martes, 8 de mayo de 2012

Llueve comida


Pez- Bueno, al final no era tan grande el mar, y no hace límites con montañas ni playa, sino con una cocina y un baño. Allá adelante está la cocina, y ahí al costado el baño. Exageran los poetas. No era tan grande la existencia, como dicen. Nado un poquito, y llego al límite de la existencia, y nado otro poquito, y llego al otro límite. Y lo que sería el océano debería ser ahí en el medio, adonde está el burbujero, el buzo que está siempre quieto, y el cofre que no han venido aún a descubrir.
Lo único sí, tiene una sola cosa buena, llueve comida, de allá de aquel costado. Estamos como algunos, siempre eperando la lluvía. Al principio cuando empezo a llover polvo dijimos "Como está la seca, llueve polvo" pero después era comida. Ojala que llueva café después. Nos juntamos siempre ahí esperando que llueva café


No hay comentarios.:

Publicar un comentario