martes, 19 de marzo de 2013

Se sale la cadena del razonamiento


 

Los físicos ahora se están encontrando  con el mismo problema con que se encontraron los místicos orientales, y en algunos momentos los especialistas de las ciencias sociales. El lenguaje humano no contiene la realidad, es limitado para eso. Por eso los físicos tratan de meter la realidad en números, los psicólogos trataron de buscarla debajo del lenguaje, en los fallos de la cadena, donde ven una grieta en el discurso, y uno puede meterse a ver. Y los místicos orientales en el quiebre del razonamiento. No buscan una fisura, la provocan.  Uno de los métodos para provocar una fisura en la cadena del razonamiento son los koanes. Adivinanzas del zen que no tienen sentido, pero que te confunden y detienen la cadenas de especulaciones mentales, frenan las palabras que fabrica la mente en un momento de confusión y por ahí entra la realidad. Uno de los koanes conocidos es “¿Cuál es el rostro original que tenias antes de nacer de tus padres?”

Los koanes son repentinos y rápidos, en ese momento las palabras salen corriendo para todos lados, y la cadena de sentido se sale, sufre una dislocación, en ese breve instante entra otra cosa, que está ahí debajo

A todos deberían decirles unos algunos koanes alguna vez en su vida

No hay comentarios.:

Publicar un comentario