martes, 24 de agosto de 2021

Los osos comen jirafas (Obra de teatro)

  

“Los osos comen jirafas”

 

Ladrón

Vendedor

 

Escena  uno

 

Ladrón

Vendedor

 

(Se ve la escenografía de un negocio de venta de pieles de oso, lleno de pieles de oso, en el piso, colgadas. Una pequeña tarina escritorio donde el vendedor tiene sus cosas y vende. Como si fuera una piel o un maniquí,  hay una persona, que es el ladrón,  que entró a robar y se inmovilizo tipo estatua. Hay varios maniquíes más que están parecidos a él, en la misma posición.  Tiene una espada vieja, tipo de granadero en la mano, con la que piensa robar. El vendedor, abre el negocio, y cuando lo abre se dispara una alarma, que es la canción de El oso, de Moris. Se escucha un fragmento

Alarma en off-Yo vivía en el bosque muy contento
Caminaba, caminaba sin cesar
Las mañanas y las tardes eran mías
A la noche me tiraba a descansar

(Hasta que la logra apagar No ve al ladrón, se pone a acomodar cosas y hacer cuentas. El ladrón, sin moverse de la tarima en la que está tipo estatua, con la espada en la mano,  le dice)

Ladrón.-Esto es un robo

(El vendedor no lo escucha o lo ignora, sigue acomodando cosas, dándole la espalda. El ladrón desde el lugar en el que está parado tipo estatua viviente, le vuelve a decir, sin levantar la voz, como con timidez, sin insistir mucho, para no molestar)

Ladrón.-Esto es un robo

Vendedor.- ¿Vos me lo decís por los precios? La materia prima se fue por las nubes. Está lleno de intermediarios

Ladrón.-No, eso también, pero esto es un robo

Vendedor.-Esa piel es la más cara, pero hay más baratas

Ladrón-¡No no, quiero decir que esto es un robo! Esto es un robo

(Se escuchan unos redoblantes o unos platillos de marcha o de circo, que dan pie a que el vendedor va a empezar a hablar a toda velocidad. Y con una velocidad de vendedor de colectivo el vendedor empieza a decir)

Vendedor.-Esa piel, te reconozco que está un poco cara, pero en cuotas se abarata. Además fijate lo que es esa piel, fijate lo que es esa alfombra de oso, mira la profundidad, el grosor, parece que tenés un oso acostado en el living. Ojo, oso natural, oso asentado. Esto es un oso Grizzli, quedaban tres en el mundo, estaban en extinción, después nos enteramos que quedaba uno, lo fuimos a buscar, y es este, lo salvamos. Ese es el último.  Esto no es así nomás, eso se somete a un proceso químico, esto es piel siliconada. Esta alfombra te dura de por vida, lo que te cuesta seis o siete alfombras de oso, porque se van gastando, esta te dura de por vida “Acá no te compras una alfombra de oso, te ahorras seis”

(Se dispara la alarma de nuevo y sigue en otra parte la canción de Moris del oso, se escucha en off)

Alarma en off.- "Conformante", me decía un tigre viejo
"Nunca el techo y la comida han de faltar
Solo exigen que hagamos las piruetas
Y a los chicos podamos alegrar"

De mis bosques, de mis tardes y de mí

(El vendedor va a apagarla concentrado en la alarma y vuelve adonde estaba a trabajar lo que estaba trabajando)

Ladrón.- Si, pero esto es…

Vendedor.- Ojo, alfombra de Oso cuer ecologic, estos son cueros ecológicos. Nosotros no lo sacamos de oso natural, que anda por el bosque, estos son osos de criadero, agarramos los dos últimos osos grizzlis que quedaban, los hicimos tener cría y empezamos a fabricar. Tenemos 70 osos en un corral, y de ahí sacamos las pieles. Esto está engordado,  y de ahí te está saliendo esta alfombra. Nosotros tenemos criaderos de osos en Noruega

  Ladrón.- Claro claro, pero ¿No es cruel?

Oso.- Cruel es que el oso ande por el bosque, que no consiga nada para comer. Nosotros le damos de comer, los tenemos en engorde, no quema las energías, no quema la grasa, porque están todos en un corral de 20 por 20, no se pueden mover. Los metemos a presión, así, encastrados

Ladrón.- ¿Yyyy como los matan?

Vendedor.- Esa es la parte ecológica de esta alfombra de oso Cuer Ecologic. Nosotros no los matamos de un tiro como los del negocio de enfrente. Nosotros hacemos lo que se dice una muerte consiente. Primero se lo prepara para morir, se le dice que va a morir, se le da unos días para que lo procese. Después se le pregunta si quiere vivir, si el oso no dice nada, entonces se le da el gusto y se lo mata. Ningún oso dijo. Si, loco quiero vivir. Le damos tiempo, una, dos, tres semanas. El que calla…

(Suena el celular del vendedor, el ring tong del celular es la canción Tierra de osos, en castellano, se escucha una estrofa en off)

Ringtong de Tierra de osos.- Que sepa el mundo que en marcha estoy, con mucho que

ver y vivir, con cielos azules andando voy, a un lugar así soñaba con ir.

Vendedor.- (Lo apaga) Perdón, mi celular, no lo atiendo, me hago el oso.

Ladrón.- Si si claro, entiendo ¿Cómo lo matan?

Vendedor.- Con gas, no lo sienten

Ladrón.- Muy bien

Vendedor.- Bueno, gas y otras cosas, no es fácil matar a un oso

Ladrón.- ¿Le parece? Han matado a casi todos los osos

Vendedor.- Gas, un palazo, unas cuantas patadas, hachazos, flechazos, espadazos, granadas, dinamita,  bueno, nos dejamos llevar. La nuestra no es una fábrica estructurada, cerrada,  la nuestra es una fábrica muy new age, muy vive el momento. Bueno, en el caso del oso seria: No vive el momento, o Vive hasta ese momento. Antes se lo tortura un poco, pero apenas un poco, porque en tensión la pilaridad del oso, desarrolla una característica sedosa que es la que tienen nuestras exclusivas pieles de oso cuer ecologic plus, como esa que está ahí

Ladrón.- Claro claro

Vendedor.-“Las únicas en el mercado de oso real, asentado en criadero y con funciones  ecológicas y conservacionistas”

Ladrón.- Si si si, había leído eso

Vendedor.- Ni siente la tortura  porque antes lo dopamos, nosotros cuidamos al oso, lo estamos dopando un mes entero para que ya no sienta nada. Nosotros tenemos un cuidado con los osos, un control, un cariño. Hay un amor por los osos. Por eso están todos contentos de ser alfombra, ninguno te dice que no. Los osos tienen puesta la camiseta del emprendimiento, es una PIME de osos. Todos, todos quieren ser alfombra

Ladrón.- Muy humano

Vendedor.- Además que está castrado. El oso castrado reduce su grado de agresividad y baja sus niveles de tensión. Eso le da a la piel de oso una consistencia, la capacidad pilar, y eso hace que al tacto con el pie se produzca un placer, que casi no se nota, pero que suma. Fíjese fíjese. Llévese una. Usted se lleva esto, no está llevando una piel de oso, está evitando llevarse seis. Usted no está matando a un oso con su compra, están salvando a varios “Salve a los osos, llévese una piel de oso” Nuestro slogan. Nosotros somos ecologistas, cuidamos a los animales porque nosotros tenemos esa conciencia, no podemos pedir que todos tengan el nivel de conciencia ecológica que tenemos nosotros

Ladrón.- Si si, muy lógico

Vendedor.- Ahora, si a usted no le interesa salvar osos, cada uno tiene la conciencia ecológica que puede tener. Nosotros creamos conciencia ecológica pero tampoco somos invasivos

Ladrón.- No no, claro claro

Vendedor.- Y esto va una parte a la fundación

Ladrón.- ¿Qué fundación?

Vendedor.- Fundación por la conservación de los osos que tenemos “Oso chocho”

Ladrón.- Que bien ¿Qué parte?

Vendedor.- Un 0, 00000000000000000.2 por ciento. Esa piel, de cuer de oso ecologic plus new,  tiene un veinte por ciento de descuento al contado, te lo puedo dejar en oferta

Ladrón.- ¿En oferta?  ¿En oferta? ¿Cuánto?

(Ahora el vendedor sin abandonar su comodidad y relajación apoyado en el escritorio alto, señalando las pieles, le va haciendo una recorrida de producto, bondades y precio. Mientras se las graficando va señalando las pieles)

Vendedor.-Esa piel es línea bambú, es una piel de oso panda. De los últimos dos pandas que quedaron, agarramos el ultimo y es el que tenés ahí, un 200 por ciento demás. Sino tenés aquella, más para la familia, es línea eucalipto, es una piel de koala. Los koalas son chicos así que no te alcanza un solo koala para la piel, agarramos una familia de koalas que estaban durmiendo, unimos las pieles y se ahí sacamos esa alfombra. Es más para los chicos, si tiene familia. Y sino ya no es oso, es imitación oso, pero acá se lleva mucho, sale mucho, y es más barata, ya es otro precio, esa piel que está ahí, no es de oso, es de gorila, de los Gorilas en la niebla, agarramos uno de los gorilas y ese es que tenés ahí. Un mil por ciento demás

Ladrón.-Es un robo

Vendedor.- ¿Es un robo? ¿Me estas robando?

Ladrón.-No no no no, quedate tranquilo,  digo que el precio es un asalto. Y y y ¿Qué le dan de comer?

Vendedor.- Eso es lo mejor lo más ecológico de todo, con los osos que despellejamos, con lo que queda le damos de comer a los osos. Los osos comen osos, porque no se tira nada, se aprovecha todo. Y al comer oso, comen ningún otro animal del bosque, no estás salvando osos, estas salvando renos, mapaches, garzas, monos, jirafas, pájaros dodo, lombrices solitarias, cachalotes

Ladrón.- ¿Los osos comen jirafas?

Vendedor.- No sabe lo que puede llegar a hacer un oso con hambre. Comen hasta osos, le digo más, hasta osos, un horror

Ladrón.- No me diga

Vendedor.- Le digo

Ladrón.- ¿Y estas alfombras de osos son abrigadas? ¿Dan calidez al ambiente? ¿Son buenos osos estos?

Vendedor.- Estos son osos porosos, con todos los contornos, con tonos monótonos. Osos blondos, bochos. Osos, no pollos. Ojo, osos con bolsos, con bombos, osos jocosos, osos chochos, clown

Ladrón.- ¿Qué está haciendo?

Vendedor.- Hablo con o

Ladrón.- No sí, ya sé, pero clown no es con o, es con a, se escribe clown pero se dice clown. No sé si la llevo, soy difícil de convencer. Ahora me hizo dudar

Vendedor.-Clown

Ladrón.-La llevo

Vendedor.-En efectivo

Ladrón.-Si

(El ladrón se baja de la tarima por primera vez, y empieza a buscar la plata en el bolsillo. Le da la espada al vendedor)

Ladrón.- ¿Me tenés esto?

(El vendedor se acerca y le agarra la espada, lo apunta con la espada a la panza)

Vendedor.-Con gusto

(Mientras el ladrón busca, el vendedor le pone la espada en la panza, mira para todos lados y le empieza a robar, como si la espada llevara consigo la característica y la traspasara)

Vendedor.- Falta un poco más, más, vamos

Ladrón.- Es todo lo que tengo

Vendedor.- Fijate bien, mira los otros bolsillos, los de atrás

(El ladrón se toca lo bolsillos de atrás y no encuentra nada)

Ladrón.- Es todo lo que tengo

(El vendedor le señala el reloj  le dice)

Vendedor.- Ese reloj, el reloj me gusta

Ladrón.- Es sentimental, no tiene valor

Vendedor.- El reloj, vamos rapidooo

(El ladrón se saca el reloj, el vendedor le pone la punta de la espada para que lo ponga ahí. El ladrón pone el reloj en la espada, después la levanta y lo deja deslizar por el filo de la espada hasta su mano. Le señala con la espada los zapatos. El ladrón trata de negarse a dárselo pero accede, se los saca y se los da. Le señala el pantalón. El ladrón trata de negarse a dárselo, el vendedor lo mira serio y le señala el pantalón. El ladrón accede y se lo saca, se lo da. Se queda descalzo y en calzoncillo en una situación humillante. El vendedor ya conforme  da por concluido el robo. Le dice)

Vendedor.-Y te quedas calladito, no le digas de esto a nadie

Ladrón.- Soy una tumba, no hablo

(Le devuelve el arma, y le comenta ya hablándose, volviendo a la situación de vendedor, y como si el arma arrastrara consigo características particulares en los comportamientos)

Vendedor.- Te decía porque no quiero que se enteren que te hice precio,  prácticamente te lo regale

(El vendedor le devuelve la ropa, le deja la ropa ahí para que se la ponga. El ladrón se la empieza a poner, mientras se la pone le pide)

Ladrón.- ¿Me haces una factura?

(El vendedor mira una cámara que hay en el techo. Y después con mucha suavidad, como si fuera un niño, le explica)

Vendedor.- No puedo hacer factura por este precio, no te cobré el IVA, por salió eso  barato

Ladrón.- Me está robando

Vendedor.- Técnicamente vos estas robando, vos te ahorraste la plata del IVA y te llevaste el abrigo más barato

Ladrón.- ¿Robe?

Vendedor.- Robaste

Ladrón.- ¿En serio?  Muchas gracias, muchas gracias. No sabes lo que me cuesta a mi robar, siempre que voy a robar termino pagando. Es mi vocación, venimos de una familia de ladrones, pero todavía no la desarrollé. Somos todos, familia de ladrones

Vendedor.- ¿Políticos?

Ladrón.- No, no tan ladrones, asaltadores, rateros

Vendedor.- Amateurs

Ladrón.- Por eso me cuesta robar, pero ahora usted me dice que robe, me siento realizado

Vendedor.- Si, quedate tranquilo

Ladrón.- A, para para, tengo que llamar a mi esposa para decirle que llevo la piel de oso. Mi señora es de esas que es medio hincha pelotas con el medio ambiente, está en dos organizaciones ecológicas, cuida perritos, los adopta. Pero bueno, es rompe pelotas. Y capaz que no entienda del todo que es una piel ecológica y estamos salvando seis osos ¿Yo la llamo y te puedo pasar el teléfono a vos para que le expliques, así como me explicaste a mí que llevándome esta piel de oso, hacinado, castrado,  empastillado, torturado, asesinado estamos salvando a los osos?

Vendedor.- Si si claro

(Agarra el teléfono, comienza a discar, le va diciendo)

Ladrón.- Explícale así, como me dijiste a mí, igual, que esto es cuer ecologic, para colaborar con la fundación Oso feliz. Y como comprando una piel de oso hacemos felices a los osos

Vendedor.- Conoce el nombre de la fundación

Ladrón.- Claro que si, además la llamo para preguntarle si hay lugar, porque siempre compro cosas y no entra nada más, no hay más lugar, siempre que salgo a robar compro algo.

(No lo atienden)

Ladrón.-Ya se, le voy a sacar una foto, le mando una foto, a ver qué me dice

Ladrón.- ¿Te podes poner ahí te saco una foto con la piel?

(El vendedor lo mira serio, no se mueve, ni le responde)

Ladrón.-Ya lo decía, le saco una foto a la piel sola

(Le saca, la envía. Le dice)

Ladrón.-Ya está. Ahora vamos a esperar que me responda

(Esperan un rato los dos mirando hacia delante de nuevo hacia afuera, a través de la vidriera. El rato se alarga se hace un silencio incómodo. El ladrón se empieza a sentir incómodo. Empieza a hablar. Mirando por momentos para adelante, mirando por momentos al vendedor. El vendedor todo el tiempo lo mira serio)

Ladrón.- Como están los comunicaciones hoy, que caro que es todo esto ¿Cuánto gastamos en comunicación?  Un robo

Vendedor.- ¿Me entraste a robar?

Ladrón.- No no, un robo lo que nos están cobrando las telefónicas, un robo en la cara, dejate de joder ¿Cuánto gastamos en comunicación? Toda la plata se te va a en comunicación, que los teléfonos, que internet, que los diarios, que la tele, te querés acordar te gastaste todo el comunicación ¿Para qué? Si estamos cada vez más incomunicados ¿O alguien escucha a alguien? Y las empresas de comunicación, las multinacionales, unos ladrones ¿Cuántos nos cobran los teléfonos? Y en España lo mismo que cobran acá lo cobran baratísimo. Nos están robando, a mí me indigna que me roben. Salís a la calle y te roban con los precios, loco no se puede andar por la calle, te roban en todos lados ¿Sabes qué? Odio a los ladrones, Odio a los ladrones.  Este lugar está lleno de ladrones, odio a los ladrones, si hay algo que me irrita, son los ladrones.

Ladrón.-Ahí me mensajeó mi esposa “Si no queda otra” Me puso. Me banca todo. Bueno, me llevo el oso. Muchas gracias

(El ladrón le estira la mano para dársela, el vendedor no se la da, la mira, lo mira y se da vuelta. El ladrón dice)

Ladrón.-Un placer

 

 

Escena dos

 

Ladrón

Vendedor

 

(El ladrón, que entro a robar acaba de comprar una alfombra, se da cuenta a punto de salir del negocio que no cumplió con su cometido. Y sin llegar a salir vuelve a entrar. Le dice)

Ladrón.-No no no, yo venía a robarte, me terminaste robando vos. Esto es un robo!

Vendedor.- Los cueros son importados, animales exóticos, está el costo del transporte, el problema son los intermediarios. La fábrica de osos esta en Noruega y no los matan allá por cuestiones legales. Los osos viajan para acá y hacemos todo el proceso ecológico de reducción del oso, acá en La matanza. Esta el costo del viaje. Hay como 20 mil intermediarios, y cada intermediario te carga un poco más

Ladrón.- ¿Cómo se llama? ¿Reducción del oso?

Vendedor.- Claro, claro, se reduce al oso a una piel, se saca todo lo de adentro, que le sobra, que al oso le molesta, se lo aliviana. Es una transformación, en realidad se lo transforma al oso en abrigo. Fíjese que transformación para el oso, que maduración. Los osos que viven tratando de estar abrigados, porque viven en regiones frías, se transforman en abrigo, o sea que todo eso que aprenden, estar abrigados, lo comparten. Ojo, son osos con mucho orgullo, con mucha dignidad, no se dejan pisotear

Ladrón.- Pero si son alfombras

Vendedor.- Son alfombras porque quieren, no los van a andar pasando por arriba

Ladrón.- Son alfombras, lo único que hacen es pasarlo por arriba

Ladrón.- ¿Aumentaron los precios de recién a ahora?

(El vendedor hace que si con la cabeza)

Ladrón.-Esto es un robo

Vendedor.- Tomá, llevate todo lo que tengo

Ladrón.- No no no, no decía eso, quedate tranquilo. Estos precios, son un robo. Un 30 por ciento aumentaron. Esto es el robo del siglo

Vendedor.- Bueno, gracias, uno trata de hacer bien su trabajo

Ladrón.- No lo vi remarcar el precio ¿Cómo hizo?

Vendedor.-Ese es el gran secreto, venga acérquese. En este comercio los precios tienen vida propia. Shhh, no diga nada. Son mágicos,  caprichosos. No responden a la lógica, se remarcan solos, aumentan sin razón. Fíjese que baja el petróleo pero sube la nafta. Baja la harina pero sube el pan. Eso sí, siempre con actitud positiva, siempre creciendo, siempre para arriba. Y ojo, sube y no baja más, los precios tienen mucha personalidad, crecen y hacen base, no es que después de deprimen, se desinflan. Nosotros no tenemos precios deprimidos. No hay que transmitir depresión, siempre para arriba, actitud ap.

Ladrón.- Este es el negocio ideal

Ladrón.- Como crecen los precios

Vendedor.- Como crecen los preciosss, me acuerdo cuando eran chiquitos, ahora se fueron para arriba

Ladrón.- Te querés acordar y ya crecieron. Se hicieron más grandes, van creciendo de golpe quemando etapas, de repente ya son grandes

Vendedor.- Como crecen los precios, me acuerdo cuando bien chiquititos, hace unos días nomas

Ladrón.- Se volvió a remarcar, se volvió a remarcar, lo vi. Al 50 por ciento. Esto está al 50 por ciento

Vendedor.- Si, pero el secreto es la cuero con la que está hecho, es un cuero de primera calidad, trabajo casi artesanal, está hecho por artesanos. Un cuero con doble costura. Ese es de otro tipo de oso que estamos introduciendo al mercado, es de un oso panda bebe. Es una alfombra casi como piel de bebe

Ladrón.- ¿En serio? Téngame

(El ladrón le da de nuevo la espada al comerciante y toca, prueba la piel)

Ladrón.- ¿Y cuánto seria el precio final?

Vendedor.- Por usted, por ser amigo de la casa, por ser gente del rubro, se lo puedo dejar un 30 por ciento demás, no, un 70 por ciento más

(Le termina de decir esto y con la espada en la mano, desde su tarima escritorio movible, y de nuevo hacia el público, como hacia la vidriera, y la calle, empieza a armar un remate ficcional)

Vendedor.- ¿Quién da más? ¿Quién da más? Un diez por ciento más, un veinte por ciento más allá, se cierra un veinte por ciento más a la una, un veinte por ciento más a las dos. Un 25 por ciento más allá, un veinticinco por ciento más allá tiene el señor. Cerrado, un veinticinco por ciento más, un veinticinco por ciento más a la una… a las dos… a las

Ladrón.- Yo yo, un 1500 por ciento

Vendedor.- Un 1500 por ciento más al señor acá. Vendido a un 1500 por ciento más al señor acá, a la una, a las dos

Ladrón.- 2000 por ciento más, no 3000 por ciento de mas

Vendedor.- ¡Vendido a un 2000 por ciento más al señor acá!

Ladrón.- ¡Biennn! Es un robo

Vendedor.-Si es un robo

Ladrón.- Me lo llevo

(Comerciante lo apunta con la espada, ladrón le da la plata de la compra, le pide la espada de nuevo, se lleva el oso y se va

Cuando está por salir se dio cuenta que fue robado, y vuelve a toda velocidad sobre sus pasos y le dice)

Ladrón.-No no, te venía a robar y me robaste vos de nuevo. Ahora sí, te voy a robar toooddddd ¿Volvieron a aumentar los precios de recién a ahora?

Vendedor.- Parece ¿A qué venía?

Ladrón.- A felicitarlo, a decirle que admiro su trabajo. Yo que me creo ladrón, yo que me creo que salgo a la calle y robo, y me creo que estoy haciendo bien mi trabajo, pero cuando uno ve un arte como el suyo, una capacidad, una vocación. Yo no soy un ladrón, usted es un ladrón

Vendedor.- Muchas gracias

Ladrón.- ¿Me da su autógrafo?

Vendedor.- Si, como no

(El comerciante firma un autógrafo en un papel, pero no se lo da, lo deja agarrado. El ladrón tironea levemente, sin animarse a rebelarse. El comerciante sin soltar el papel le dice)

Vendedor.- Son veinte pesos

Ladrón.- ¿El qué?

Vendedor.- El autógrafo, veinte pesos

Ladrón.- ¿Usted me vende su autógrafo como ladrón a veinte pesos a mí que soy un ladrón?

Vendedor.- Si

Ladrón.-Lo vale, lo vale. Era lo último que tenía, me quede sin dinero, esta dura la calle, últimamente no robo nada, está complicado el rubro

Vendedor.- A mí me va bastante bien

Ladrón.- Ahora sí, esto es un asalto, te mato. A mí no me importa la vida, yo estoy jugado. Te corto, te corto. A mí no me importa la vida, los hijos, los amigos, nada, estoy jugado. Dame todo o te mato

Vendedor.- Matame

Ladrón.- ¿Cómo?

Vendedor.- Matame, me haces un favor. Por fin se me dio ¿Dónde estabas? No quiero vivir más, máteme

Ladrón.- Para para, no lo tomemos a la tremenda

Vendedor.- Matame,  matame, dale

(El ladrón empieza a caminar para atrás y el comerciante va en busca de la espada, en el camino le ladrón va tratando de convencerlo)

Ladrón.- La vida es importante, está la familia, están los hijos, hay cosas importantes. Vivir tiene cosas lindas

Vendedor.- No, matame. Cumplí lo que dijiste, que me ibas a matar, sos  ladrón, tenés que tener palabra, somos ladrones, gente honesta, si no tenemos palabra nosotros Dámelo. Me mato yo

(El comerciante le saca la espada, se va contra una punta, se la pone en el cuello. El ladrón le dice)

Ladrón.- Para para para que haces con eso, que es peligroso, te podes matar

Vendedor.- Me cortoooo

Ladrón.- No te hagas así, cuidado, la gente se mata con esas cosas. Para para que no es joda. Hay gente que se ha matado con esto

Vendedor.- ¡Me mato!

(Le vuelve a gritar el comerciante ya medio desaforado y se la pone como que se va a cortar la lengua)

Ladrón.- La puta madre, a mí me tocan todos estos.  La vida es linda, no se tiene que matar nadie. No hagamos una locura ¿No hay nada que te interese en el mundo? ¿Qué te interesa?

Vendedor.- Si, hay algo

Ladrón.- ¿Qué?

Vendedor.- La plata

Ladrón.-Y sí. Y si te doy plata, no te matas

Vendedor.- No

(El ladrón le alcanza plata, se la da, en ese mismo ínterin el comerciante el devuelve la espada, y respira aliviado. El comerciante vuelva a su tarima, tranquilo, el ladrón esta por irse, se frena)

 

Escena tres

 

Ladrón

Vendedor

 

 (El ladrón, que había entrado a robar, está por salir del negocio, no robo, compro una piel, y le pago al vendedor para que no se matara. Dos veces consiguió lo contrario que fue a buscar. A punto de salir del negocio se detuvo. Esta ahí detenido, y busca en unos papelitos que tiene anotados como unos machetes de lo que va decir. Son varios papelitos, saca uno de los machetes y le dice)

Ladrón.- Hola hijo

Vendedor.- ¿Otro truco para robarme? No papá, vos no me tenés de hijo, yo te tengo de hijo

(El ladrón vuelve a fijarse en los machetes, busca entre dos o tres, y lee, con voz de telenovela)

Ladrón.- Si, eso es cierto, pero soy tu padre, el padre que nunca te reconoció, el padre que nunca conociste

Vendedor.- No tengo padre. No vas a ganar nada con esta treta

Ladrón.- ¿De dónde te crees que te salen esos genes de ladrón, esa capacidad para robar a la gente? Y tu madre está viva, quiero que nos reencontremos todos y que seamos una familia normal

Vendedor.- A ver ¿Con quién me tuvieron?

Ladrón.- Con mi tía, la hermana de mi madre, nos amábamos. Soy tu padre, y tu primo segundo. Y tu madre es tu madre y tu tía abuela. Quiero que volvamos a ser una familia normal. También soy hijo de dos primos que me tuvieron, técnicamente soy tu padre, tú primo segundo y tú primo lejano. Y te madre es tu madre, tu tía abuela, y una pariente lejana. Y quiero que volvamos a ser una familia normal, como antes. ¿No podemos ser una familia normal? ¿Es tan difícil ser una familia normal? Uno se esfuerza por ser una familia normal. Quiero que volvamos a ser una familia normal

Vendedor.- Va a costar

Ladrón.- No quiero que te enojes por esto hijo, primo, pariente, pero me entere que heredaste, de tu abuelo, mi padre, y vine a reclamar mi parte en la herencia. Principalmente vine a reconocerte y recuperarte como hijo, y primo, conocerte como primo lejano, conocer a mi primo lejano, pero también ya que estamos, es un tema que está fresco, está el tema de la herencia, ver un poco eso. Esto es más espiritual que material, pero ¿Qué sería la materia sin el espíritu o el espíritu sin la materia? ¿No? Como que es todo parte de lo mismo

Vendedor.- Aja

Ladrón.- Quiero que esto lo hagamos simple, no quiero que las cosas sean complicadas.

Vendedor.- No no, viene simple

Ladrón.-  Vengo a reclamar la herencia como tu padre, el hijo del difunto, como tu primo segundo, el sobrino segundo del difunto, como tu primo lejano, pariente lejano de quien hereda. Me corresponden tres partes de la herencia. Además quiero conocerte como padre, que hagamos cosas como primos, que nos encontremos ocasionalmente en alguna reunión, como primos lejanos que somos

Vendedor.- Se puede retirar señor

Ladrón.- No, no hagas esto, no desaproveches la oportunidad de conocer a tu padre, te lo digo como primo

Vendedor.-Insisto, se puede retirar

Ladrón.-Te hablo como primo lejano, yo no conozco mucho esta parte de la familia, pero la familia es la familia, hay que estar bien. Dale una oportunidad a tu padre, y también a tu primo hermano, que es buen muchacho

Vendedor.- Insisto, ahí tiene la puerta

Ladrón.-Hijo, hijo, no seas complicado, no compliquemos las cosas, ahora te estoy hablando como padre

(El comerciante se para, agarra la espada, que había quedado a mano en la tarima escritorio, y le apunta)

Vendedor.- Si no se retira me voy a ver obligado a cortarlo

Ladrón.- ¿Matarías a tu padre??

Vendedor.- A mi primo lejano

Ladrón.- Le estas apuntando a tu primo hermano!

Vendedor.- Si, y si no te retiras te voy a hacer un tajo en la rodilla

Ladrón.- Espera espera primo, no fue idea mía, fue idea de tu padre, yo no tengo nada que ver

Vendedor.- Retírense los tres

Ladrón.- No la compliquemos, las cosas pueden ser simples, ahijado

Vendedor.- ¿Cómo ahijado?

Ladrón.-Porque también soy tu padrino

Vendedor.- Andate

Ladrón.- ¿Vas a echar a tu madre?

Vendedor.-  ¿Madre?

Ladrón.-Perdón ¿Cómo?

Vendedor.- ¿Madre?

Ladrón.- Dejémoslo ahí, dejémoslo ahí, lo vemos en la próxima sesión

Vendedor.- Pero si no me estas psicoanalizando

Ladrón.- Dejémoslo ahí, dejémoslo ahí, chst chst

(Están los dos parados frente a la vidriera uno al lado del otro, el comerciante deja el espacio y se va medio derrumbado y ya agotado a su escritorio tarima. El ladrón que ya había tomado el cuadro del poder no se va, se queda dónde está, fuma, y le dice)

Ladrón.-Te voy a decir la verdad

Vendedor.- No sos mi padre

Ladrón.- Soy tu padre, pero la verdad es mucho más simple, tendría que habértelo dicho antes

Vendedor.- Decime

Ladrón.- Vengo del futuro

(El comerciante hace que llama por teléfono a la policía)

Vendedor-Hola policía, tengo un problema acá

Ladrón.- Para que te explique, es simple. La vida es simple hijo las personas la complican. No compliquemos las situaciones sencillas primo. Soy tu padre, y vengo del futuro, te  tuve con mi tía, y soy hijo de dos tíos míos, soy tu padre, tu primo segundo y tu primo lejano, vengo del futuro y tu tuve en el pasado ¿Entendés? Primo lejano. Es sencillo. No compliquemos las cosas simples ahijado. Es una característica que heredaste de tu madre, mi tía, tu tía abuela también

Vendedor.- No entiendo  ¿Me tuviste en el futuro?

Ladrón.- En el pasado, no tuve un buen pasado, cada uno su pasado ¿No? No es la etapa de la que me puedo sentir más orgullo de la vida

Vendedor.- Así que me tuviste en el pasado

Ladrón.- No me recuerdes ese pasado, en el pasado uno hace cosas de las que después se arrepiente

Vendedor.- ¿O sea que en el pasado me tuviste?

Ladrón.- ¡No me lo recuerdes más, cada uno tiene su pasado. No tuve un buen pasado. Siii, en el pasado hice cosas muy feas, muy feas, cosas horribles, pero cambie!

Vendedor.- Me tuviste en el pasado

Ladrón.- Basta basta, uno carga con su pasado, hay cosas que hace uno que no se pueden deshacer, están hechas. Un periodo alocado que uno hace cosas locas, después sienta cabeza y empieza a hacer las cosas bien

Vendedor.- A ver, pongamos que te creo que venís del futuro ¿De cuántos años venís?

Ladrón.- No, no hago viajes largos, a mí para viajar me gusta ir cerquita, viaje cortitos que podes volver enseguida

Vendedor.- ¿De cuántos años en el futuro venís?

Ladrón.- De dos minutos en el futuro, una salidita

Vendedor.- ¿Venís del futuro pero no de veinte, treinta cien años adelante, sino de dos minutos adelante? ¿Hiciste un viaje de dos minutos para atrás?

Ladrón.- A mí no me gusta irme mucho de casa ¿Quién te cuida al perro? ¿Quién riega las plantas? Me cuesta dormir fuera de casa, me cuesta ir al baño en otra época. Hay épocas en que no había inodoro ¿Cómo vas a ir al baño en esa época?

Vendedor.- ¿Y a que viniste del futuro? En las películas cuando alguien viene del futuro, viene a advertirte algo, contarte alguna cosa, salvarte de algún problema. Viene a algo realmente importante

Ladrón.- No no, a nada, salí a pasear en el tiempo nomas, y pasé por acá, a ver como andaba la cosa, a saludar. Andaba por esta época, y dije: Bueno, ya que ando por esta época, paso y saludo

Vendedor.- Antes te apuntaba con la espada porque me importaba matarte con tal de terminar con esta situación que me propones, pero ahora ya no me importa que muramos los dos, si no te vas nos mató a los dos

Ladrón.- Bueno bueno, te digo la verdad, te estaba preparando, vengo del futuro, de 30 años adelante, y si te vengo a advertir de algo importante, muy importante, algo que no deberías hacer. En el futuro vas a vivir cosas terribles, te vas a meter en un problema muy terrible, y vas a dañar a mucha gente, y  vas a sufrir, así que te tengo que advertir de algo que no tenés que hacer

Vendedor.- Ahora toma más color ¿Qué?

Ladrón.- Bueno eso

Vendedor.- ¿Qué no tengo que hacer?

Ladrón.- Claro, aquello que es terrible, y que es un gran error, y es algo que no debes hacer

Vendedor.- Bien ¿Qué cosa es?

Ladrón.- Lo que no tenés que hacer, es lo que no tenés que hacer

 (El Comerciante lo mira)

Ladrón.- Vengo a advertirte que hay algo que no tenés que hacer, que es esa cosa que no tenés  que hacer

(El Comerciante lo mira)

Ladrón.- Muy terrible

(El comerciante lo mira)

Ladrón.- Lo que no tenés que hacer, es aquello que no tenés que hacer

Vendedor.- Te olvidaste

Ladrón.- No tengo memoria, se me olvida todo, me mandaron del futuro a avisarte de esto pero me olvide, no tengo memoria. Ojo, les dije, guarda que no tengo memoria, no me manden con información porque a mí se me olvida. No, me dijeron, anda vos, que vos trabajas con información todo el tiempo, siempre estás dando datos. Y le dije, pero miren que la mayoría de los datos que doy los invento, son una fantasía, porque yo no manejo un solo dato sólido. Anda vos, me dijeron, anda vos. Bueno, digo, denme un machete, algo, o sino anótenme palabras claves para ir recordando, en caso que se me olvide. Peroo, no exageremos me dijeron, que vos tenés una memoria de elefante. Y bueno, acá estoy, con una memoria de elefante. Te puedo decir dónde están los mejores pastos, por donde pasa el rio para bañarte, las hojas más tiernas de los árboles, donde están los otros elefantes, pero de lo que vos no tenés que hacer, nada. Así queeee, en fin, enn finnnnnn, tenía que decirte algo muy importante, que tenés que evitar, pero no me acuerdo que. Así que bueno, cumplí, me siento conforme conmigo

(Hace que se va, pero se queda, el comerciante no se da cuenta porque le da la espalda enseguida y se pone a acomodar las cosas del negocio en el escritorio-tarima que tiene. El comerciante no se da cuenta pero el ladrón se queda atrás de él)

 

Escena cuatro

 

Ladrón

Vendedor

 

(Por unos segundos el comerciante no se da cuenta que el ladrón esta detrás, hasta que lo nota. Se de vuelta con fastidio y ya enojado y entregritandole, superado por la situación, le dice)

Vendedor.- ¿Y ahora que querés? ¿Qué te pasa? ¿Por qué entrás de nuevo? ¿Qué te pasa que no te podes ir? Estas trabado acá, hay gente que no se puede ir. Te agarro la crisis esa que ni sabes para adónde vas en la vida, y te agarró acá adentro ¿Qué pasa? ¿Qué pasa? ¿Porque no te podes ir ¿Me podes hacer un favor? ¿Me podes cerrar la puerta?

Ladrón.- Si

Vendedor.- De lado de afuera ¿Viste que en la puerta hay un cartel que dice Bienvenidos?

Ladrón.- Si

Vendedor.- No es para vos

Ladrón.- Para para, no te enojes. Te voy a decir la verdad. No vengo del futuro, no soy tu padre, no soy un ladrón. La verdad es otra, es más sencilla

Vendedor.- ¿Más sencilla todavía?

Ladrón.- Más sencilla

Vendedor.- ¿Puede ser más sencillo?

Ladrón.- Muy sencillo

Vendedor.- A ver

Ladrón.- Soy una princesa

Ladrón.- Soy una princesa de la edad media hechizada en mi época por ser muy bella. Me transformaron en esto

Vendedor.- Que hechizo horrible

Ladrón.- Horrible

Vendedor.- Los que te hechizaron querían que la pasaras mal

Ladrón.- ¿Me crees?

Vendedor.- ¿Qué?

Ladrón.- Que soy una princesa de la edad media

Ladrón.- Vivía rodeada de riqueza, belleza y felicidad, y me hechizaron, y me dijeron: Vas a tener la peor vida posible, la más pobre. Vos que recibís mucho a muy poco precio, vas a recibir poco a mucho precio. Vos, princesa, que nadas en la abundancia, te vas a ahogar en la decadencia,  vas a ser clase media. Nooooo, grite cuando me lo dijeron. Siiiii, me dijeron. Nooooo, dije, a cualquier caso menos ser clase media. Mándenme a la edad media, mándenme a la Siberia de la unión soviética, pero no a la clase media. No existe una princesa de la clase media, bueno salvo cenicienta, blanca nieves. Una princesa de la clase media no existe. Déjenme ser princesa, déjenme ser princesa

Vendedor.- Que jodidos princesa

Ladrón.- Me gusta que me digas princesa

Vendedor.- Princesa

Ladrón.- Gracias príncipe. Me dijeron, porque el castigo tenía que ser grande, ejemplar: Vas  vivir en el 2016 y vas a ser clase media. Nooo, dije, noooo, clase media no. Háganme dibujante, háganme escritor, lo que sea, no clase media. Y acá estoy, soy un princesa, hechizada, que me volvieron clase media en esta época, es bastante sencilla mi vida, aburrida, gris, no tiene mucho sobresalto, no hay mucha vuelta

Vendedor.- Sencillita

Ladrón.- ¿Me crees?

Vendedor.- ¿Por qué no creerlo?  Estoy en este lugar, esto no es nada. Le creí a los gobernantes, a todos les creí todo

Ladrón.- ¿Y cómo le creíste todo?

Vendedor.- Hicieron un jingle. Me pierden cuando me cantan, los escuche y dije: Si pueden hacer un jingle, pueden hacer un país

Ladrón.- Que razonamiento brillante

Vendedor.- Estoy acá, voto hace años, tengo entrenadisima mi capacidad de creencia, creo lo que sea

Ladrón.- Así que en fin, no vengo del futuro, vengo de pasado, también es un viaje en el tiempo. Para atrás o para adelante, uno sale a viajar en el tiempo. Es marcha atrás o marcha adelante. Agarra la máquina del tiempo mete marcha atrás y sale para atrás, mete marca adelante, sale para adelante. Y para estacionar en una época es un lio, porque hay épocas en que no hay lugar. Tenés que esperar que se vaya otra máquina del tiempo, y adonde ves un hueco haces marcha atrás, marcha adelante en el tiempo, y te metes en el tiempo justo. Y si no hay lugar tenés que estacionar en otro tiempo, no vas al tiempo que querés. Y además hay tiempo con estacionamiento medido que tiene lógica, porque si es tiempo está bien que sea estacionamiento por tiempo.  Y bueno, en finnnnnn,  uno agarra y sale a viajar un poco en el tiempo, los fines de semana, que uno se los toma para hacerse un viajecito, conocer otras épocas

Vendedor.- ¿El pasado es parecido a  esta época? La edad media ¿Es parecida a esta época en este lugar?

Vendedor.- ¿Los viquingos, los hunos, los barbaros?

Ladrón.-Unos santos, los extraño

Vendedor.- ¿Las hordas?

Ladrón.- Las mismas que se ven acá cuando aparece alguna oferta de precios

Vendedor.- ¿Y ahora?

Ladrón.- ¿Qué?

Vendedor.- ¿Cómo se rompe el hechizo horrible?

Ladrón.- No, no lo quiero romper me gusta, me acostumbre. A todos los que les digo que soy una princesa me creen, en casa me tratan como a una princesa, me dan todos los gustos. La sal es fácil de conseguir, antes teníamos que tener una guerra para conseguir medio kilo de sal. Las especias están a una cuadra, dos cuadras. Antes para conseguir especias tenías que mil, dos mil kilómetros, ahora lo tenés a dos o tres cuadras. Antes te tenías que ir hasta China a buscar especias, ahora tenés que ir al chino, no a China. Nooo, me gusta. Soy una princesa, soy sadomasoquista, las princesas en la edad media teníamos una vida masoquista. Y que mejor lugar para una masoquista, que estar en esta época, y ser clase media. Y haga lo que haga no voy a recuperar lo que fui antes, antes de ser una princesa fui otra cosa

Vendedor.- Me da miedo preguntar

Ladrón.- No no, es simple

Vendedor.- ¿Qué fuiste?

Ladrón.-Un oso

Vendedor.- Bueno, listo cerremos, ya está, pone cerrado por vacaciones

Ladrón.- No no, tranquilo, tranquilo, no un oso polar, un oso pardo. Por ahí te asustaste porque pensaste que había sido un oso polar

Vendedor.- Entonces, si, ahí es más fácil, me asuste, digo, uy viene difícil, pero está bien, un oso pardo está bien. Así que antes fuiste oso pardo, está bien

Ladrón.- Si, una cosa rutinaria, oso, princesa, clase media, lo típico, el camino de siempre, la rutina normal

Vendedor.- ¿Y cómo es la vida de oso antes que la de humano?

Ladrón.- La buena época, la buena época, como extraño. Ahora estoy como en un etapa adonde se me mezcla todo, tengo momentos de princesa, momentos de oso, tengo momentos. Por ahí me mandan un mensaje de texto, ahora están con los mensajes de texto. Ahora la comunicación es mucho más rápida que en la edad media, yo estoy acostumbrada a la edad media, que recibías un mensaje con un mensajero, tardaba seis meses en llegar la respuesta, la gente tenía paciencia, podía esperar seis meses una respuesta, uno noticia, una conversación. Y ahora hay mucho apuro, me mandan un mensaje de texto y tardo seis meses en responder, el tiempo normal que se tarda. Me putean. Está todo muy urgente, muy rápido. Otra cosa, los mensajes eran de cosas importantes, recibías un mensajero que te decía: Está viniendo una invasión vikinga. A veces el mensajero llegaba después que los vikingos, porque venían los dos a caballo, el hecho era más rápido que su difusión. Y bueno, mala suerte. Qué se yo, por ahí se daban cosas como que el mensajero caía y decía: Están viniendo los vikingos. Si, ya sabemos, le decían ¿Cómo saben? Somos los vikingos.  Pero el mensaje era sobre cosas importantes. Ahora te mensajean cualquier pelotudes, te llaman para contarte cualquier pelotudes. Y lo que sale el teléfono, te sale más barato tener un mensajero a caballo

Vendedor.- ¿Y los momentos de oso?

Ladrón.- Me saltan a veces, no te podes sacar la camiseta, sos lo que sos

Vendedor.- ¿Por ejemplo?

Ladrón.- Cuando vi la película del oso de Di Caprio, me sorprendí hinchando para el oso, y  ojo que Di Caprio es lindo papa, y ha sido príncipe en varias películas, y yo soy una princesa papa. Pero hinchaba para el oso, me molesto que lo haya matado. Y para mí el Òscar era para el oso, el oso que hizo de oso, no para Di Caprio.  Le salió re bien, caminaba como un oso, gritaba como un oso, comía como un oso, igual igual

Vendedor.- Como si fuera un oso real

Ladrón.- Cada vez tengo más eso que me vuelve el oso, que es realidad lo que soy, mi naturaleza. Y para eso estoy acá

Vendedor.-No sos un ladrón

Ladrón.-No

Vendedor.-No sos familiar mío ni venís del futuro

Ladrón.-No. Por eso estoy acá

Vendedor.- No entiendo

Ladrón.- ¿No me entendés? Es muy fácil ¿Qué es esto?

Vendedor.-Una tienda de alfombras de osos

Ladrón.- ¿Y yo que soy?

Vendedor.-Un oso        

Ladrón.-Claro

Vendedor.- ¿Qué? ¿Me vas a matar?

Ladrón.- Si

Vendedor.- No es el comportamiento de una princesa

(El ladrón se para y comienza a ir hacia el comerciante. El comerciante empieza a tener cada vez más miedo)

Ladrón.- ¿Qué clase de princesa te pensás que soy? Te creíste todas las películas de Hollywood, las princesas han hecho más guerras que los EEUU.

Vendedor.- ¿Para eso era el arma, no?

Ladrón.- Si

Vendedor.- Bueno, que sea rápido, sencillo, limpio, natural

Ladrón.- Sí, soy un oso. Antes, te voy a dar la oportunidad que me pidas perdón. Pedime perdón, pedime perdón

(El ladrón le pide varias veces que le pida perdón. El comerciante se quiebra y llorando le pide perdón)

Vendedor.-Perdón

Ladrón.- Está bien, entonces no te voy a matar

Vendedor.- No me vas matar

Ladrón.- No, ya te maté, cuando me pediste perdón, no sos más el que eras antes

(Se va de la tienda)

 

Fin

Alejandr

No hay comentarios.:

Publicar un comentario