martes, 4 de mayo de 2021

Entrevista a Ale Pietrobón, actor, director, productor : "Estar agradecidos / Jamás creernos dueños de la verdad / Respetar la individualidad de cada quien..."

Trabajas gestionando cultural ¿Qué es trabajar gestionando cultura en este lugar? ¿Cómo se trabaja gestionando cultura? ¿Se puede?

Se gestiona cultura siempre que se propician ocasiones de encuentro y comunidad, difusión de imaginarios artísticos, transmisión de contenidos creativos.  Todos los comportamientos sociales no conscientes, la forma en la que nos comunicamos, verbal, física y emocionalmente son parte de la cultura. Si partimos de ese sentido,  pretender “gestionar” la cultura es atribuirse demasiado.  Podemos influir en pequeños grupos, valiéndonos de un medio como puede ser el Arte, entonces, se dice que gestionamos Cultura, que sería algo así como unir voluntades en torno a un hecho social. En la medida que la participación es más abarcativa, mejor funciona el experimento social. Las personas se auto perciben en relación con su entorno. Un ambiente creativo, diverso, amistoso, como es habitual en el sector de las artes, contribuirá a amalgamar a las personas en un entramado que, en general es virtuoso y activo. Reflexionar a partir de un hecho artístico te corre la atención de la cotidianeidad y te abre el mundo en un sentido creativo.  Cada vez que vemos arte tenemos un reflejo creativo. El ideal de quien gestiona cultura es que todas las personas sean activas creadoras en su entorno, que lo hagan de manera consciente, elaborando imaginarios por fuera de la invasión mediática y que se sientan socialmente incluidas en ese hacer. Gestionar cultura sería integrar comunidad.

                                                                          

Fuiste parte de muchos proyectos culturales que se veían a la vanguardia de lo que es el ritmo cultural de la ciudad ¿Sentís que pudiste hacer la diferencia? ¿Hacer avanzar un poco el reloj cultural?

No, pero pude experimentar. No se puede buscar la ruptura porque sí.  Emprender un proyecto que impacte en la sociedad necesita convencer con lo que ofrece. Lo hacés sabiendo que querés fascinar al público. Se siente esa responsabilidad, la de conmover a quien que asiste al evento y polemizarlo. Si solo le das lo que consume habitualmente será difícil darle en la fibra sensible. Por eso, incluso a riesgo de que no se entienda el contenido, la virtud de una obra radica en ese espacio incomprensible que se llena de nuevos imaginarios.  La percepción es individual y los sentidos los pone cada quien.  Podemos estimular a las personas, desafiar su lógica, sorprender sus emociones, cuestionar su moral, pero el sentido siempre depende de ellxs. Mi búsqueda personal es desarticular los relatos lineales con estímulos que suceden en simultáneo; como es el mundo. La obra debe ser al menos, inabarcable. y de lo que se percibe, se  arme un sentido.  

¿Por qué es necesario y útil trabajar gestionando cultura?

Las personas adquirimos hábitos sociales. La mayor parte de nuestros comportamientos los hacemos por repetición. Si vemos constantemente violencia en la tele, atraemos temores y desarrollamos defensas para los ataques. Si nos batallan de amor romántico en la pantalla vamos a buscar repetir ese patrón de comportamiento o repelerlo por completo, que es la alternativa. El arte es un vehículo que tiene facultades para modelar comportamientos. Es su virtud principal. Correr la mirada del discurso imperante es la responsabilidad del gestor cultural, como una forma de abrir el horizonte hacia otros mundos posibles, mirar desde una óptica diferente el mismo mundo. Existe el mecanismo de la catarsis y el de la normalización. Yo deseo que al momento de reproducir contenidos no se pierda de vista que puede terminar generando la reacción social contraria a la que nos proponemos.

                                                                      

¿Qué sos más, actor, productor, todo junto?

Desconozco la respuesta, no pude elegir todas las circunstancias de mi vida. Soy, en tanto que las circunstancias me permitan. Aunque actuar es muy difícil y dirigir tiene ventajas. Producir es una tarea apasionante y exigida. Todas son posiciones distintas de asumir. Lo ideal sería no pretender estar en todos los roles a la vez, porque son posiciones distintas de la construcción escénica.

La idea de productor cultural o productor en Junín no está muy visible ¿Cómo se desarrolla? ¿Se puede? ¿Hay algún momento en que se puede llegar a la idea de productor como los vemos en alguna películas de otros lugares, que hace una gran diferencia?

El magma creativo de la ciudad está disperso y poco incentivado. (En Junín repetimos comportamientos prolijos, somos normales.) Hace falta un semillero de artistas, un espacio grande con muchos artistas encontrándose donde la creatividad se despierte. Hay que apoyar  las etapas de preproducción y lograr “productos”. La tarea es del productor es insertar el contenido en los canales de consumo. Pero primero hay que hacer contenidos acabados. A una escala autogestiva tenés alternativas, generar el producto es lo más complejo. Trascender fronteras no es más que una decisión estética posible. Una elección.


                                                                              

En un momento participaste de un movimiento muy bueno, medio flawer, medio música electrónica, al que iba mucha gente ¿Cómo fue esa experiencia? ¿Hay movimientos culturales en junín que habita mucha gente? Si no los hay ¿Podrían volver? ¿La gente está a la espera de un marco para habitar? Digo ¿Está a la espera de un espacio para ser?

Hay un grupo grande de personas a las que la moda no los conquista. Los públicos están atomizados, hay pequeños grupos comprendidos en sus burbujas. Ciclos como las Flower Power, que eran fiestas del Rock And Roll, o las Club Q* que fue un ciclo de performances, en medio de fiestas electrónicas. Hay público para eso y para muchas otras cosas.

Son decisiones estéticas de acuerdo a quien te dirigis. Pasa con el tango, la salsa, el folklore, las artes visuales, el carnaval. Hay Receptores diferentes y propuestas diferentes. ¿Quién no está a la espera de encontrar su sitio? A veces depende de la prensa el éxito de las cosas. 

¿Cuáles fueron tus mejores cinco momentos como actor?

Involucrarme de chico con creativos como Gaston Barral con quien trabajé desde los 9 años muchos años, en radio, teatro y festivales, y con Javier Pironi que levantó la vara en las producciones locales.. Luego, en Capital, el período de formación como actor en el IUNA está plagado de experiencias fértiles, surgía el teatro Off y el Under en los 2000. Rescato la dirección de Peter Pank en una puesta inolvidable de Los poseídos entre lilas, de Alejandra Pizarnik. Y a un maestro del IUNA, José Cáseres, que me tuvo 2 años ensayando un unipersonal sobre un texto de Luis Cano, “Hamnet”, un trabajo profundo como actor y lo que significa ser devorado por un personaje. Supongo que el mejor momento aún está por llegar.

¿Cuáles fueron tus mejores cinco momentos como productor de cultura?

Por el 2008 cursando la licenciatura en teatro en el IUNA y presenté un proyecto de Voluntariado Universitario, “ArteLibre”. Consistía en llevar talleres y acciones culturales a los barrios del Oeste Juninense. Fueron tres años muy movilizantes, que cuesta resumir. Ofrecer oportunidades para que florezca la creatividad del pueblo. Hay un valor cultural que está por encima del estético. El arte comunitario transforma realidades. Me formé más en esa experiencia que en todos los cursos y talleres que pude tomar. Esa fue la única vez que sentí que desde mi trabajo de productor conseguía modificar comportamientos sociales. 

Desde la otra vereda me convocan para coordinar el Centro Cultural Barroco. Consistía en darle vida a la enclosetada sede central del Club Social, una joya que estaba reservada para pocos y que de buenas a primeras se llenó de artistas y espectáculos. Funcionó como un lugar de encuentro fuera del Under. Ahí conecté con el ambiente de la cultura local e hice muchos amigos que aún conservo.

Anecdótico y algo border fue pasar por la experiencia de estar internado, bastante grave, y encontrarme en medio de la producción del “Festival por la vida”, (paradójicamente se llamaba así), en el estadio del Club Moreno. Tenía apoyos importantes de Nación, del Banco Provincia, de la Uocra, no había forma de cancelarlo, Había que hacerlo. Varios amigos se sumaron a la cruzada y lo sacamos adelante. En ese festival se presentó por última vez Gastón Barral un par de semanas antes de su asesinato.

¿Cuáles fueron los mejores cinco momentos de Alejandro como trabajador social?

No podría adjudicarseme ese rol. La tarea del trabajador social requiere atender a situaciones de todo tipo. Para armar Artelibre estudié a Pichón Reviére, me reuní varias veces con Alfredo Moffatt, tenía que comprender el arte de la persuasión en contextos vulnerados.  Yo buscaba hacer teatro comunitario como había aprendido en el circuito cultural Barracas, pero acá la cosa era distinta, el tejido social estaba hecho percha. Nuestra visión era que la participación comunitaria iba a servir para encontrar soluciones colectivas a las dificultades del barrio. Pero la práctica misma nos mostró el camino que debíamos seguir. Como nos dijo Moffatt. “Asistan a lxs niñxs, que tengan la pancita llena, lo demás viene solo;  se van a acercar despues las mamás a ver qué está pasando en el merendero, entonces les ofrecés algo para que hagan ellas, un curso, un taller, que participen de algo; al cabo de un tiempo, unos choris con mucho humo, con lxs niñxs disfrutando y las mamás ayudando. Al tiempito los jóvenes solos, se van a acercar reclamando un poco de atención para ellos, y ahí los tenés para proponerles una tarea”, nos instruyó sabiamente el viejo. En ArteLibre participaron más de trescientas personas de cuatro barrios. Creamos una murga de cincuenta pibitxs y una batucada con treinta y cinco jóvenes. Participamos de los corsos dos años con 400 personas. Para lograr ese objetivo hubo que asistir a personas en lo individual, hubo que prestar la oreja a muchos problemas, trasnochar en el barrio, convivir y ser parte de su entorno para hacer emerger el deseo colectivo, identificar la expresión cultural del barrio y recién ahí alcanzar un producto para exhibirlo con orgullo. Se logró un producto artístico y a la vez es una vía para la inserción social. Doblete. 

¿Cuál es el mundo ideal para Alejandro?

Que tengamos el mismo respeto para todxs. La educación basada en la curiosidad y con menos apegos formales. La tierra tiene que repartirse. La herencia y todos los legados monárquicos deben desaparecer. Todos los monopolios, romperse. Para dejar de ser ganado de reyes y pasar a ser comunidad. Hay que desgastar las raíces, ser todo copa de árbol en este momento.

Sos un gran actor ¿Cómo te definirías vos?

(Esto parece las preguntas que le hace Alfredo Leuco a Maria Eugenia Vidal) (Rie) No grande, pero al elogio sumo que creo haber entendido el proceso de identificación y catarsis que es central al momento de ponerse frente a otros en una representación. Definirme? es lo que me ha llevado una vida y aún desconozco.

¿Tenés objetivos a corto o largo plazo como actor? ¿Vas a volver a actuar?

Qué difícil será afrontar un personaje, debería dedicarle un tiempo muy comprometido a esa tarea. Cuando llegue el momento lo estaré esperando.


                                                                

Hablemos de la sociedad italiana ¿Qué es la sociedad italiana? ¿Cómo llegás a gestionar cultura en sociedad italiana? ¿Qué es la sociedad italiana como asociación civil que gestiona cultura en la ciudad? ¿Qué objetivos tiene en general?

En la Sociedad Italiana me abrieron la puerta muchas veces para hacer cosas. Creo que es un lugar con una gran apertura y cumple con el cometido social. Da el espacio a cosas muy diversas. Es una institución directamente ligada con la cultura. Además es una Institución con vínculos, patrimonio y está bastante saneada. No está en su esplendor porque el teatro Italiano aún no logra ponerse en pié.  Según mi punto de vista requiere ayornarse a una nueva etapa, ampliar su identidad porque descendientes Italianos ya no se sienten muchos, pero es una institución que va a perdurar. Hacia adentro de la institución es difícil encontrar la participación, son pocas personas que trabajan sin sueldo que tienen que gestionar muchas dependencias. Esa lógica no puede sostenerse mucho tiempo más y necesariamente habrá que pensarse como empresa social.

 Este parece ser un año en que la cultura va a volver un poco ¿Cuáles son los objetivos de la Sociedad Italiana este año ¿Tiene algún estreno?

Se va a trabajar en la consecución de recursos para la refacción del palier y piso superior en el Teatro Italiano, junto con el municipio. Se piensa abrir en principio ese espacio con salidas a la vereda. La intención es comenzar a vivir el lugar y generar movimiento de personas para empujar hacia las siguientes etapas de refacción en el interior.

¿Qué van a hacer con el espacio del Cine Italiano? ¿Lo van a recuperar como teatro? ¿Cómo cine? ¿Lo van a refundar este año?

En principio es importante entender que cuando se abra el teatro tiene que tener una programación constante y sustentarse de la entrada del público, porque no es de gestión del estado. Entonces entiendo que hay que considerar un lugar con versatilidad para alojar distintas expresiones. Refundar es apropiado decirle. Tanto porque para fundar hace falta un malón como que al fundar un lugar se le dá una impronta nueva.

Los que anduvimos actuando por la zona hemos visto que una parte de los teatros de algunas ciudades de la región son Cines Italianos de sociedad italianas, por nombrar, Baigorrita, General Viamonte. 9 de julio ¿Hay una organización que nuclea a todas las sociedades? ¿A todos esos cines teatro?

Es una muy buena idea!

Si bien gestionas cultura para distintas instituciones, además de hacerlo para la sociedad italiana, tu camino de trabajador de la cultura social, te ha llevado a conocer muchas experiencias ¿Hay una posibilidad que en algún momento las sociedades italianas o su parte cultural, por ejemplo, se junten con organizaciones originarias, u otros tipos de sociedades que tienen que ver con identidades y hacen al quehacer de la cultura? ¿O son distintos grupos que están separados o enfrentados o se desconocen?

Tiene que ver con lo que te decía de ampliar la mirada para que la institución no se cierre en la italianidad y cumpla su rol social en todo la comunidad. 

No son irreconciliables las personas, no creo en esas grietas.

.¿Querés recordarnos los proyectos más relevantes de la sociedad italiana para este año y como se puede apoyar¨?

Apenas se ponga en marcha la refacción  del teatro vamos a necesitar de todas y todos para acompañar las acciones de fomento que se hagan. Van a ser muchas y hacen falta muchas manos, cabezas y pies.

¿Hay alguna pregunta que no te haya hecho y quieras responder? Ahora es cuando

Si. ¿Cómo se hace para sustentar un proyecto artístico? Para responder: Es un quilombo pero hay herramientas. Micro mecenazgo. Mecenazgo de empresas. Articulación institucional. Organismos de fomento, Cooperativas de trabajo. La sustentabilidad es posible

¿Tenés alguna página, Instagram, web, faceb? Algún lugar donde ir a ver tu trabajo y contactarte

No. Un perfil de Linkedin, Sirve? No soy un coleccionista

¿Cinco cosas que se puede hacer para mejorar este mundo?

Me encanta por que siento que tengo el poder de hacerlo en cinco frases

Estar agradecidos / Jamás creernos dueños de la verdad / Respetar la individualidad de cada quien / Participar comprometidamente en la comunidad / Destruir a la oligarquía.


                                                         


No hay comentarios.:

Publicar un comentario