lunes, 25 de abril de 2011

El perro de Hume

-Yo me pregunto ¿Donde termina el perro y empieza la toalla? ¿Donde termina la toalla y empieza el perro? Esta es una casa donde los límites no están definidos. Hemos tenido poblemas de Edipo, y miren como hemos quedado. Tenia razón Hume, la realidad no tiene los conceptos sino los accidentes que uno ordena en su cabeza. Acá no hay sustancia sino experiencia bruta desordenada ¿Y ahora como los ordenamos? Pobre perro, no se cansa de gritar "No se sequen conmigo! No se sequen conmigo!"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario