda entera

Todos los orejas

Con distintas compañeras

(Y empieza a bailar dando vueltas y muy ridículo en el lugar, pero nadie lo sigue con el canto)

(Hortensio sigue con dos estrofas más)

Hortensio.-El boludo de referencia, ¿Dónde está Alberto? allá al lado del boludo de traje marrón.

(El boludo de sangre azul, que es hijo y nieto de boludos)

Umbrela.-¿Y quién lo amaza a usted cacho?

(Se escuchan en voz en off los pensamientos de Umbrela)

Pensamientos de Umbrela en voz en off.-Yo un poquito lo amazo

(Se escuchan los pensamientos de Cacho en voz en off)

Pensamientos de Cacho en voz en off- La tenés que invitar a casarte con ella

(Atrás de fondo, ya cantando triste sigue el Suricato)

Suricato.- No puedo convencer a mi corazón

Si yo no dudo y estoy seguro que él tiene razón

No voy a asesinar esta sensación

Si yo la quiero yo la deseo aunque me de dolor

Yo no quiero sufrir pero aquí estoy

Y estoy sufriendo y no me arrepiento me cago en el amor

(Cuando dice me cago en el amor, todos lo miran callados, se hacen cinco, diez segundos de silencio. Él no los ve porque canta con los ojos cerrados. Los corta la voz alta desubicada de cacho que le dice a Umbrela)

Umbrela.-¿Se quiere casar conmigo?

(Después se arrodilla delante de ella)

(Suaverio se rie, la realidad se habia vuelto incontrolable, van de un estímulo delirante a otro)

Umbrela.-¿Usted me pide casamiento con un tipo que está a punto de ser fusilado, cantando de fondo, me cago en el amor?

Cacho.-Disculpe, retiro lo dicho

Matilde.-La puta que los pario cacho, ssostenete en algo la puta madre. Pero este pibe. Si le pedís casamiento a la piba le pedís casamiento a la piba. Si cacho cachito. No podes primero pedirme casamiento con un tipo de fondo cantando me cago en el amor. Pero si le pedís no podes pedirle de no pedirle. No no no no. Y si te dice que no, se lo pedís a otra piba cachito- (Le grita)

Umbre.-¿Cómo otra piba?

Cacho.-Entonces mantengo lo dicho antes de retirarlo

(Atrás el Suricato, canta varias veces el estribillo)

Suricato.-Me cago en el amorrrrrr, me cago en el amorrrrrrrrrrrr

(Y el operario petiso levanta la vos para que escuchen su canción)

Operario petiso.-Buenas noches, queridos conejos

Aquí va mi beso al verlos llegar a bailar

Cada uno con su zanahoria

Juntito a los ojos

Tratándola de abrazar

Matilde.-¿Qué hace este tipo cantándole a uno que está tratando de pedir casamiento a un piba que no vio en su vida, una canción de conejos, que habla de una zanahoria que hay que abrazar? ¿Vos entendés algo de esto Indec?

Indec.-A mí esto me supera

Cacho.-Retiro el pedido, ahora le quiero pedir que no le quiero pedir casamiento

Operario petiso.-Demos una vuelta

Y otra vuelta toda entera

Todos los orejas

Con distintas compañeras

Umbrela.-Si yo no le pedí que me pidiera casamiento

Cacho.-¿A entonces no quiere?-(Dice el cacho, se para, y se empieza a ir de espaldas a ella diciendo)-Yo quería pedirle si se quería casar conmigo. Así, como se hacía antes. Te queres casar conmigo

Umbrela.- (Susurrando)Si si -(Dice Umbrela casi en un susurro pero no la escucha Cacho ni nadie, solo Matilde que escuchaba todo, y cuando está por intervenir para arreglar eso, Cacho, con los ojos cerrados, abriendo los brazos al cielo y apuntando a Umbrela empieza a cantar. Una luz particular lo alumbra a él)

Cacho.- Mirándote a los ojos juraría

Que tienes algo nuevo que contarme

Umbrela.-No no. No es eso

Cacho.-Empieza ya mujer no tengas miedo

Quizá para mañana sea tarde

Quizá para mañana sea tarde

Matilde.-No es que no. Cacho es que no, es que usted no

Cacho.-¿Y cómo es él?

¿En qué lugar se enamoró de ti?

¿De dónde es?

¿A qué dedica el tiempo libre?

(La segunda estrofa la hacen a coro todos los hombres menos el Indec y el Suricato)

A coro varios.-¿Y cómo es él?

¿En qué lugar se enamoró de ti?

¿De dónde es?

¿A qué dedica el tiempo libre?

Pregúntale

¿Por qué ha robado un trozo de mi vida?

Es un ladrón que me ha robado todo

(Después de este Cacho se dirigie a Umbrela y le interpreta la canción)

Cacho.-Arréglate mujer se te hace tarde

Umbrela.-Es que no entiende

Cacho.-Y llévate el paraguas por si llueve

Tero.-No llueve afuera

Cacho.-Él te estará esperando para amarte

Umbrela.-¿Quién él? ¿De qué hablamos?

Cacho.-Y yo estaré celoso de perderte

(Y ya después para lo próximo Cacho se dirige a todos, levanta la voz y canta como si fuera Perales y estuviera cantando en el teatro nacional de La habana)

Cacho.-Y abrígate, te sienta bien ese vestido gris

Sonríete, que no sospeche que has llorado

Y déjame que vaya preparando mi equipajeeee

Operario petiso.-Buenas noches, queridos conejos

Aquí va mi beso al verlos llegar a bailar

Cada uno con su zanahoria

Juntito a los ojos

Tratándola de abrazar

(Termina atrás su canción de los conejos el operario pequeño)

(Enseguida  termina su canción el Suricato)

Suricato.-Yo no quiero sufrir pero aquí estoy

Y estoy sufriendo y no me arrepiento me cago en el amor

È un mondo difficile

E vita intensa

Me cago en el amor- (Todo esto lo dice mirándo a todos, poniéndose en posición de fusilado y desafiándolos. Y agrega) .-Me cago en el amor, de Tonino Caretone. Hermosa canción. Y yo me cago en el amor y en todos ustedes

Hortensio.- ¡Y el más peligroso de todos, el boludo demagogo, que cree que el pueblo entero es boludo! (Termina su canción relato Hortensio, y ante esta última estrofa todos lo aplauden como pueden  porque aún tienen los revólveres en las manos -Facundo Cabral

(Cuando ya todos están callados salta un a voz del costado de todo que empieza a cantar)

Bufoso-.El 38 está cargado

Le puse balas pero no sé si apretar

(Y se frena. Tienen una luz particular que lo está alumbrando a ñel)

Maitlde.-Y si, el bufoso ¿Y cuál iba a cantar que ni fuera el 38 de Divididos?

Bufoso.-En el oeste está el agite

El líder manda pero vos, vos te quebras

(Para sorpresa de todos el busofo canta  muy bien)

Bufoso.-Y para qué tanto amor

Si de chiquito sos así

 (Y con eso se calla. Y Cacho termina la última parte de ¿Y quien es él? De Perales)

Cacho,- Es un ladrón que me a robado todo

(Cuando ya todo lo de los cantos termina, el operario dos, el más alto, que aún faltaba cantar,  y ya se había sentado, empieza a hacer un ritmo golpeándose las piernas. Cuando ya tiene la atención de todos, empieza a relatar. Una luz particular lo destaca)

Operario alto.-Dicen que bajo del cielo con casi su mejor gambeta, que a los poderosos reta y ataca a los villanos sin más armas en la mano que un diez en la camiseta

(Y atrás de eso  empieza a cantar)

Operario alto.- Cae del cielo brillante balón, toda la gente y todo el mundo ve

Una revancha redonda en su pie, todo el país con él corriendo va

Caen las tropas de su majestad, y cae el norte de la Italia rica

y el Papa dando vueltas no se explica, muerde la lengua de Joao Havelange.

(Todos le prestan atención, todos hacen coros del estribillo y todos cantan la letra con él)

Todos.-Maradó, Maradó.

Operario alto.-Y la champaña que descorchan hoy, guarden los corchos para un bote hacerque viene el río del hambre y la sed, y ya no hay goles que den de morfar

(Cuando terminan la parte cantada y van al estribillo agitan las manos donde no tienen revolver, hacen un pogo, se chocan entre si y alientan a Maradona)

Todos.-Maradó, Maradó.

(Entre medio de la agitación el baile y el canto por ahí se escucha algún perdido)

Hortensio.-Te quiero diegooooooooo

Matilde.-Gracias Diegooo

Operario alto.- Y sigue el Diego, el mejor en lo suyo, si vos lo fueras no habría tanto yuyo

y va el cafiolo por el tobogán, va para arriba va riendo, ja!

Todos.-Maradó, Maradó.

Operario alto.- Cuando se caigan a pedazos las paredes de esta gran ciudad

cuando no queden en el aire más cenizas de lo que será, que será

Todos.- Maradó, Maradó, maradooo maradooo, maradoo maradoo

(Cuando terminan de cantar y se quedan quietos de golpe, al costado de la multitud Cacho y Umbrela se besan, mientras todos los miran en silencio. El Indec les vacía los tiros del revolver que tiene al Suricato. Parado, de frente, tirando a mano firme, los seis tiros. El apagón se produce cuando suena el primero. Los otros cinco se hacen en oscuro. Se escucha los tiros en off)

 (Tiros en off en oscuro)

(Apagón)

Final uno

 

Epilogo

 

Escena 10

El beso

 

Personajes;

Suaverio

Cacho

Matilde

Indec

Umbrela

Suricato

Tero

Hortensio

Lucrecio

Bufoso

Operario alto

Operario petiso

 

(Suena la música de sala, que es “Suavemente” de Soda Stereo. El escenario se vacía. Se vuelve a prender la luz y el escenario está vacío. Se prende luz de sala)

(En el  vacío salen Cacho y Umbrela tomados de la mano, saludan inclinándose y se van a un costado y se ponen en el mismo lugar donde estaban en la escena que acaba de terminar y en la misma posición. Con los labios bien cerquita, el beso a punto de dárselo pero sin dárselo.

Salen después En Indec y el Suricato, van hasta el medio. Saludan al público inclinándose. Se van al lugar en que estaban, cómo estaban antes del apagón y siguen armando la escena. Se ponen el indec en posición de haber disparado, y el Suricato en posición de haber sido baleado. Después salen los dos operarios y el Bufoso, saludan y se ponen en la posición que estaban antes del apagón. Salen Suaverio y Lucrecio, saludan, y se van a poner en la posición que estaban. Por último salen Matilde y El Tero. Matilde sale mirando a Cacho y Umbrela y El Tero sale mirando al Suricato. Saludan, se van a poner en la posición en la que estaban y terminan de armar la escena)   

  (Están todos en el medio del escenario en la misma posición, Cacho y Umbrela se están dando un beso. Y en esa posición pasa uno de los actores de la escena anterior con un cartel de boxeo levantado. Da una vuelta alrededor de Umbrela y Cacho mostrandodo el cartel, que de un lado dice: “Escena 10” Y del otro lado “El beso” Cuando está saliendo Cacho y Umbrela siguen con el beso y la voz en off del relator lo relata

Voz en off de relator.- Cuando el Indec le termina de vaciar los seis tiros del revolver 38 de tanque a tres metros del Suricato, sigue disparando, el revolver gatillando en seco. Todos comienzan a aplaudirlo. Atrás de todo eso, Umbrela y Cacho se besan de manera tierna, como descubriéndose los labios, inventando el labio del otro con el beso, dándole forma con el tanteo de sus labios, de su lengua, como el movimiento de sus nucas. El beso es un beso en la cámara lo más lenta posible, como si tuvieran miedo de romper al otro, como si en ese mundo, en esa situación tuviera  un excesivo cuidado con el otro, con el otro que inventaban, con el otro que invitaban, con el otro al que ingresaban, con el otro que iniciaban.

(Apagón)

 

Escena 11

Agujeros en la pared

 

Personajes;

Suaverio

Cacho

Matilde

Indec

Umbrela

Suricato

Tero

Hortensio

Lucrecio

Bufoso

Operario alto

Operario petiso

 

(Enseguida se prende la luz y están todos en la misma posición, Cacho y Umbrela ya no se besan. La imagen de la pared atrás del Suricato, es una imagen de tiro al blanco. Entra uno de los actores de la escena anterior con un cartel de round boxeo, que dice de un lado “Escena 11” Y del otro “Agujeros en la pared” Da una vuelta corta mostrándolo y pasando más que nada por el lado del suricato y y los agujeros en la pared)

(Se escucha el relato de la situación en voz en off. Ellos van haciendo lo que la voz en off va relatando)

Voz en off del relator.- Cuando el Indec deja de gatillar en seco, se frena, todos dejan de aplaudir y Cacho y Umbrela dejan de besarse. Todos miran hacia donde los disparos del Indec habían salido hacia el suricato. El suricato está parado, no había caído, y está en silencio, no se queja. Lo rodea una nube de polvo que casi lo tapa, como si estuviera en otro sitio, o viniendo desde ahí de otra dimensión. Cuando se va disipando la nube, el Suricato los ve a todos parados, mirándolo en silencio. El indec, que tiene el revolver con el que le había disparado, reposando en la mano que cuelga del brazo sobre la pierna. El Suricato había recibido seis disparos de una distancia de tres metros, hace una rápida instantanea búsqueda de agujeros, de dolores en su cuerpo, no encuentra nada. Después busca humedades, nada. Busca dolores, zonas que no siente, nada. Está intacto. Después mira para abajo a ver si él está en el piso acribillado y sobre lo que está parado era su alma, o su espíritu, pero en el piso no hay nada. Después se le viene a la mente una imagen más fantasiosa. Es súper poderoso, las balas le rebotan y le han ido a pegar a ellos. Los mira a ver si hay alguno caído. Nada, todos parados, mirándolo. Finalmente escucha la voz de su fusilador, el Indec que le propone, mire la pared. Mira la pared. La pared en torno a su silueta tiene el agujero de seis balas, dibuja la silueta perfecta de su parte de arriba. Piensa que tipo más estúpido, erra todos, pero no lo dice. Matilde anticipa su pensamiento)

Matilde.-El Indec es un brillante tirador, practica tiro todos los días

Indec.-No lo quise matar. Vaya tranquilo amigo, tome la posibilidad que le ofrece el Hortensio, nadie lo va a matar acá

Suricato.-¿Y para que me disparo todas esas balas?

Indec .-Para que con esta arma ya no se lo pueda matar. Vaya tranquilo. Bien sabe usted que nos hizo sumar a ese negociado suyo

Suricato.-Bueno si

Indec.-Varias veces, y varias veces salió mal entre comillas, y todas las veces perdimos toda la plata y quedamos en la calle y tuvimos que empezar de nuevo. Otra vez empezar de nuevo porque otros se llevan la plata, un ejercicio de siempre en este país

Suricato.-Es que..

Indec.-No me diga nada, vaya. Si amigo, lo perdono, nadie está preparado para no dañar, todo lo contrario tenemos todo un entrenamiento para hacerle mal al otro, queriendo o sin quererlo. Vaya usted.

(El Suricato agacha la cabeza en señal de saludo, y sale con Hortensio en silencio. Atrás de él se van todos los demás, de a poco, uno por uno, guardando sus armas y sus rencores, sus emociones y sus imposiciones. Cuando todos se van quedan los cinco de siempre, Cacho, Umbrela, el Indec, Matilde y Suaverio. Se van a sentar en las sillas. Para sentarse umbrela y Cacho se sueltan de la mano pero se sientan pegados)

 

Escena 12

Los suaves

 

Personajes;

Suaverio

Cacho

Matilde

Indec

Umbrela


 

(Se vuelve a encender la luz. Están los cinco sentados en la misma posición de siempre. Entra un actor de la escena anterior, puede ser cualquier de los que acaba de irse levantando un cartel de boxeo. El cartel dice de un lado “Última escena” Y del otro “Los suaves” Da una vuelta y sale. Los cinco sentados en su posicio final empiezan a charlar

Indec.-Amigo ¿Qué es el comité de la suavidad?

Matilde.-Esto querido

Indec.-No entiendo

Matilde.-Yo sí

Suaverio.-Los comités de la suavidad son comités donde buscamos a los suaves del barrio

Indec.-¿Gays? ¿Cómo yo?

Suaverio.-No no, los suaves, los que andan suave por la vida, los que no hacen ruido, los que no desarreglan, los que no se imponen en la vida de los demás y le dejan todo patas para arriba. Los que dejan que las cosas transiten por ellos y con eso se resuelva, y a veces ayudan a que otros dejen que las cosas transiten por ellos y con eso se resuelvan. Los nuevos revolucionarios, los suaves

(Se levantan todos los actores y empiezan a desarmar todos los elementos de la escena, como si fueran operario. Mientras desarman toda la escena tiene  este último diálogo)

Indec.-¿Para qué quieren a los suaves?

Suaverio.-Vea Indec es con los suaves como se va a arreglar todo esto. Los suaves, aquellos que aceptan

Indec.-Los que aceptan son los dominados

Suaverio.-Los dominados aceptan pero no quieren. Los suaves aceptan; a ver dónde vas vos con todo esto. Dejan transitar

Matilde.-Esos son los indiferentes

Suaverio.-Los indiferentes no viven las experiencias o las viven negándolas de algún modo Matilde. Los suaves  viven las experiencias sabiendo estar en ellas, hacen de nuevo rodar el mundo en todo lo que está trabado. Son como el chi, la energía que pasa. Si el resto del mundo pongamos son chacras o zonas del cuerpo bloqueadas los suaves contribuyen a que eso se desbloquee

Matilde.-No entiendo

(Los personajes siguen dialogando, desarmando toda la escena, llevando y trayendo cosas atrás del escenario, y hablando y gritñandose si están lejos. Dejando el escenario vacío)

Suaverio.-No importa

Indec.-¿Y qué le vio de suave a todo esto?

Suaverio.-Bueno, no fue una experiencia suave, y eso es lo importante

Indec.-No entiendo

Suaverio.-Vea Indec lo importante es encontrar lo suave en lo ruidoso, en lo grueso, la calma en el desastre. Aquellas personas que cuando el barco se incendia siguen tocando la música de la orquesta. O mejor, aquellas personas que cuando el barco de incendia y se hunde le dicen a los demás, acá hay algunos botes salvavidas

Indec.-¿Son los que solucionan?

Suaverio.-De algún modo, y no, son los que no se ponen densos ante lo que viene y dejan que transite

(Entran y pasan los otros actores de la obra, en silencio, acomandose, desarmando todol, guardando sus cosas, preparando sus bolsos y mocilas. Tambien los actores que están en dialogo. Solo hablan los actores del dialogo final y solo el diálogo)

Matilde.-Escúcheme, usted vio todo lo que pasó acá ¿Usted en este lugar vio a algún suave?

Suaverio.-No, suave suave no, asomos de suavidad, restos de un mundo sutil entre los escombros, flores que asoman en la tierra seca de las personas, sonrisas en medio de un desastre. Suavidad en el peor momento, eso busco

Matilde.-¿Quién es el suave acá?

Suaverio.-Indec tuvo un momento de suavidad cuando desarmó los conflictos. Cuando evitó  que los disparon llegaran adonde llegaran. Por más que fue el que tiró, no tiraron los otros porque él fue el que tiró, y no se hirió a nadie porque él fue el que tiró

Matilde.-Mi gordo es incapaz de hacerle mal a nadie

Suaverio.-Así es Matilde. Y usted es suave, por momentos Matilde

Matilde.-Ahhh, jajode

(Cacho larga una carcajada)

Suaverio.-Usted está atenta a todo, observa todo en silencio, y pone una energía silenciosa para que todo vaya bien. Eso es ser suave de lo más suave. La observación y la intención silenciosa

Matilde.-Ahora somos monjes

Suaverio.-No no, pero los monjes si son ustedes

Matilde.-¿Cómo es eso?

Suaverio.-Los monjes son personas como ustedes. Y para el caso es lo mismo

Indec.-¿Y el Cacho? ¿Qué tiene de suave el cacho?

Suaverio.-El Cacho tiene otra forma de suavidad, encontró el amor en medio de la guerra  ¿Dígame si eso no es ser suave?

Matilde.-Bueno, puede ser

Suaverio.-Claro Matilde

Cacho.-¿Y ahora que vamos a hacer?

Suaverio.-Ahora vamos a dejar este comité abierto acá, para que más gente pueda entender y hacer si quiere esto de ser suave. Yo me voy a ir a abrir otro comité. Quiero abrir comités de la suavidad en todo el país, cada ciudad, cada barrio tiene que tener un comité de la suavidad. Los suaves son los revolucionarios del futuro

Matilde.-Pero si no sabemos que es la suavidad

Suaverio.-Sabemos que es necesaria

(Siguen el dialogo, desarmando todos los actores de la obra la escenografía y preparándose personalmente cada uno para irse, Entrando y saliendo de la ecena. Solo hablan los actores del dialogo final y solo el dialogo final)

Matilde.-Eso si

Suaverio.-El resto lo vamos a aprender haciendo, pero sabemos que es por ahí. Ahora el camino no viene hecho, se hace andando. Eso es también ser suave

Matide.-Interesante

Suaverio.-Yo los voy a dejar, me voy a ir al próximo barrio a fundar el comité de la suavidad del otro barrio. Y me quiero llevar a uno de ustedes que me acompañe. Así como Umbrela me acompaño del barrio anterior

Suaverio.-Sí, Umbrela es una de las suaves que viene del barrio anterior, se va a quedar en este a hacer andar este comité de la suavidad

Indec.-Pero ella castró un perro

Suaverio.-Como les dije, aprendemos haciendo. Lo importante no es como está, lo importante es que está en este camino. Pero también encontró el amor con Cacho. Eso es el camino

Suaverio.-¿Quién me va a acompañar de ustedes a fundar el comité del próximo barrio? Necesitamos un comité por barrio, de todos los barrios del país. Necesitamos que la gente conozca este camino entre los caminos, este grieta en la realidad este espacio dentro suyo

Matilde.-¿Yo puedo?

Indec.-Estaba esperando que vos preguntaras

Matide.-Gordo, en serio

Suaverio.-Yo también. Si hay alguien en este barrio que me puede ayudar a llevar la revolución de los suaves a la aspereza del próximo barrio Matilde, es usted

Indec.-Sí, querida, mientras él lo nombraba yo sabía que de alguna manera eras vos

Matilde.-Pero este barrio, pero vos

Indec.-Te vamos a estar esperando

Suaverio.-Y van a tener trabajo, tienen que hacer andar este comité de la suavidad, todos los otros días. Piensen en lo que pasó hoy, y fue un solo día. Están por venir muchos días más, parecidos, iguales, donde hay que robarle un poquito de suavidad a la dureza, un poquito de continuidad al bloqueo, un poquito de alegría al desastre. Bueno, que se yo, va a ser la suavidad de este barrio. Ustedes van a saber

(Barren el piso todos, tiran desodorante, juntan la taquilla. Aparecen comiéndose una pisa. Aparecen ayudando y comiendo los otros actores de la obra, pero solo haban los personajes con el dialogo asignado que es el dialogo de cierre de la obra)

Matilde.-Bueno

Suaverio.-Nos vamos

Matilde.-¿Ya?

Suaverio.-Sí. Cacho, Indec, Umbrela, quedan a cargo de este comité de la suavidad. Sean suaves con la gente

Matilde.-Te voy a venir a visitar gordo

Indec.-Si si querida, yo también. Todo lo que se pueda

Suaverio.-De eso se trata también, del tránsito entre nosotros, de seguirnos viendo, pero vernos distinto.

(Los cinco se paran. Umbrela y Cacho tomados de la mano)

Suaverio.-¿Cantamos una última canción?

Indec.-Bueno, a coro, todos

(Empieza suaverio y todos saben como siguen y como seguir)

Suaverio.-Alguien me ha dicho que la soledad

Se esconde tras tus ojos

Y que tu blusa atora sentimientos

Que respiras

Umbrela.-Soda Stéreo, Trátame suavemente, hermosa elección

(Todos siguen con lo que viene en coro)

Todos.-Tenés que comprender que no puse tus miedos

Donde están guardados

Y que no podré quitártelos

Si al hacerlo me desgarrás

No quiero soñar mil veces las mismas cosas

Ni contemplarlas sabiamente

Quiero que me trates suavemente

(Ahí se frena suaverio y después todos)

Todos.-Suavemente

Indec.-¿Cómo la concha de la lora?

Todos.-Suavemente, suavemente, suavemente

 (Se prende la luz de sala, de fondo empieza a sonar “Suavemente” Ellos ya están listos, mientras hacían el último dialogo se había estado cambiando la ropa, fuera del escenario. Y con su ropa civil, y sus bolsos, mochilas, bajan del escenario, toman el pasillo del público, y como si fueran e publico se van. Primero Suaverio y Matilde. Y atrás de ellos dos el resto de los actores de la obra)

Fin

Alejandro Miguel

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario