miércoles, 8 de septiembre de 2021

Contornos (Obra de teatro)


Facundo

Damián

Maestro

Alumno

Jorge

Rubén

Periodista

Hecho

 

(Cuatro pares de actores cada uno a cada costado del escenario. Se abre despacito la luz general del escenario, y se ven en penumbra las cuatro escenografías en el escenario. Todo el escenario en el medio está vacío. Al costado izquierdo pegado al público hay dos actores, y la escenografía de su mundo. Al costado derecho, pegado al público hay dos actores y la escenografía de su mundo. Al costado derecho al fondo del escenario, hay dos actores  la escenografía de su mundo. Y al costado izquierdo, pegado al fondo, hay dos actores y la escenografía de su mundo. El escenario está dividido en cinco partes. Los cuatro pequeños escenarios de los bordes del escenario y el espacio vacío más grande en el medio. Va a actuar solo un grupo de actores por escena, La luz y el sonido van a estar concentrados sobre los que están actuando en el momento, los otros mientras tanto van a quedar en semi penumbra como un costado poco visible, observando a los actores que están actuando y la historia que están contando. Los primeros en actuar son los actores del costado derecho del escenario, delante de todo)

 

Escena uno

 

Facundo

Damián

 

(Se abre la luz sobre la escenografía de la derecha, adelante de todo. Las otras tres escenografías quedan en semipenumbra. Hay dos amigos vestidos casuales, de andar en la calle, ante lo que parece ser una cámara que está a la altura del techo y que parece ser una cámara de calle de la municipalidad de control y monitoreo. Hablan ante la cámara)

Facundo.-Los límites del sistema son los límites del sistema de visualización hoy.  Mi última publicación de faceb. Dos me gusta,  y uno soy yo, y otro me lo hice con el celular de mi novia, también soy yo

Damián.-¿Dos me gusta y tenés novia? Sos un capo

Facundo.-¿No te das cuenta lo que somos?

Damián.-¿Dos perdedores?

Facundo.-Noo ¿No te das cuenta? Algo más profundo. Inteligentes

Damián.-Ah, caramba. No sabía

Facundo.-Todos somos inteligentes, el sistema estructuralmente nos trata como ignorantes, y le tenemos que soportar eso. Sostenérselo. El sistema para tratarnos como ignorantes, necesita que se lo sostengamos. No puede tratarnos como ignorantes a espaldas nuestra

Damián.-Claro

Facundo.-¿No te das cuenta lo que somos?

Damián.-No

Facundo.-Revolucionarios

Damián.-¿Por qué no nos ponen me gusta a nuestras publicaciones?

Facundo.-Claro querido, estamos al borde del sistema. Hoy el sistema no es el sistema físico, es el sistema tecnológico, y los que están al borde del sistema, son los que están al borde del sistema tecnológico. Somos los marxistas de los redes

Damián.-¿Por qué no nos comparten las publicaciones?

Facundo.-Claro querido. E inteligencia debe tener gente siguiéndolos, porque amenazamos su sistema

Damián.-¿Vos decís que tener publicaciones con ningún me gusta, canales de YouTube con tres subscriptores, cuentas de faceb con ningún seguidor, hace que el sistema de control de este país esté preocupado por nosotros?

Facundo.-Pero claro

Damián.-¿Para vos ahora el presidente está reunido con el ministro de seguridad y la cúpula de la policía, preguntando: ¿Qué hacemos con facundo y Matías que juntan cinco me gusta entre los dos en les últimas diez publicaciones que hicieron en el faceb y son casi todas de ellos?

Facundo.-Exactamente Matías

Damián.- Como ha cambiado el sistema de revolución

Facundo.-Claro querido, la revolución es dinámica, sino el sistema se incorpora

Damián.-¿Vos decís facundo, que somos los nuevos marxistas?

Facundo.-Una superación dentro de la doctrina

Damián.-Caramba, bueno. (Mira a su amigo, mira a la cámara, y le dice) ¿Te vas poner o no?

Facundo.-Sí, solo, un minuto, no mirés la vidriera, mirá la cámara

(Los dos amigos se ponen delante de lo que sería la cámara. Se ponen en un pedacito, como de costado, y como calculando y saliendo del encuadre del centro)

Facundo.-Disfrutalo, este es nuestro momento

Damián.- ¿Estamos haciendo historia?

Facundo.- Estamos cambiando el mundo

Damián.-¿Cómo vamos a estar cambiando el mundo estando un ratito delante de una de las tantas cámaras que filman las 24hs en el sistema de seguridad de la ciudad. Una de las cinco mil que hay?

Facundo.-Robamos visibilidad en los bordes de los sistemas de visibilidad

Damián.- ¿Qué hago, sonrió?

Facundo.-¿Cómo vas a sonreír? Somos revolucionarios, estamos haciendo un hecho que va en contra de lo establecido

Damián.-Esa cámara está establecida ahí para esto, filmarnos

Facundo.-Como ellos quieren, de casualidad, como si no estuviera

Damián.-¿Somos osos en el bosque?

Facundo.-No lo podría haber dicho mejor yo, vos lo dijiste. Somos osos en el bosque, dos animales salvajes, solitarios, con su sistema existencial en crisis, en este bosque simbólico, vigilados todo el tiempo. Pero acá nosotros nos ponemos delante de la filmación, para ser filmados. Como si los osos en el bosque buscaran ser filmados

Damián.-No entiendo la revolución en esto

Facundo.-En un sistema que nos quiere invisibilizar, robamos pequeños bordes de visibilidad. Estamos en los bordes de la visibilidad

(Facundo controla, se mira, mira a Damián, pregunta)

Facundo.-¿Estas al borde de la cámara? Casi a un costado

Damián.-Si sí, creo que si

Facundo.-Bien, no te pongas al medio, nosotros no estamos en el centro. Estamos en el borde

(Y enseguida lo corre levemente con la mano para que salga del foco de la cámara)

Facundo.-Listo, ya está, solo un minuto. No más que eso

(Damián intenta volver al primer plano de la cámara pero Facundo lo corre)

Damián.-¿No entiendo, salimos a o no salimos en la cámara?

Facundo.-Sí, pero solo un poco, y en un borde. No queremos el protagonismo

Damián.- Creí que lo hacíamos por eso

Facundo.-No querido, lo hacemos por todo lo contrario a eso. Ser protagonista es estar absorbido por el sistema. Nosotros somos actores de reparto que robamos visibilidad

Damián.-¿Y para que lo hacemos? ¿No es lo que ya nos pasa?

Facundo.-Una cosa es si nos pasa y otra cosa es si lo hacemos a propósito. Bueno, listo. Ya empezamos la revolución. Le hemos dado un gran golpe al sistema simbólico, el centro no está en el centro, está en los bordes

(Se quedan en el escenario cerrando la charla, con la luz volviéndose tenue hasta apagarse por completo)

Damián.-Pero los bordes son exagerados

Facundo.-No, el sistema simbólico se corrió, ahora el centro es el nuevo borde. Ahí está la exageración

(Apagón, Y enseguida se prende la luz sobre la pequeña escenografía de atrás de ellos. Los otros tres bloques de escenario quedan en penumbra)

 

Escena dos

 

Periodista

Hecho

 

 (Se prende la luz en el costado izquierdo, al fondo, en la escenografía hay  dos personas hablando, parece un muy pequeño estudio de televisión. Hay un periodista parado detrás una pequeña de una tarima, que parece una tarima para dar noticias de un noticiero. Y al lado de el en un silloncito bajito, tipo living, hay un señor sentado. Todo el tiempo van a estar conversando entre ellos mirando hacia adelante, como si le hablaran a una cámara que hay adelante)

Periodista.-¿Cómo los va queridos televidentes? ¿Cómo anda mariano? Mariano nos va a acompañar hoy, Mariano es el hecho. No solo estamos en el lugar de los hechos, los hechos vienen hasta donde estamos nosotros. Nos están obligando a que mientras hablamos de los hechos, veamos los hechos, así que traemos los hechos al estudio, y mientras contamos sobre ellos le vemos la reacción

Hecho.-Pero no le preguntan nada

Periodista.-Claro, no sería la idea, la idea sería observar el hecho, o sea usted. Si el hecho habla deja de ser hecho objetivo y pasa a ser subjetivo

Hecho.-No le preguntan nada al hecho

Periodista.-Los hechos no hablan amigo, si hablaran serian una interpretación de los hechos

Hecho.-Yo estoy acá para contar los que nos pasa

Periodista.-Quédese callado donde está hecho. Créame, es mejor para usted, siempre va a ser mejor ser un hecho y no una interpretación. En el mecanismo de las interpretaciones se pierde toda la verdad. Y a nosotros la ley nos obliga a traer un hecho, no una interpretación del hecho. Interpretaciones ya teníamos

Hecho.-Hagan de cuenta que no estoy

Periodista.-No, eso no es un hecho, el hecho está, lo que no esta es el no hecho .Vamos con un informe, sobre trabajo. Y antes de hablar de trabajo pregunto, y le pregunto ¿Porque está él acá? Si hay tantos hechos., etá lleno de hechos ¿Por qué este señor quiere destacar sobre los demás y venir acá. Si usted destaca por sobre todos los otros hechos, si rompe esa armonía, estamos hablando de otra cosa Mariano. Usted seria otra cosa 

(Los dos hablan mirando hacia el frente, sin mirarse, conversando entre ellos todo el tiempo pero mirando donde estaría una cámara tomándolos en vivo)

Hecho.-No entiendo ¿Qué sería?

Periodista.-Un hecho que se destaca por sobre los demás y rompe el equilibrio, es una patología

Hecho.-No, yo no quiero ser eso

Periodista.-O un exceso. o una ilegalidad ¿Por qué no?

Hecho.-¿Cómo voy a ser una ilegalidad si yo soy un marco legal? Estoy acá por eso

Periodista.-Nunca sabemos cómo son las cosas ¡Barrios de la ciudad! – (Introduce de golpe un nuevo tema el conductor)- ¿Cuáles son nuestros problemas con los barrios? ¿Cuáles son los peores barrios? El problema en este país es siempre la zona sur. Si hacemos un país por fuera de la zona sur ahorramos muchísimos problemas

Hecho.-Yo soy de la zona sur

Periodista.-Los de la zona sur son la parte atrasada del país, son, a ver cómo decirle, un lastre

Hecho.-Muchas gracias

Periodista.-No producen, no se educan, no trabajan, no colaboran, no cumplen las leyes

Hecho.- Capaz que quiera que me vaya así habla tranquilo de mí. Yo me iría yendo. Me siento en peligro,  un peligro, como decirle, interpretativo.

Periodista.-Yo creo que hay que hacer un pequeño país sin a zona sur

Hecho.-Por ahí está incómodo queriendo hablar de algo que me implica y por ahí, al estar yo se reprime, Se lo digo con toda la suavidad del mundo para no dar lugar a interpretaciones ni hechos no deseados. Para mí en este lugar el hecho claramente es usted

Periodista.-¡Don Mariano! – (Salta el conductor como tomado por otro tema) ¿La está pasando bien? Nos alegra tenerlo acá

(Mariano no responde)

Periodista.-Ha visto que bien se la pasa acá, hay un buen clima, el programa es ameno. Estamos contentos de tenerlo

Hecho.-Gracias, me estaría yendo, si quieren

Periodista.-¿Por qué era que estaba acá?  Ah, sí. Nueva disposición gubernamental, los hechos tienen que estar en el estudio también, así los periodistas no nos sentimos tan lejos de los hechos y las personas cuando informamos, y tenemos más empatía. Nos damos cuenta que lo que informamos tiene personas que escuchan, que los afecta, y para eso tenemos que tenerlos acá y ver cómo les afecta. Así que este es el hecho- (Lo mira. Se para y se pone a mirarlo desde arriba)

Hecho.-Para mí el hecho es usted

Periodista.-Usted es el hecho con tendencia a ser más hecho de lo que debería. Más tirando a exceso, patología o ilegalidad

Hecho.-¿Soy una patología? Yo diría que soy una tendencia

Periodista.-Este es el hecho. Se lo ve bastante hecho mierda Es que estamos en crisis-

Hecho.- Capaz que voy a tener la culpa de todo. No quiero tener la culpa de todo, yo no he hecho nada

Periodista.-Las cosas que suceden son. Usted es el hecho, las cosas, los momentos. Nosotros informamos momentos, usted es un momento. Estamos viviendo momentos malos. Que momentos, que momentos difíciles- (Sigue Barriales mirándolo de arriba abajo)- ¡Buenooooo, hemos terminado el primerrrr bloquee!- (Vuelve a como  a ser invadido por una temática  y a cambiar el ángulo de la conducción) Quedenseeeee, quedenseeee para el segundo ¿Se queda Luis? Quédese con nosotros ¿La está pasando bien? Ehhh, si, es lo mismo que en su casa. No solo entramos a las casas de los televidentes, ahora los televidentes vienen a nuestras casas. El límite entre nosotros no existe, todos somos la misma cosa

 (Se apaga la luz de esa escenografía y se prende la luz de la pequeña escenografía tres, en el costado izquierdo, atrás, del escenario. Después de quedar a oscuras y de a poco el espacio del escenario donde transcurrió la escena dos, se va a abriendo un poco más la luz, para quedar en penumbras y que quede alumbrada la escenografía tres con las otras en penumbra)

 

Escena tres

 

Maestro

Alumno

 

(Se abre la luz sobre la escenografía tres. En la parte del costado izquierdo, atrás del escenario, el pequeño escenario del fondo, hay dos actores hablando, hablan como ante una puerta. Su escena esta desprovista de cosas, solo ellos, y el pequeño espacio en el que hablan y caminan, que sería la calle y un par de lugares que hacen de puerta donde se van a detener a conversar lo que miran en el piso. Están hablando ante lo que sería una puerta)

 

Alumno.-De nuevo  explicame que somos

Maestro.-Somos el contorno

Alumno.-¿Cómo se llama esto?

Maestro.-Asociación de contornos

Alumno.-¿Y por qué yo querría pertenecer a algo así?

Maestro.-Es un lugar de mucho honor

Alumno.-Explicame de nuevo que hacemos

Maestro.-Lo que no quiere hacer nadie

Alumno.-Eso no me lo explica mucho

Maestro.-Todos quieren ser el medio, todos quieren ser el centro. Y la lucha de existir, que en este lugar es pertenecer, es por ser el centro. Y como todos quieren ser el centro y estar en el centro ¿Qué es lo que pasa? Como los partidos malos de futbol, se acumulan las personas en el centro del campo, se vuelve un barullo, nadie puede desarrollar nada porque todos se bloquean y quedan muchos espacios de campo libres, sin utilización. Así se ha vuelto la vida, algo que tiene mucho campo libre y no lo vemos, porque estamos acumulados todos en lo mismo ¿Estamos de acuerdo con eso?

Alumno.-No sé, podría ser

Maestro.-En la vida pasa lo mismo, todos quieren ser el centro, estar en el medio, nadie quiere ser alguien de los costados, y mucho menos fuera de la foto. En la foto todos quieren una buena posición. Y la vida es una foto

Alumno.-¿La vida es una foto?

Maestro.-Como la han vuelto si, la han estado deteniendo. Bueno, pero ese medio, necesitan para ser medio algo por oposición, lo que se mira necesita para ser mirado, lo que no se mira. Sinó como sabe que es mirado. Y eso que no se ve pero lo necesita, lo que está en el centro, es muy importante, porque sostiene ese centro en el centro

Alumno.-¿Y eso que sería?

Maestro.-El contorno. El borde. Lo que yo te propongo es que nosotros seamos los contornos, los bordes de las vidas de las personas. El espacio no visible que delimita el espacio visible de ellos

Alumno.-¿Qué no lo somos ya?

Maestro.-Sí, pero eso te lo propongo, porque lo hemos sido siempre, lo sabemos hacer

Alumno.-¿No se le llama a eso perdedores?

Maestro.-Nos han dado muchos nombres

Alumno.-Ignorados

Maestro.-Alguno de ellos

Alumno.-Inexistentes

Maestro.-Puede ser, de muchas maneras nos han llamado

Alumno.-No invitados

Maestro.-Otro de ellos ¿Y no es maravilloso?

Alumno.-¿Qué? ¿Ser ignorado?

Maestro.-No, ser un no invitado, es hasta poético

Alumno.-Y bueno, no es lo que somos ya lo que me proponés

Maestro.-Te propongo que lo seamos con conciencia, que lo abrasemos, que lo deseemos ser, y que hagamos esa actividad con felicidad. Nosotros somos los que les damos el marco a los otros para que los otros se visualicen

(Están hablando de pie, ante lo que sería  la puerta de entrada a un lugar exclusivo, una fiesta, que  queda afuera del escenario y de la visión, solo se los ve a ellos interactuar en los bordes de la fiesta, con la fiesta. El maestro habla con lo que sería un portero, que esta fuera de escena y no visto)

Maestro.-¿Se fijó si estamos invitados? Bueno… No estamos invitados…Si si querido, disculpe,  ahí nos corremos así pasan los invitados. Este es nuestro espacio, estar en un costado para que estén los que sí está. Les hacemos el marco y le damos la diferenciación que les permite ser el centro. Ya sabíamos que no estábamos invitados, quería que el portero no los dijera ¿Puede buscar de nuevo en la lista?... Listo, entendido, no se enoje, no estamos en la lista (Se dirige a su alumno) Es hermoso lo que nos dijo

Alumno.-No me gusta ser el contorno

Maestro.-Nosotros posibilitamos que los otros sean. Sin nosotros, todos eso que entran a la fiesta, no estarían en el medio. Todo medio necesita contornos, nosotros

Alumno.-Un concepto un poco conformista ¿En que cambia esto lo que ya viene sucediendo?

Maestro.-Que los contornos suelen querer ser el centro, pujan para ser, envidian, ignoran, luchan, y descompensan las cosas hacia una acumulación tensa en el medio. Abandonan el contorno. Y nosotros deseamos, abrazamos ser el contorno, entendemos que es necesario que algunos sean contornos a veces,  y otras veces el centro. Y no luchamos, acompañamos, pero sin esperar el momento de ser el medio. En este espacio somos el contorno (Le vuelve a hablar a un supuesto portero que queda fuera de escena) Jefe… Ya sabemos que no estamos invitados, no somos el centro acá, somos el contorno que sostiene el centro (Después les habla a unos supuestos invitados que van entrando a la fiesta, fuera de escena)- Pasen, pasen, gente del centro. Nosotros somos el contorno, no somos el medio. Si una casa tiene un living, una chimenea y un quincho. Un día no se le puede ocurrir a la chimenea y el quincho, ser el living

(Empiezan a caminar ando vueltas por su pequeño espacio de escenario, charlando)

Alumno.-No me gusta

Maestro.-Claro que no, te gusta ser el centro ¿Recordame lo que hacías de chiquito a en los cumpleaños de tus amiguitos?

Alumno.-Lo que te conté la otra..

Maestro.-Si si

Alumno.-Iba y les pagaba las velitas

Maestro.-Claro, eras el centro, no el contorno ¿Y qué hacías con eso?

Alumno.-No se

Maestro.-Descompensabas el cumpleaños. Tenés que aprender a ser el contorno

Maestro.-Si nosotros hacemos el contorno de los otros, pero lo hacemos bien, alargamos el espacio hacia atrás y lo sostenemos, le damos a dar profundidad y cierre, lo ampliamos. Un contorno. Nosotros acá somos el contorno. Y ser el contorno es un trabajo muy difícil, hay que ser muy consciente

Alumno.-Caramba

Maestro.-Somos el fondo que sostiene la figura, sostenemos desde el limite el adentro

(Los dos amigos siguen caminando dando vueltas alrededor de su pequeño espacio de escenario y charlando)

Maestro.-Que lugar maravilloso para hacer de contorno, casi que la actividad se hace sola, solo hay que saber disfrutarla

Alumno.-¿Cómo?

Maestro.-Entendiéndola

(Se para frente a lo que parecería una puerta que queda fuera de escenario. Toca lo que sería una especie de timbre)

Maestro.-Llegamos donde quería

Alumno.-¿Dónde estamos?

(Le habla a alguien que no se ve y que las repuestas se leen en la charla de ellos. Su alumno lo reconoce y habla con ese alguien fuera de foco y fuera de escenario)

Alumno.-¡Lopresti! ¿Sos vos Lopresti? Sii, yo, Iralde, soy Iralde. No, bueno, yo no vine…Es que es bueno él me traj…

(Los dos hablan mirando a donde estaría ese amigo fuera de la puerta, Lopresti, porque van a hablar mirándolo a él)

Maestro.-Es tu amigo de la infancia, lo sé. Hace 40 años que no lo ves, lo sé. Lo investigue. A él fue al primero que le apagaste las velas en su cumpleaños y no lo dejaste apagar. Los descumpleañaste diríamos (Le habla a Lopresti) Disculpe, la asociación le pide disculpas de su descumpleaniacion por parte de unos de nuestra miembros

Alumno.-No, yo no sé tampoco que te está diciendo Lopresti… No tengo nada que ver

Maestro.-Todo tenes que ver ¿Qué se le dice al señor?

(El alumno enseguida entra en conciencia)

Alumno.-Es cierto Lopresti, en todos los cumpleaños que me invitaste, yo apagué las velas cuando te tocaba a vos. Te descompense el cumpleaños, yo era el contorno, vos eras el centro

Maestro. -Venimos a pedir disculpa y a arreglar ese hecho de desorden espacial, simbólico y visual de los cumpleaños suyos

Alumno.-Si hace falta querido… También te comí toda la torta…Estaba para comerse, pero no antes que canten el feliz cumpleaños, como te hice yo… Y a veces te robé los regalos y me los llevé… Si, perdón, era yo…Y los cumpleaños posteriores, cuando éramos adolescentes, me acordaba la fecha pero te saludaba mucho después. Es inmaduro, lo se…He estado descumpleñisandote Lopresti

Maestro.- Ha estado descumpleañizandolo Lopresti

Maestro.-Si, que hay problema… Siempre con ese aire superado… Espera, no te vayas. Sé que te dolió. Vos eras el centro, yo el contorno, ahora lo entiendo

(El maestro tiene ahora en la mano una torta con una vela prendida)

Maestro.-Apague Lopresti. Este es un resarcimiento de la asociación por los comportamientos de nuestro miembro

Alumno.-Sabemos que es de acá seis meses… yo lo se más que nada. Planificaba un montón de cosas para tus cumpleaños, el día de las abejas, de las langostas, de las hormigas en la torta. Si fui yo

Maestro.-Apague, se le deben 15 cumpleaños

Alumno.-Si hace falta

Maestro.-Que los cumplas felizzzz

Alumno.-Que los cumplas felizzzzz

Alumno.-Apaga, apaga tranquilo Lopresti. No me mires,  no te voy a apagar las velas antes. Ahí está, despacitooo, bien… Bueno… no se apagó, No tiene experiencia. Nunca se las dejamos apagar

(El maestro se moja los dedos y apaga con los dedos)

Maestro.-Biennnnnnnn

Alumno.-Biennnnn

(Le dejan la torta en el piso y se van)

Maestro.-Que las disfrute

(Empiezan a caminar de nuevo ambos dando vueltas en círculo alrededor de su  pequeño espacio de escenario y charlando)

Alumno.-Que lindo momento

Maestro.-Raro, lindo, raro también. Ahora solo nos quedan 89 personas, con 89 cumpleaños más, y eso varias veces. Los tenemos a todos encontrados. Esto recién empieza. Contorno acuérdese, ser el contorno después de algunos años, y en estas sociedades, para algunos, es un acto de conciencia y voluntad

(Siguen caminando y así caminando en su pequeña escenografía siguen charlando y se va atenuando la luz hasta producirse el apagón completo. En apagón ellos charlan las últimas palabras. Mientras se prende el pequeño escenario de adelante, donde va a transcurrir la última historia)

Alumno.-La pasamos bien en el cumpleaños de Lopresti

Maestro.-Ha visto

Alumno.-La revolución es esto

Maestro.-La revolución es esto

(Apagón total y la historia pasa completa a la escenografía de adelante que ya está prendido y con los actores actuando. De a poco esta tercera escenografía va recuperando la luz hasta quedar en penumbra)  

 

Escena cuatro

Rubén

Jorge

 

(En la parte del costado derecho, adelante del escenario, en la pequeña escenografía, hay dos actores hablando mirando algo pequeño que hay en el piso. Su escenografía está desprovista de cosas, solo ellos, un piso, y lo que miran en el piso. Toda la escena van a estar hablando mirando el piso)

 Rubén.-¿Así que esa es la araña monje?

Jorge.-Si

Rubén.-Le pegó humildad cuando se bautizó ¿Por qué semejante nombre?

 Jorge.-Ahí va aparecer. Ahí está

Rubén.-¿Esa es?

Jorge.-Es es nomás

Rubén.-Diminuta. La uña de un meñique

Jorge.-Pero viste que dicen que las arañas más chiquitas son las más poderosas

Rubén.-Sí, parece que tienen contenido todo adentro, como un big bang, y que les sale un montón de potencia de un espacio más pequeño y concentran el golpe

Jorge.-Como un golpe de Tae Kwondo. Te concentra toda la potencia en un solo punto

Rubén.-Vos lo dijiste, las arañas son tae kwondistas

Jorge.-Ves que es blanca, y esa marca negra que tiene alrededor, cinto negro

Ruben.-Naaa, estamos exagerando

Jorge.-Yo esta araña la vi cuando era cinto rojo, hace un año. Tenía la misma raya roja. Y no sé si me la cruce cuando era cinco azul

Rubén.- Noo, no sé si funciona así el mundo de las arañas

Jorge.-Vos les acercás un dedo y te hace una toma, y quedás boca arriba tirado más allá

Rubén.-No, no es así, pero te puede picar y el veneno de esa araña es terrible

Jorge.-¿De esta? No no

Rubén.-Sí, de esa araña ¿De qué estamos hablando?

Jorge.-No, de esta no no

Rubén.-Pero no se llama la araña monje

Jorge.-Porque es buenísima

Rubén.-Ah, pensé que era por su poder

Jorge.-Por el poder de sus telas sí. Hace las telas más grandes y más poderosas del planeta, como esa

Rubén.-¿De dónde saca todo eso?

Jorge.-Creo que de la cola, la va cagando, la tela es excremento

Ruben.-Noooo, me jodés

Jorge.-Si si, lo vi en un documental

Rubén.-¿Vos decís que a las víctimas, moscas, mosquitos, etc, los atrapa en la mierda?

Jorge.-Y si, es metafórico, uno siempre queda atrapado en la mierda de otro

Rubén.-No la mierda propia

Jorge.-Pero claro querido, es metafórico, uno siempre queda atrapado en la mierda de los demás. Cuanto más se acerca, más mierda, más se atrapa

Ruben.-Naaaa

Jorge.-Vos fijate lo metafórica que son las arañas, que bicho hermoso. Que dice la araña, si te acercás mucho a los demás, quedás atrapado en su tela, que se hace con toda la mierda acumulada. Y cuando quedás atrapado en esa tela, en es montón de mierda de formas hermosas. Porque vamos a decirlo, la mierda de los demás tiene formas hermosas. Nos encanta la forma que tiene la mierda de los demás, haríamos un palacio con toda la mierda de los demás para quedarnos a vivir ahí adentro

Rubén.-Pero no

Jorge.-Pero escuchame, si uno de los inventos más modernos y mejor publicitados de los últimos tiempos es hacer mierda con la basura

Rubén.-¿Cuál?

Jorge.-El compost

Rubén.-Compost. No querido, eso es abono con la basura

Jorge.-Bueno, lo mismo ¿No le tiran a las plantas mierda de vaca para que vengan más altas? Y después las comemos. Nos encantan las porquerías de los demás ¿Me vas a decir que nunca le abriste la bolsa de basura a los vecinos a ver que tenían adentro?

Rubén.-¿Cómo vas a hacer eso?

Jorge.-Todos lo hacen, se lo veo hacer a los vecinos a distintas horas

Rubén.-¿De qué estamos hablando?

Jorge.-¿Le mirás el faceb a los vecinos?

Rubén.-Bueno, está para eso

Jorge.-¿Qué tiene que ver? La víbora está para picar en el mundo, pero vos no vas y le ponés la mano para que te pique. Y está para eso

Rubén.-No entiendo cómo llegamos hasta acá

Jorge.-El faceb es toda porquería de los demás, y todo el mundo lo mira, lo juzga, lo revuelve. Nos encantan las porquería de los demás. Y una vez que te metes en la porquería de los demás no podés salir más. Si te esforzás mucho en concentrarte en vos y en tu fuerza, y tirás y tiras mucho, vas a poder salir. Pero si no te esforzás mucho, porque ya te descuidaste tanto de vos, que quedaste atrapado en una tela de otro que está hecha con su propia mierda. Si no podes salir, estás listo.

Rubén.-Que hermoso

Jorge.-¿Cómo hermoso? Una porquería lo que te estoy contando. La mierda de los demás te enreda. Nos lo dice la araña, la araña es una metáfora loco. Pero claro, vos ese bicho, como lo ves, no es una araña, es un hecho lingüístico

Rubén.-Yo veo una araña

Jorge.-No querido, es una narración visual lo que estamos viendo. Un cuento. Es un relato antiguo. Eso que ves ahí no es una araña, es un relato antiguo hecho en formato visual

Rubén.-Yo veo una araña

Jorge.-No querido es mensaje puesto ahí para nosotros, a partir de las épocas y las épocas  que no hemos sabido ver. Las arañas son un cartel para nosotros

Rubén.-Para mí es un insecto

Jorge.-Es un cartel dejado ahí por seres más evolucionados, para contarnos como actuamos entre nosotros

Rubén.-Yo sigo viendo una araña

Jorge.-Ahí hay un diccionario de la vida querido, un relato contado fácil, para los que no entienden tanto. Esa araña es Lacan

Rubén.-¿Qué tiene que ver lacan con esa araña?

Jorge.-La araña con su ejemplo dice lo mismo que Lacan con sus palabras. Lacan, y te digo más, la araña es Keynes

Rubén.-¿Keynes? ¿El de el estado de bienestar? Ahora si le vamos a poner un pensador a la araña, yo ya veo más como Malthus, que dice que cada tanto se tienen que morir unos cuantos porque somos muchos. Eso hace con las moscas, los mosquitos

Jorge.-No, eso es control de plagas. Yo creo que en otra vida esa araña fue Descartes, o te digo más, el mismo Lao Tse. Yo creo que esa araña se gesto en una charla entre Descartes y Lao Tés. Sus pensamientos combinados materializaron esa araña, que con sus gestos nos dicta esas enseñanzas. Lo que pasa que uno lo ve cuando lo puede ver, y si no lo ve, queda enredado en la tela

Rubén.-Jamás existió esa charla, no son contemporáneos

Jorge.-La araña habla de cómo actuamos ¿Cómo actuamos? Nos tejemos redes de mierda alrededor del otro para atraparlo. Y cuando más acerca el otro más le tejemos la red, y más mierda de la nuestra le ponemos alrededor para que no se pueda mover. Nosotros inmovilizamos al otro

Rubén.-En ese caso sería más bien Sartre, que dice que el problema son los otros. Quizás es existencialista

Jorge.-Es la que invento el Existencialismo

Rubén.-Pero no, es un arácnido. Mira, la voy a agarrar (Rubén se agacha hasta el piso y se vuelve enseguida) Uy, uy  ¿Qué hizo? No le hice nada, ni la toque ¿Se murió?

Jorge.-¿Viste se puso en una postura muerta?

Rubén.-Pero yo no le hice nada ¿Cuánto poder tengo en los dedos?

Jorge.-Nono, es así

Rubén.-Estos dedos, yo no sabía de este poder mío. El solo acercamiento de los dedos genera un cambio en la situación

Jorge.-No querido, es la araña que se hizo la muerta

Rubén.-Ah ¿No está muerta? Porque se puso con las patitas así, toda doblada y toda chiquita, como si llevara muerta 20 años

Jorge.-Se hace

Rubén.-¿Por qué alguien haría algo así? Nadie, nada hace algo así

Jorge.-¿Vos decís? Vas al género humano ¿Vos decís que la gente no finge tragedias para tener a tiro a los demás?

Rubén.-Bueno

Jorge.-Esta araña es lo mismo, es una dramaturga, finge tragedias. Vive fingiendo sus decesos para que los  demás le presten atención

Rubén.-Todo lo contrario, si ya no estas que atención te van a prestar

Jorge.-Pero fijate que estamos hablando de ella

Rubén.-No ¿En serio? ¿Por qué finge la muerte la araña?

Jorge-Por lo que hacemos todo, para no morir

Rubén.-Ahora que la veo engañadora, la veo más cerca de Maquiavelo. Maquiavelo encarnado

Jorge.-No querido

 Rubén.-Ahora, fingir estar muerto para no morir

Jorge.-Claro te da la situación buscada y vos ya no las buscas

Rubén.-Es un spoilers

Jorge.-Esssstamooos entendiendo, la araña es un spoilers de sí misma. Te cuenta el final. Tenes que pasar a otra cosa

Rubén.-Mira vos

Jorge.-Bueno, eso hace la gente, finge cosas para hacerte tomar acciones. La araña es una gran metáfora de nosotros. Inclusive interna, una gran metáfora del manejo de nuestro esfuerzo

Rubén.-¿Cómo es eso?

Jorge.-La araña les dedica mucho esfuerzo a los demás. Está muy concentrada en los demás, les hace las tela, les hace el actings de la muerte

Rubén.-Bueno, los necesita, se come a los demás

Jorge.-Si, pero se esfuerza mucho. Con eso nos muestra que hay que ser más relajado. El buitre por ejemplo, come las sobras de lo que hay muerto, cuando se lo encuentra de casualidad por ahí

Rubén.-Es cierto

Jorge.-No le dedica nada de esfuerzo

Rubén.-Esta araña es una escuela de filosofía, como la vez, hay filosofía ahí. Yo la veo sabes cómo. Shespear. Ahí está volviendo en sí. Ahí está normal de nuevo

Jorge.-Ves, hay que aprender

Rubén.-¿Y porque le dicen la araña monje? ¿Por qué dicen que es buena?

Jorge.-Mira ¿Ves esa mosca? ¿Ves que se va a quedar atrapada en la tela? Ahí quedó

Rubén.-Si, que escándalo hace, como zumba

Jorge.-Exacto, se acercó mucho a la tela

Rubén.-Quedó atrapada en la mierda ajena

Jorge.-Sobre todo porque a la mosca le gusta meterse en la mierda ajena

Rubén.-Es cierto

Jorge.-Se alimenta de la mierda ajena

Rubén.-Es cierto

Jorge.-Es todo metáfora acá querido

Rubén.-Mira ahí llegó la araña ¿Cómo la siente?

Jorge.-Siente en las patitas la vibración de la tela.  La araña se maneja por lo que siente en las manitas que tiene

Jorge.-Patas

Rubén.-Es lo mismo. Ahí está, observá eso

Jorge.-Esperate

Rubén.-Porque ahora es la parte que la envuelve envuelve envuelve, en tela tela tela

Jorge.-¿Ves lo que está haciendo?

Rubén.-No lo puedo creer

Jorge.-¿Ves bien?

Rubén.-La desenreda

Jorge.-Si si, le corta las telas en la que estaba atrapada

Rubén.-Nunca vi un comportamiento así. Y la soltó

Jorge.-Y la soltó mi amigo, y ahí se va la mosca volando, se lleva su susto y su aprendizaje

Rubén.-Increíble

Jorge.-Increíble. La naturaleza es increíble

Rubén.-¿Qué cuál sería el aprendizaje?

Jorge.-Si podes volar ¿Por qué te enredas en la mierda ajena? Deja que te desenredo y volá mi amiga

Rubén.-¿Eso dijo la araña?

Jorge.-Algo así, metafórico, las arañas hablan en metáforas, son filósofos. Esta araña es la verdadera revolución

Rubén.- ¿La araña es revolucionaria?

Jorge.- Esta araña es el espíritu de la revolución

Rubén.- ¿La revolución es de los buenos?

Jorge.- Siempre lo fue

(Apagón)

(Se escucha música de sala, se prenden los cuatro costados del escenario juntos, las cuatro escenografías. Los 8 actores están parados ante el público en sus costados. Saludan y como cuatro obras distintas, sin interactuar nada entre si  se van cada uno por su lado)

Fin

Alejandro Miguel