jueves, 31 de mayo de 2012

Confesiones de un hombre en la crisis del hombre (5)


En el amor mostramos lo que somos, de diferentes maneras llegamos al amor. Están los que son egoístas, y están los que son egoístas consigo mismos. Están con vos, pero no están consigo. Es como hacerlo con un mayordomo. ¿Estás bien? ¿Estás cómoda? Te dicen ¿Te traigo algo?

¿Cómo me vas a traer algo si te necesito acá para hacerlo? Les dicen

¿Queres que te vaya preparando algo para comer mientras lo hacés, y ya después tenés algo listo para comer y recuperar energías?

¿Cómo me vas a preparar algo si lo estoy haciendo con vos?

O estás en medio del acto y te dice “¿Te traigo un cafecito, un entremes? ¿Estás bien atendida?

No

Por ahí te sentís sola, mirás para el costado, y está doblando ropa

¿Querés que te haga unos masajistos mientras terminás?

Pero como me vas a hacer unos masajitos si estás atado, colgando del techo, y  desnudo y

Te sentís bien

O te dice ¿Te sentís bien?  ¿No estás media enferma? Estás agitada, respirás fuerte y te veo diferente a hace un rato, y estás caliente, no tendrás fiebre vos? Te hago un tecito de miel y limón un segundito y vengo?


O llaman a la madre “Mama, estoy con Patricia, está agitada, sudada y tiene temperatura. Si está acá cerca mío,  arriba mío, desnuda. Qué hago? Ay mamá  ¿No le va a hacer mal? Ahhh ¿Se puede hacer eso? ¿Y no se quiebra? ¿Se puede hacer todo eso junto? Le va a doler ¿Cómo metele que son pastales?


No hay comentarios.:

Publicar un comentario